Connect with us

Wild Wild Country, el castillo de naipes de un nuevo profeta

Published

on

Hasta principios de la primera década del 2000 aún te podías encontrar muchos fans jóvenes de un tal “Osho”, un curioso escritor que tenía decenas, centenas de publicaciones y que hablaba de reformar el alma, cambiar el sentido de las buenas costumbres, entre otras declaraciones más radicales, como declarar el matrimonio como una institución fallida y el acceso desinhibido a la expresión sexual como una manera más de establecer lazos y abrir la mente.

Todos estos preceptos ahora no parecen tan disparatados, pero cuando estaba en su apogeo este autor y sus palabras llegaban a los jóvenes de una generación en la búsqueda de una nueva revolución ideológica y social, sus palabras inspiraron a grupos que derivaron en legiones, y sin sospecharlo, el mundo fue testigo del nacimiento de un movimiento comunal tan grande que estremeció al mundo.

Los hermanos Maclain y Chapman Way dirigen esta serie documental, producida por los hermanos Duplass exclusiva para Netflix que deriva en 6 partes de una crónica que nos lleva hasta el corazón de la comuna “Rajneeshpuram” creada por el líder religioso Bhagwan Shree Rajneesh, uno de los personajes más controversiales que llevó a su florecimiento uno de los movimientos espirituales más grandes de Pune, República de India.

En esta investigación se nos muestra como es que un día, la pacífica ciudad de Antelope con sus apenas 40 habitantes, la mayoría de ellos adultos mayores retirados, ven llegar a miles de extraños de todas partes del mundo, los rajneeshees, todos ataviados en colores rojos que llegan a establecerse como sus nuevos vecinos.

En cada episodio de WWC, se hace una construcción muy interesante de lo que representó la figura de Osho y como el contravenir al mismo Mahatma Gandhi, las religiones institucionalizadas y a los lideres políticos, lo llevó a atraer a miles de simpatizantes a lo largo del planeta que lo buscaron y lo siguieron en la búsqueda de la tierra prometida, un lugar en el mundo dónde construir una ciudad con una calidad social como nunca se hubiera conocido en la historia.

Sin embargo, la utopía de este movimiento era algo tan ambicioso que tuvieron que anteponer los ideales más fantasiosos sobre los derechos de los habitantes de Oregon y abrirse paso a través de las leyes de los Estados Unidos con la ayuda de expertos, devotos todos ellos y fieles defensores del proyecto Rajnesshpuram.

Bhagwan nunca hubiera podido lograr algo así el solo y es cuando conocemos la historia de Ma Anand Sheela, su mano derecha y secretaria personal que se encargó de todos los asuntos importantes de organización y resolución para el establecimiento de su comuna en América quién no se permitía fallar en lo absoluto y tomó medidas descabelladas y criminales con el humilde propósito de ver sonreír a su líder.

Durante este documental resulta sumamente sorprendente la capacidad de organización y alianza que logra el ser humano cuando tiene una figura tan fuerte y bien construida que funge como mesías y ejemplo a seguir, que además llega promocionando ideas radicales que contradijeron completamente la forma de vida que exigió el mundo civilizado después de la gran guerra.

Claro que detrás de cada movimiento que pareciera ser dictado por una voluntad divina, siempre se escondió un asunto de incomodidad política que pusieron a la ley detrás de la comuna en la búsqueda de hacer responsable a su líder de amenazar el orden público establecido, evadir impuestos y explotar a una legión de seguidores que seguían ciegamente la orden más disparatada que pronunciara su líder.

Cuando llega el momento crucial del relato, no se deja de lado la importancia del factor humano. Hasta el más leal de los rajneeshees seguía siendo humano y no pueden manejar la autoridad, la responsabilidad y confundirlas con poder y hasta el más fiel de los seguidores de la comuna, fue quién comenzó el fuego de la intriga que comenzó a corroer a toda su organización hasta consumirla y borrarla por completo.

El esfuerzo de la sociedad norteamericana tiene varias facetas interesantes que son exploradas por esta serie, pues establecen que en cualquier parte del mundo la comunidad más pequeña y conservadoras, tiene un voto importante al momento de defender lo que les pertenece y mantenerlo como lo han conocido toda la vida, que son capaces de armar argumentos poderosos para que hasta la campaña más discriminatoria tenga relevancia con tal de defender las buenas costumbres y el orden del pueblo norteamericano.

El armado de la producción de WWC tiene el valor de los testimonios de personajes que fueron cruciales en el levantamiento y caída del Rajneeshpuram, dónde conoceremos desde las personas más educadas y capaces a favor del grupo de Osho, hasta las personas más manipuladas que fueron programadas para quitar cualquier obstáculo de su camino.

Considero que es un documental muy revelador que nos recuerda que la naturaleza humana es frágil y que es difícil comprender nuestra condición de nacimiento de llegar solos al mundo y como ciertas organizaciones religiosas, sectas, comunas, etc. Ofrecen oportunidades de una integración ideal para todas las personas que sienten que han perdido el rumbo o que buscan darle un significado a la misma, pues siempre habrá más de un líder que cree vender el producto perfecto para que alcancemos la felicidad. Simplemente no se lo pueden perder.

Advertisement
Comments

Reviews Series

¡Checa lo nuevo de True Detective: Hunters in the Dark!

Publicado

on

True Detective

Temporada 3, Episodio 6

No nos hemos olvidado de los True Detectives que siguen nuestras reviews.

La investigación se pone seria en True Detective, pero también se vuelve más emocionante. No solo descubrimos quién Wayne  y Roland enterraron en el bosque, nos dan más posibilidades de como puede acabar la temporada. Cada pista sobre el verdadero secuestrador es evidencia plantada. El episodio anterior terminó en la línea del tiempo del 2015, con los dos detectives que están de acuerdo en no estar de acuerdo en cómo gastar su tiempo. Era solo una conversación, y una silenciosa, tarde en un porche, con un par de cervezas. Pero fue emocionante. 

“Fue un infierno cuando un tiroteo es la segunda cosa más emocionante que te sucede”, Wayne lo comparte, junto con un cigarrillo, con Amelia. Esa es una escena acertada de la serie en general. La escena del tiroteo fue increíble, pero fue superada con una discusión tranquila. Cualquiera de los dos personajes pueden interactuar de forma íntima o superpuesto con golpes, patadas o balas. Y además de eso, este episodio recibimos un recordatorio no tan agradable de que alguien puede estar haciendo las cosas en la oscuridad.

Es grandioso, especialmente cuando vemos que esta es la primera vez que Purple Hays dispara su arma en el trabajo. Por ejemplo, Amelia llega a ser una investigadora mucho mejor en este episodio. Su editor le rogó que le diera un seguimiento del libro sobre el caso, y tuviera una visita de lectura en la librería del tuerto. Los detectives, novelistas y periodistas de investigación no son muy diferentes en muchos aspectos. También son muy diferentes, en formas que pueden poner a prueba un matrimonio o una sociedad.

Lo otro que Wayne admite en la primera escena de la línea de tiempo de 1980, es que no pasa mucho tiempo recordando cosas. Esto consume a todo su personaje durante el transcurso de la temporada, así que saber que es una secreto mantenido durante mucho tiempo alimenta la indomable búsqueda de memoria que lo impulsa a seguir adelante. Es una especie de karma. Wayne está pagando mucho karma.

En lo que respecta a lo demás, parte de esta deuda kármica es que él y su compañero no le dieron una paliza a Tom Purcell durante la investigación inicial. La llamada grabada que hizo Sally es una fuerte acusación contra su padre, y Wayne y Roland pasan 20 segundos decidiendo que hacer. Luego Stephen Dorff pone su cara de enojo de Roland y Tom procede a golpearlo. Para el espectador, cualquier persona que reciba un golpe durante un interrogatorio es una manera de exaltarte. 

Sin duda, Scoot McNairy le da a esa escena todo lo que tiene con una implosión convertida en explosión y es bello. Tom se quiebra. Wayne y Roland saben que apenas mantiene las cosas juntas en su vida, pero cuando se produce el quiebre real, es un momento devastador. La escena completa, y sus consecuencias, da paso a un sutil truco de cámara en el que el reflejo de Wayne se ve atrapado en un vaso de cristal, mostrándolo y mirando hacia adentro en su propia línea del tiempo en el 2015, recordando la misma escena. Los fantasmas vienen en muchas formas.

Una segunda vuelta al antiguo lugar de trabajo de Tom revela que puede haber estado viviendo un estilo de vida de gay de closet. No es algo con lo que se sienta cómodo, guardar un folleto para una cura religiosa de la homosexualidad. El primo de Lucy Purcell, Dan O’Brien, cuyos restos fueron encontrados en una cantera en el documental en el 2015, tiene una visión para despejar a Tom en los años 90. Pero esto le costará a los detectives más que un huevo revuelto y un cenicero envuelto en salchichas para conseguirlo. Él le dice a los detectives que las pistas están siendo bloqueadas por personas importantes que no renegocian.

Hays y West dieron una vuelta de nuevo hacia Harris James, el oficial que identificó la mochila que se encontró en la escena del altercado de Woodard como el niño muerto Will. El ex policía está a cargo de la seguridad en las industrias de Hoyt, cambiando las hemorroides de un patrullero por un cómodo sillón reclinable. Amelia se encuentra investigando a los fugitivos en una casa religiosa, uno de los cuales recuerda haber visto a Julie. Ella se llamaba a sí misma Mary a veces, o Mary July, como el verano. Julie le dijo a la niña que ella había sido criada en un castillo rosa. La niña insinúa que lo que les sucede a las niñas en el lugar es la verdadera historia que Amelia debería estar siguiendo.

El hijo de Hays está teniendo una aventura romántica con la documentalista. Las indicaciones de ese romance estuvieron ahí todo el tiempo, no hace falta que un detective lo detecte, solo un papá. 

La última escena es una maravilla en forma de una trampa y Tom es el roedor en un laberinto. Lo han llevado hasta ahí, a propósito. Cada puerta se abre. Desde el momento en que escucha por casualidad a los policías federales que hablan de que West y Hays visitaron a O’Brien, a través del mismo motel que el primo de su esposa solía estar con metanfetamina, hasta la residencia de Hoyt. Las cámaras de seguridad lo ven. Ellos lo ignoran. Sabemos que algo sucederá, pero no tenemos idea qué pasará.

Los episodios no terminan en simples suposiciones y revelaciones. Terminan en momentos de una insoportable anticipación, como el disparo de una claymore, o la apertura de una puerta en una habitación rosa en una mansión que luce como un castillo. Hunters in the Dark casi nos da la oportunidad de saber quien es el secuestrador de Julie.

Calificación: 5/5

Continúa leyendo