Connect with us

Criticas Cine

Un 28 de Junio llegó a México Buscando a Sugarman, una obra de culto que aquí recordamos

Publicado

el

Dicen que el éxito no es sino un estado mental, que no obedece a la percepción de los demás y el reconocimiento que pudieran ofrecer, sino al grado de honestidad que cada quien tiene consigo mismo. Y si alguien puede ser uno de los mejores ejemplos de dicha premisa es Sixto Rodríguez, músico estadounidense de origen mexicano, quien sin saberlo se convirtió en una leyenda al otro lado del océano en donde su figura se fue agigantando cada vez que sus creaciones eran entonadas por un público que además especulaba sobre su posible muerte, elevándole al estatus de mito. Es así que mientras invertía sus fuerzas en sacar adelante a su familia, su música siguió caminando por su cuenta, al margen de sus propios pasos que le alejaron de los reflectores, para que luego de mucho tiempo, esta le plantara cara y le dejará saborear la gloria del rockstar. Un hecho que por cierto no logró modificar su esencia, por que aunque es muy difícil ser el mejor en lo que uno hace, es aún más difícil ser una buena persona, y el apostó por lo segundo.

Esa es la historia que retrata Buscando a Sugarman y no podría hacerlo de mejor manera, no por nada se hizo acreedora al premio Oscar en la categoría de mejor documental, y lo más importante, se convirtió en un objeto de culto, lo cual da fe de la conexión que consigue con todo aquel que se da la oportunidad de verlo. Y es que sin caer en excesos sentimentales evita cualquier artilugio visual o narrativo y apuesta por estructurarlo todo para que sea el lado más humano quien tenga el protagonismo y las posibilidades fílmicas queden al servicio de un discurso acompasado por las canciones del protagonista, que evoca y empuja a la complicidad. Se trata pues de un poderoso testimonio, sobre la capacidad para seguir más allá de la fama y los reflectores, a pesar de haberles conocido y que estos en algún momento ofrezcan la reconciliación.

Dirigida por Malik Bendjelloul -quien debido a una depresión se suicidó dos años después de estrenarla-, Buscando a Sugarman se pudo ver en México cómo parte de la programación del Foro 33 de la Cineteca y luego Canana le llevó a las carteleras comerciales un 28 de junio. Hoy se cumplen 5 años de ese hecho y es un excelente pretexto para volver a disfrutarla o que aquellos que no la han visto se permitan descubrirla.

Advertisement
Cargar Comentarios

Criticas Cine

Vals con Bashir, a diez años de su estreno

Publicado

el

Dentro del mundo de la animación, sea occidental, asiática o de cualquier otro lugar; existen grandes producciones con una excelente propuesta y manufactura, sin embargo, muy pocas de ellas van más allá y se convierten en pequeñas joyas del cine en general. Este es uno de esos casos.

Estrenada en el 2008, Vals con Bashir es una producción con un formato poco convencional para tratarse de un documental, y es que salvo unos cuantos minutos en la parte final, esta hecha en su totalidad en animación, un concepto que no solo le permite al realizador y autor del guión, Ari Folman, entregar una película cruda, provocadora, sino también pertubadora y fascinante.

El protagonista es el propio Folman, quien se interpreta a si mismo, un cineasta israelí que tras terminar su servicio militar se reencuentra con un amigo y compañero que sufre de extrañas pesadillas en las que le persiguen 26 perros. Esto, parece estar relacionado con el tiempo en que estuvieron juntos durante la Guerra del Líbano de 1982, de lo cual él no recuerda prácticamente nada. Será así que inicie un recorrido para recuperar la memoria perdida, platicando con viejos compañeros repartidos por todo el mundo.

Es así que en Vals con Bashir, se ponen al servicio de una historia inteligente y profunda, las posibilidades que ofrece el lenguaje animado, incluyendo el ingenioso manejo de distintas herramientas como el flash y el 3d, además de algunos elementos heredados de la estética del cómic; para convertirle en un viaje surrealista, casi febril, repleto de sugerentes y devastadores pasajes que dejan al descubierto las entrañas de la guerra.Todo contando con la complicidad de la banda sonora original del alemán Max Richter, figura de la música electrónica, cuyas composiciones surgen como susurros, de entre las grietas de la personalidad fragmentada del victimario, cuya reconstrucción seduce y envuelve al espectador, para luego sacudirlo sin misericordia, mientras le ruega que se convierta en cómplice de su camino que más que una posible redención, busca superar la negación y explicarse por qué estaba ahí, en medio del conflicto y la muerte.

RECONOCIMIENTOS DESDE JAPÓN A LOS ESTADOS UNIDOS.
La cinta tardó cuatro años en realizarse y por su discurso se prohibió en algunos países árabes. En el festival de cine Tokyo Filmex, fue catalogada como una nueva forma de utilizar el lenguaje cinematográfico.A esto hay que agregar que se ganó el Globo de Oro a la mejor película en lengua no inglesa, el César a la mejor película extranjera, además de que fue nominada a mejor película en los premios BAFTA, y a mejor película de habla no inglesa en los premios Oscar. Se trata pues de una cinta imprescindible tanto para aficionados a la animación, como para público en general. En nuestro país fue proyectada en algunos festivales y muestras, y por desgracia tuvo una corrida comercial muy limitada. Afortunadamente está disponible en DVD, Blu-ray y otras plataformas.

¿POR QUE VALS CON BASHIR?
La cinta fue titulada así, en referencia a una de sus escenas, en dónde el comandante de la unidad de infantería, mientras baila, dispara una ametralladora contra los francotiradores que les rodean. Esto en una calle llena de carteles con Bashir Gemayel, un político libanés.

FICHA TÉCNICA
VALS CON BASHIR
Israel/Alemania/Francia/Estados Unidos, 2008
Guión y dirección: Ari Folman
Interpretes: Ron Ben-Yishai, Ronny Dayag, Ari Folman
Música: Max Richter

Continúa leyendo