Entrevistas Cine

Ya nadie toca el trombón: a cuatro años de las desapariciones en Ayotzinapa.

0

Desde hace 4 años desconocemos el paradero de 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa y el cortometraje de Hari Sama, «Ya nadie toca el trombón», nos adentra a la historia de sólo uno de ellos; Cutberto, y con esto, entender que los estudiantes no son la cifra en la estadística sino una presencia de nuestra humanidad.

“Lo que dice –este trabajo- es que no son números, son seres humanos, somos seres humanos y que es importantísimo llegar a la verdad por una cuestión de humanidad. Todo lo demás lo podemos discutir en una mesa, pero aquí hay un tema de humanidad que está siendo violentada sistemáticamente y ya no es posible mirar hacia otro lado”, afirmó Hari Sama en entrevista para Yourocket.

La raíz de este trabajo es el trombón que Cutberto se atrevió a tocar y que no ha resuelto a tener el mismo sonido desde hace cuatro años, por lo que una reflexión es necesaria. Más allá de la conmemoración es entender, entendernos pues la premisa fue entablar un diálogo pues hay “esta sensación, que tiene mucho de la clase media mexicana, de que en México los horrores le pasan a la gente que se lo busca y creo que es parte de un mecanismo de defensa porque hay pánico a que nos ocurra a nosotros”, señaló el realizador.

Luego de ser convocado y buscar, el cineasta dio con la historia de Cutberto, un estudiante de la Escuela Normal de Ayotzinapa que un día no regresó a tocar más, ni a comer enchiladas, ni nada… Sus familiares lo siguen esperando… en casa.

“Me parecía que la mejor manera era hacer un corto en el que pudiéramos mirar tranquilamente la poesía de lo práctico, de la cotidianeidad porque siento que es ahí donde podemos relacionarnos con el otro: en el café con tu abuelita, en las enchiladas que te gustan, que trataba de tocar un instrumento”, platicó Hari.

Hari Sama “conoció” a Cutberto a través de las personas que lo quisieron, que fueron muchas, muchísimas: “me da la impresión de que era un tipo muy luminoso y que estaba al servicio de los otros; la gente lo quiere mucho y eso llama la atención, hay un tema humano que salta mucho la atención”, dijo.

Pero el punto es entender que esta no es una historia de cuatro años atrás, sino de mucho tiempo y es eso lo que vemos reflejado en las sutiles frases de los protagonistas del cortometraje…A quellos que nos revelan una verdad ensombrecida.

“No hay opción de nada en la sierra, no hay opción para educarse. Son comunidades muy abandonadas, somos muy abandonados de nosotros mismos y ni hablar del gobierno: es una ausencia absoluta y cuando está piensas ‘mejor que no esté’, es terrible, vivimos en un país, en ese sentido, espantoso”, señaló.

Y con esta afirmación se puntualiza el concepto mayor: “Creo que seguimos sin aprender la lección, porque hay gente que prefiere creer que son revoltosos, porque no entendemos lo que vive la gente en la sierra, no tenemos idea de las condiciones, de lo que es un día a día para ellos y porqué existe la Normal de Ayotzinapa, su aportación a la sociedad y porqué funciona como funciona y nadie se ha dado a esa tarea”, argumenta y la lanza se clava, más.

“México, que además está diagnosticado por la ONU como un país en grave crisis de derechos humanos parece que los únicos que no nos damos cuenta somos nosotros, parece que este ser enfermo no termina de admitir su enfermedad, no estamos con la voluntad de entender lo que nos está sucediendo y me parece importante reconocer dónde están los principales problemas, no reconocemos lo que realmente pasó”, concluye.

Pero no hay que concluir, sin verdad nada concluye. Compartamos y hagamos. #YaNadieTocaElTrombon

Este cortometraje que originalmente formó parte de un proyecto de Amnistía Internacional que convocó a diversos directores, se exhibirá en Yourocket.com.mx sólo este 26 de septiembre, no a manera de protesta en contra de nada, sino como manifiesto a favor de la verdad.