Viernes de CMLL: Volador impresionante y crece rivalidad entre Atlantis y Bestia del Ring

Durante el 2018, uno de los aciertos del CMLL fue abrir sus puertas a luchadores independientes, junto a su alianza con ROH y New Japan, tal decisión tuvo como resultado la conformación de interesantes carteles.

La función de esta noche es atípica, está dedicada a la gente de casa y de alguna manera es el reconocimiento a quienes tuvieron un año espectacular. Figuran las revelaciones Soberano y Templario, el giganton Euforia, un Stuka Jr. que sorprendió en ROH, un Rush camino a la internacionalización y Cavernario, sin duda de lo mejor del año.

Previo a la semifinal, los combates fueron fluidos y resultaron agradables para el público. En la antesala de la estelar Rush, Terrible y Cavernario enfrentaron a Atlantis, Diamante Azul y Valiente, lucha sórdida, rasposa, en la que los rudos no dieron tregua a sus rivales. La conclusión en un dos al hilo por descalificación, pues Bestia del ring, quién tiene ya una rivalidad con Atlantis, interviene cuando el técnico domina a Rush. Los cuatro rudos golpean sin piedad al veterano jalisciense y le destrozan la tapa, de seguro la afrenta será saldada pronto y “el ídolo de los niños” buscará dejar “pelón” al patriarca de la dinastía Muñoz.

En la final se enfrentan Volador y Último Guerrero, dos de las figuras del CMLL, el técnico es el primero en subir al rombo de batalla y un sector del público lo ovaciona, pero sorpresivamente un numeroso sector lo abuchea. Cuando “el último de su estirpe” cruza las cuerdas la Arena México estalla, el lagunero pasa por un gran momento, sin importar ese confuso ranking de Pro Wrestling Illustrated. La primera caída es equilibrada, de alternativas, pero Volador sorprende y asesta un par de estacas en la espalda del Guerrero, tras el efectivo castigo vienen las tres de rigor. En la segunda el acróbata domina y se lanza por encima de la tercera con un mortal al frente, pero con gran fortaleza lo atrapa Último Guerrero y le aplica una desnucadora sobre la dura superficie alrededor del ring. Ya a ras de lona, “el pulpo lagunero” da cuenta del vástago de Remo Banda.

Para la tercera el rudo impone sus condiciones, lleva la lucha fuera del encordado y lastima a su oponente, realiza diversos castigos de poder pero Volador resiste estoico. Último Guerrero trepa a la parte superior del esquinero e invita al científico a caer en la trampa, pero en una maniobra sorpresiva Volador le conecta una patada en la frente y le aplica una vistosa “frankensteiner”.

Tirantes cuenta las tres palmadas y decreta la victoria del técnico, quién en un gesto de lealtad deportiva levanta la mano de su rival y reconoce su grandeza, colofón a una gran función y el comienzo de grandes rivalidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here