Contacto

Tour de Cine Francés: Adiós, Idiotas, comedia sobre la muerte y la maternidad

adieu-les-cons_03

Reviews Cine

Tour de Cine Francés: Adiós, Idiotas, comedia sobre la muerte y la maternidad

Bye Bye Morons o Adiós, Idiotas fue la gran ganadora de la anterior edición de los premios César (la contraparte francesa de los premios Óscar), obteniendo 7 de sus 12 nominaciones incluyendo Mejor Película, Mejor Dirección y Mejor Guión Original. Se podrá ver en México gracias al Tour de Cine Francés.

La solitaria peluquera Suze (Virginie Efira) descubre que está a punto de morir por inhalar demasiado spray para el cabello. Se le diagnosticó una enfermedad autoinmune que la deja con unas semanas de vida y, como ocurre en las películas donde el protagonista se entera súbitamente que va a morir, intenta resarcir los errores. En el caso de Suze, su mayor error es también el momento más feliz y a la vez infeliz de una vida de cuarenta y tantos años cuyo mayor logro es realizar buenos peinados.

Ella tiene un hijo a quien nunca ha visto porque lo tuvo cuando tenía quince años. En semejante situación es común que los padres, el novio o el entorno en general minimicen la voluntad de la joven, ignoren sus deseos y decidan por ella, así que el parto de Suze se llevó a cabo como anónimo, es decir, el bebé es puesto en adopción al segundo de nacido para que nunca sepa de la madre y la madre nunca se sepa a dónde su hijo va a parar. Aquel fue el momento de mayor felicidad e infelicidad de Suze.

adio-prostilor-11-min

Adiós, Idiotas es dirigida, coescrita y también protagonizada por Albert Dupontel quien tiene una extensa carrera en el cine francés y goza de bastante fama en su país. Fuera de Francia quizá lo reconozcamos por aparecer en la célebre Irréversible (2002) de Gaspar Noé, como Pierre, el amigo del personaje Vincent Cassel. En su faceta de director, su ópera prima Bernie (1996) (una comedia negra que camina por los mismos terrenos por los que ahora lo hace Adiós, Idiotas) llamó la atención de Terry Gillam quien en su momento no se cansó de alabar. Dupontel también es un declarado admirador de Gilliam y los Monty Python. De hecho, el nuevo largometraje de Dupontel está dedicado a Terry Jones (fallecido en 2020) y cuenta con un cameo del mismísimo Gilliam como un excéntrico vendedor de armas en un infomercial. 

Esto no es gratuito, la película homenajea claramente el absurdo burocrático de Brazil (1985)  cuyas fársicas situaciones detonan enredos aún más improbables. Ejemplo de ello es el empleado burócrata experto en informática, Jean-Baptiste Cuchas (el propio Dupontel), quien recibe la noticia de que va a ser despedido por la simple razón de que los jefes quieren a alguien joven en su puesto. Por lo tanto, decide suicidarse y grabarlo de la forma más victimaria posible: se despide indignado para después pegarse un tiro a través de una improvisada máquina Rude Goldberg, la cual activa el gatillo de una escopeta al jalar un hilo. Obvio, su elaborado dispositivo falla haciendo un gran hoyo en la pared que deja herido a un muchacho. Cuchas pasa de un potencial suicida a un fugitivo, esto provoca que los caminos de Cuchas y Suze se crucen.

1601835083452

Ambos, a su manera, se sienten injustamente perjudicados por el sistema burocrático. Suze puede que tenga la oportunidad de encontrar a su hijo si hace los trámites necesarios durante un laaaargo tiempo. El problema es que no tiene tiempo. Por otro lado, Cuchas tiene tiempo pero, a diferencia de Suze, no tiene una razón para vivir. Los personajes se complementan entre quien no quiere morir y quien ya no quiere vivir. Ella lo chantajea para que le ayude a encontrar a su hijo, es así como se pone en marcha esta improbable travesía donde también se une el archivista ciego, Serge Blin (Nicolas Marié), un anciano resentido con la policía. 

Adiós, idiotas es una evidente comedia negra que, sin embargo, nunca pierde su lado sentimental. Hay una variedad de gags relacionados con temas que hoy muchos consideran intocables como el suicidio, la discapacidad, los embarazos adolescentes y la muerte en general. La película no tiene reparo en jugar con estas temáticas, aunque lo hace con tal encanto que el humor nunca se siente ofensivo, al contrario, toda la historia tiene una particular ternura que hace de las bromas algo más reflexivo y humano. Es inevitable no sentir afecto por los personajes.

Bye_Bye_Morons-708488452-large

Dupontel demuestra que tiene bastante tacto para combinar comedia con drama. Es cierto que algunos chistes se sentirán algo bobos y algunas situaciones parecen resueltas sin mucho ingenio (la habilidad de Cuchas por hackear todo, hasta un edificio, a veces se siente demasiado), pero en general el humor es bastante efectivo. Adiós, Idiotas es una conmovedora comedia negra y hasta romántica, dicho sea de paso, con bastante calidez. Si bien no alcanza los estándares de las películas que evoca ni consigue la excentricidad que pretende, la cinta se siente sincera y agradable, de esas historias que tienen el corazón en el lugar correcto.

Adiós, Idiotas es parte de la 25  del 25 Tour de Cine Francés que se llevará a cabo del 14 de octubre al 17 de noviembre.

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de Reviews Cine

Top