Reviews Comics

Un Show Más, el cómic de la autoreferencia

Publicado el

 

Esta serie no solo fue uno de los mejores ejemplos de la gran variedad técnica y temática que Cartoon Network ha ofrecido durante los últimos años, sino también de los alcances que puede tener a la hora de ampliar el rango de edad en su enfoque hacia el público. Y es que con un estilo de trazos sencillos, algunas veces incluso deshilachados, con escenarios que iban de lo estridente a los colores deslavados, retomaron elementos distintivos de la cultura pop ochentera en un claro ejercicio de autoreferencia, para elaborar una propuesta con todo el espíritu de sagas fílmicas emblemáticas como Bill & Ted,  salpicada de los excesos contemporáneos, empezando por lo insólito de los anacrónismos sustentado en el humor desfachatado. Es así que nos encontramos con un puñado de esperpenticos pero simpáticos personajes, dentro de un universo con sus propias reglas de lo inanimado, empezando por que los protagonistas, un mapache y una urraca parlantes que trabajan en un parque de diversiones que le pertenece a una paleta amable pero bastante sentimental, tienen como jefe a una malhumorada máquina expendedora de dulces. Por si esto fuera poco, entre sus amigos están un pie grande que parece saber de todo debido a que ha vivido muchísimos años, además de un peculiar bravucón y un fantasma.

Claro, que con esta clase de personajes, sus aventuras no podrían ser menos absurdas, y van sobre inesperadas guerras entre formatos como el VHS y el vinyl, búsquedas de viejas estrellas de rock pérdidas en el inframundo, encuentros con vigilantes dimensionales de los mensajes de voz guardados en los celulares, o destructivos enfrentamientos entre géneros musicales y brechas generacionales. Pero quizás lo mejor de todo el asunto, es que se sustenta sobre líneas arguméntales que reflexionan sobre la forma en que se modifica la amistad con el paso del tiempo y la llegada de la madurez, así como la necesidad de  dejar de culpar a los demás de los actos propios y asumir la responsabilidad de los mismos, reivindicando entre el humor y la nostalgia el lado romántico de aquel mundo análogo que ya se fue, utilizando de telón de fondo canciones como Forever Young de Alphaville.

 

Creado por J.G. Quintel, Un Show Más -o Regular Show por su título original-también tiene su respectiva extensión en cómic -publicado en Mexico por Editorial Kamite-, y una de sus principales virtudes es que cuenta con la participación de los más variados guionistas e ilustradores,  quienes con su muy particular estilo, además de enriquecer el concepto original, logran ampliar sus posibilidades teniendo él sarcasmo como uno de sus principales ingredientes y aludiendo a mayores libertades creativas. Desde un sándwich tirado en el piso, pasando por un un baile “ritual” en medio de un concierto de beneficencia, hasta la fotografía que suele tomarse en la bajada final de la montaña rusa y unos hoteles “canibal”, todo sirve para detonar lo insólito de lo cotidiano, haciendo de la simpleza la llave para plantear reflexiones a veces más profundas y emotivas de lo que parecen, pero eso si, siempre divertidas. Por otro lado resulta una delicia para los fans, encontrarse con distintas propuestas visuales, realizadas por artistas como Tessa Stone -Not Drunk Enough-, Mattia Di Meo -Rocko’s Modern After Life- y Dustin Nguyen -Superman/Batman-, cuyas viñetas en muchas ocasiones se convierten por sí mismas en muy disfrutables chistes retro. Sin duda se justifica el que la franquicia ya se haya convertido en un objeto de culto.

Agregar comentario

Destacado

Copyright © 2010 - 2018 YouRocket by PantallaTotal SL / hola@yourocket.com.mx

Salir de la versión móvil