Twenty Seven, el punto de quiebre

Cualquier melómano que se precie de serlo, sabe a que se le llama el “club de los 27”. Es así como se denomina al grupo de genios musicales que por una u otra razón, han muerto precisamente, a la edad de 27 años. Jimi Hendrix, Kurt Cobain, Janis Joplin, Jim Morrison, todos han sufrido la misma suerte. Mucho se ha especulado con respecto a las razones de tal coincidencia, pero muy poco es lo que se puede tomar como una certeza. Sin embargo, esto ha dado pie para crear una buena cantidad de historias, de las cuales, para beneplácito de todos aquellos que gustan de las propuestas alternativas, una llegó al mundo de las viñetas.

LA MUERTE ¿EL CAMINO A CONVERTIRSE EN LEYENDA?
Él estaba en su momento, había alcanzado la cima después de mucho esfuerzo y no quería bajarse de ella. Se trata de Will Garland, un rockstar que después de renunciar a todo, por fin tuvo al público comiendo de la palma de su mano. Con su guitarra fue capaz de hacer explotar los corazones de miles de fanáticos que abarrotaron los lugares en dónde se presentó con su banda. Por fin lo tenía todo, pero las cosas cambiaron radicalmente, ahora va camino a la desgracia.

Garland descubrió que tiene una afección neuronal la cual le ha imposibilitado para seguir tocando. La magia de sus manos se está yendo irremediablemente. Ha intentado de todo pero su salud solo empeora. Su banda y su disquera ya han terminado por darle la espalda. Por si esto fuera poco, acaba de cumplir 27 años. Eso lo emparenta con Jimi Hendrix y Jim Morrison, o con el mismísimo Kurt Cobain. Todos muertos a la misma edad, todos miembros del célebre “Club de los 27” ¿Será que su destino es dejarse alcanzar por la fatalidad y pasar a formar parte de ese selecto grupo? Pronto tendrá que comenzar a tomar decisiones y enfrentar mayores complicaciones, porque detrás de esas tragedias musicales, hay mucho más de lo que nunca nadie se hubiera imaginado.

Contrario a la línea de títulos que a través de los años se han contextualizado en el mundo del rock, Twety Seven no apuesta por tener a grandes figuras como protagonistas, ese es uno de sus grandes aciertos. Es gracias a que la trama gira alrededor de un personaje ficticio, que pueden adentrarse sin problemas, en el mundo de posibilidades propias de la anécdota real que usan como premisa. Se trata de un concepto con un discurso de implicaciones místicas, que deambula entre lo fantástico y lo sobrenatural. En sus páginas se puede ver tanto a leyendas del rock fallecidas, como a entidades cósmicas.

El arte es obra del artista Renzo Podesta, quien en este caso entrega un trabajo discreto y conservador en cuanto al armado de las secuencias, pero que en contraste elabora viñetas sugerentes que juegan con los claroscuros, los manchones de color y los efectos de luz. Mención aparte merecen las portadas, que a pesar de ser muy coloridas, tienen un toque siniestro e inquietante.

Twenty Seven salió en formato de miniserie, tuvo varias entregas, y estuvo respaldado por el sello de Image. Se trata de una pequeña joya, destinada a convertirse en una obra de culto y que no debe faltar en la colección tanto de los aficionados al mundo del cómic, como de los amantes de la música en todas sus formas.

Titulo original: 28 Twenty-Seven/ EstadosUnidos/ 2010 / MiniSerie / Guión: Charles Soule / Arte:Renzo Podesta / Editorial: Image

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here