WWE a la venta… ¿Fin de una era?

En el segundo trimestre del 2001 surgió un ángulo que cambió el destino de la lucha libre como espectáculo, WCW invade WWE y así pone el último clavo a su ataúd. En marzo de ese año WWE absorbe a WCW, empresa que en “la guerra de los Monday Night” había puesto en jaque al monstruo del Wrestling. En batalla de millonarios Vince Mcmahon había derrotado a Ted Turner y durante más de una década su no había encontrado una competencia real, ni siquiera aquella TNA encabezada por los veteranos Sting y Kevin Nash, y sus talentos AJ Styles, Christopher Daniels y los Motor City Machine Guns lograron hacerle ruido.

En el 2018 un grupo de la talentos del circuito indie, liderados por Kenny Omega y los Young Bucks, conformaron un gran show en la ciudad de Chicago al que nombraron ALL IN. La respuesta de los fanáticos fue demoledora, las figuras del cartel garantizaron el total de las localidades agotadas en media hora.

El resultado positivo entusiasmó a Tony Khan, fanático del Wrestling y además un poderoso empresario, quién se unió a los Young Bucks, Kenny Omega y Cody Rhodes para conformar All Elite Wrestling (AEW). Ésta pretende ser un rival a la altura de WWE, capaz de ofrecer un producto más atractivo; lo que parece la excentricidad de un millonario, es quizá la revolución del Wrestling llevado a cabo por sus protagonistas. La novel empresa vislumbra un recambio generacional a través de esos “Dream Match” añorados por los fanáticos, entre leyendas y nuevos talentos del Wrestling. La aparición de AEW coincide con un momento de incertidumbre en WWE, consecuencia del descontento de sus figuras, el estancamiento creativo de su producto y el bajo nivel de audiencia de Smackdown (situación que preocupa seriamente a la cadena Fox).

Sin haber realizado su primer show AEW asestó el primer golpe a WWE, su evento a realizarse en mayo en Las Vegas vendió 14 mil boletos en menos de 5 minutos, además se presume que figuras como Undertaker, Bill Goldberg, Sting y Randy Orton firmarán con la empresa. A diferencia de Ted Turner, Tony Khan supera a Vince Mcmahon en fortuna y es un oponente de cuidado, por lo que en una estrategia que muchos consideraron desesperada se anunció que WWE está a la venta en 8 mil millones de dólares. Empresas como Disney, Comcast y AT&T levantaron la mano para adquirir al gigante de la lucha libre y equilibrar (o definir) la batalla entre millonarios. Trascendió que en breve AEW firmará un contrato millonario para transmisión de su producto, lo cual pondría en marcha una batalla por la audiencia, tal cual se dio hace más de 20 años entre WWE y la extinta WCW.Curiosamente en medio del conflicto está de nuevo la lucha libre mexicana, AEW confirmó una alianza con AAA, sin duda México es un punto estratégico a nivel Latinoamérica, no sólo en lo deportivo sino también en el tema económico. La probable venta de WWE no necesariamente significa su caída, sino el final de una época y los primeros visos de una era.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here