Connect with us

Reviews Comics

Twenty Seven, el punto de quiebre

Published

on

Cualquier melómano que se precie de serlo, sabe a que se le llama el “club de los 27”. Es así como se denomina al grupo de genios musicales que por una u otra razón, han muerto precisamente, a la edad de 27 años. Jimi Hendrix, Kurt Cobain, Janis Joplin, Jim Morrison, todos han sufrido la misma suerte. Mucho se ha especulado con respecto a las razones de tal coincidencia, pero muy poco es lo que se puede tomar como una certeza. Sin embargo, esto ha dado pie para crear una buena cantidad de historias, de las cuales, para beneplácito de todos aquellos que gustan de las propuestas alternativas, una llegó al mundo de las viñetas.

LA MUERTE ¿EL CAMINO A CONVERTIRSE EN LEYENDA?
Él estaba en su momento, había alcanzado la cima después de mucho esfuerzo y no quería bajarse de ella. Se trata de Will Garland, un rockstar que después de renunciar a todo, por fin tuvo al público comiendo de la palma de su mano. Con su guitarra fue capaz de hacer explotar los corazones de miles de fanáticos que abarrotaron los lugares en dónde se presentó con su banda. Por fin lo tenía todo, pero las cosas cambiaron radicalmente, ahora va camino a la desgracia.

Garland descubrió que tiene una afección neuronal la cual le ha imposibilitado para seguir tocando. La magia de sus manos se está yendo irremediablemente. Ha intentado de todo pero su salud solo empeora. Su banda y su disquera ya han terminado por darle la espalda. Por si esto fuera poco, acaba de cumplir 27 años. Eso lo emparenta con Jimi Hendrix y Jim Morrison, o con el mismísimo Kurt Cobain. Todos muertos a la misma edad, todos miembros del célebre “Club de los 27” ¿Será que su destino es dejarse alcanzar por la fatalidad y pasar a formar parte de ese selecto grupo? Pronto tendrá que comenzar a tomar decisiones y enfrentar mayores complicaciones, porque detrás de esas tragedias musicales, hay mucho más de lo que nunca nadie se hubiera imaginado.

Contrario a la línea de títulos que a través de los años se han contextualizado en el mundo del rock, Twety Seven no apuesta por tener a grandes figuras como protagonistas, ese es uno de sus grandes aciertos. Es gracias a que la trama gira alrededor de un personaje ficticio, que pueden adentrarse sin problemas, en el mundo de posibilidades propias de la anécdota real que usan como premisa. Se trata de un concepto con un discurso de implicaciones místicas, que deambula entre lo fantástico y lo sobrenatural. En sus páginas se puede ver tanto a leyendas del rock fallecidas, como a entidades cósmicas.

El arte es obra del artista Renzo Podesta, quien en este caso entrega un trabajo discreto y conservador en cuanto al armado de las secuencias, pero que en contraste elabora viñetas sugerentes que juegan con los claroscuros, los manchones de color y los efectos de luz. Mención aparte merecen las portadas, que a pesar de ser muy coloridas, tienen un toque siniestro e inquietante.

Twenty Seven salió en formato de miniserie, tuvo varias entregas, y estuvo respaldado por el sello de Image. Se trata de una pequeña joya, destinada a convertirse en una obra de culto y que no debe faltar en la colección tanto de los aficionados al mundo del cómic, como de los amantes de la música en todas sus formas.

Titulo original: 28 Twenty-Seven/ EstadosUnidos/ 2010 / MiniSerie / Guión: Charles Soule / Arte:Renzo Podesta / Editorial: Image

Advertisement
Comments

Reviews Comics

Némesis, cuando el superhéroe tiene un mal día

Publicado

on

La patología del criminal para decantar el arquetipo del superhéroe en una de las más brillantes declaraciones de amor-odio contra los mismos, que ha entregado hasta ahora Mark Millar -responsable de estupendos títulos como Jupiter Legacy y Kick Ass-, quien además se da el lujo de sustentarla sobre una critica despiadada acerca de dos de los males que carcomen las sociedades modernas, la doble moral y el obsesivo afán de convertirlo todo en un circo mediático; eso es Némesis.

Claro que el principal acierto de esta miniserie no es solo que tiene como protagonista al villano, sino que éste es prácticamente la contraparte del célebre vigilante de Ciudad Gótica -quien de por sí ante sus propios ojos debería estar mínimo tras las rejas-, solo que llevada al extremo, con todos los recursos que el dinero puede comprar, incluyendo tecnología y entrenamiento, puestos al servicio de una mente tan brillante como retorcida, que impulsada por una inagotable sed de venganza, va elaborando juegos despiadados en los que sumerge a distintos jefes de policía del mundo, mientras mata y hace explotar lo que se le venga en gana. La trama es poderosa y truculenta, salpicada de diálogos que no tienen desperdicio e irónicos enigmas que preceden los ataques más letales y devastadores, enfatizando la crítica que adereza todo el concepto.

Pero si el guion es estupendo, el arte perpetrado por Steven McNiven no podría ser mejor. Con trazos delgados para los personajes, sobre fondos simples en viñetas de cortes horizontales y carentes de onomatopeyas, para composiciones de clara naturaleza fílmica que de pronto explotan en ilustraciones a página completa; ofrece una espectacular propuesta de violencia choqueante, pero irresistible y sofisticada, impulsando un desarrollo trepidante que en mucho nos recuerda a Batman Dark Knight de Christopher Nolan, con la diferencia que si en aquella el Joker asume el protagonismo la mayor parte de la película, para luego al final, cederlo convenientemente a Batman, aquí el villano no lo suelta nunca.

Así pues, aunque Némesis no es para todas las sensibilidades, se trata de una joya del mundo del cómic que bien vale la pena descubrir, o revisitar si ya lo conocen, más ahora que Millar World está por llegar a Netflix, además de que Panini Cómics lo trae de regreso al mercado mexicano en estos primeros días del 2019, a través de una edición de lujo en pasta dura, que incluye galería de portadas, procesos del diseño de páginas e interesantes y entretenidos textos de los autores.

Editorial de Origen: Icon
Pública en México: Panini Cómics

Continúa leyendo