Contacto

Winter el delfín 2

Winter el delfín 2

En 2011 llego a la pantalla la primer parte de esta historia que nos cuenta cómo es que nace la relación entre un niño y Winter una hembra delfín que no tiene aletas (y con prótesis) resultó bastante eficaz y, por momentos, hasta emotiva, aún con sus inevitables golpes bajos.

En esta segunda entrega podemos ver como no todo es felicidad ya que sus cuidadores en el hospital acuario de Clearwater Marine Aquarium se enfrentan a un nuevo reto: conseguirle otro compañero de piscina a Winter, ya que su madre adoptiva, Panama, ha muerto. La regulación sobre sus condiciones de vida en cautiverio indican que los delfines no pueden ser criados en acuarios en soledad al ser animales sociales. Esto acelera la meta de sus cuidadores, ya que si no logran encontrarle un compañero, Winter corre el riesgo de ser transferido a otro acuario. Pero hay esperanza, y la esperanza llega con un delfín bebé que también necesita ayuda.

En esta secuela, en cambio, nada parece funcionar. Sólo quedan esos golpes siempre por debajo de la cintura, el didactismo políticamente correcto y una acumulación insoportable de lugares comunes. Sawyer (Nathan Gamble) ya no es un niño sino un adolescente devenido en estrella gracias a los avances logrados con Winter, pero el delfín (o “delfina”, ya que siempre hablan de “ella”) está triste: su vieja compañera llamada Panamá (vieja y ciega para más datos) muere y la falta de una sustituta podría obligar a su traslado a otro acuario. Pero esto es Hollywood, así que en la escena siguiente aparece el épico rescate de Mandy ¿Se aceptarán mutuamente para conformar una nueva pareja? Mientras tanto, a Sawyer le ofrecen una beca universitaria para concretar un viaje de estudio en un barco junto a expertos en biología marina ¿Es momento de abandonar a los seres queridos y tener una experiencia iniciática?

La trama de por sí es bastante pobre y esquemática, todavía peor son los injertos (un pelícano como comic-relief), las anodinas participaciones de intérpretes consagrados como Ashley Judd, Morgan Freeman o Kris Kristofferson, y la sensación de que estamos ante un largo infomercial del acuario en cuestión plagado de buenas intenciones y malas resoluciones. Nadie espera de este entretenimiento familiar un drama de dimensiones shakespearianas, pero el resultado de esta secuela (sobre todo teniendo en cuenta que delante y detrás de cámara están los mismos realizadores del más que digno film previo) es tan decepcionante como desolador.

Juan Hernandez (@JhzCastillo)

Continue Reading
Patrocinador banner
También te puede interesar...

Adicto al cine y las series I Fotógrafo 📷 | Mexican 🇲🇽 | Traveling 🏖️ | Fundador de YouRocket I Director MKT La Sociedad

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de

Top