Connect with us

Vida después de Spawn

Published

on

Luego de la desconcertante pero conveniente muerte de Al Simons, seguida de la aparición de un amnésico Jim Downing -nueva encarnación de Spawn-, quien busca descubrir su pasado, mientras se desencadena a su alrededor una lucha en donde las fuerzas celestiales se confunden con las hordas del infierno, desembocando en explosivas peleas al más puro estilo de MacFarlane y Capullo, resulta una verdadera delicia encontrarse con que las entregas del célebre personaje, más allá del número 200, recaen en las manos del escritor Will Carlyon y el artista Szymon Kudranski. La parsimonia con que el primero desarrolla la historia, a dos bandas -entre el presente y el pasado inmediato-, a la par de las ilustraciones que se nutren de los contrastes de sombras, para delinear enrarecidas siluetas y rostros retorcidos, son ideales para sacarle el mayor provecho, a los andares de este nuevo Spawn, convertido en un sanador y luego en celebridad, a la hora en que el circo de los medios entra en acción. Ambientes recargados, diálogos interminables y envolventes, y por supuesto, breves pero contundentes momentos de violencia descarnada, son sólo parte de este pasaje con más aire policiaco, que de horror o fantasía, en donde los famosos Sam y Twicht -no podían faltar a la cita-, encajan a la perfección. Estos últimos además, enfrentando el drama de que uno de ellos está en el hospital, al borde de la muerte. Todo por supuesto, en camino a una guerra en donde los límites entre la naturaleza de monstruos, demonios, ángeles y demás criaturas, ya no existe, y teniendo como telón de fondo, el gigante urbano en donde pulula la humanidad, que parece ser un puñado de almas perdidas, sin conciencia de su fatal destino. Un intenso pasaje del famoso engendro de los noventas, publica en México por Editorial Kamite.

Por Jesús Chavarría
@jchavarria_cine

Advertisement
Comments

Cine

Viernes espectacular de CMLL: Brillante exhibición del Toro Blanco

Publicado

on

Durante el 2018 Rush consolidó su carrera, sus destacadas incursiones en la MLW y otras empresas independientes de Estados Unidos le llevaron al camino de la internacionalización.

El contrato del “toro blanco” con la mítica ROH y los rumores de su llegada a la prometedora AEW (All Elite Wrestling) son la confirmación de que es uno de los mejores gladiadores mexicanos en por lo menos los últimos cinco años.

El explosivo mano a mano que protagonizó con Euforia, el cual encabezó la cartelera del pasado viernes espectacular del CMLL, demostró la empatía que posee con el público y su nivel de idolatría. La primera caída fue pareja, pero se resolvió con un chispazo del heredero de Bestia del ring, cuando atrapó al gigante lagunero y le conectó unas poderosas patadas en cascada que noquearon al rival y decretaron las tres de rigor.

A partir de la segunda, el Ingobernable mayor fue amo y señor de la batalla, incluso se dio el lujo de ser descalificado al arrancar la tapa de integrante de los guerreros.

En la tercera Euforia sacó la casta y vendió cara la derrota y le conectó una espectacular desnucadora al oponente desde la tercera cuerda, pero éste se levantó tras la segunda palmada.

Otro chispazo del gladiador jalisciense resolvió la batalla y aplicó al gigantón su poderoso tiger driver con sabor mexicano, Euforia quedó de cara a las lámparas y el Güero Noriega levantó el brazo de Rush.

Tras la excelente batalla, el respetable reconoció a ambos luchadores y arrojó monedas al cuadrilátero, lo cual cerró con broche de oro la impresionante demostración de poder de Rush. La rivalidad entre estos colosos luce interesante y de seguro a esta gesta deportiva le deparan otras batallas.

Continúa leyendo