Connect with us

Comics

The Boys y cómo hacer pedazos a los superhéroes

Publicado

el

Echar un vistazo a la forma en que la presencia de los súper héroes, transforma las vidas del resto de los habitantes de las ciudades en que se desarrollan sus aventuras, es algo que desde hace algunos años, se ha venido haciendo en el mundo de las viñetas. Dentro de esta línea se pueden mencionar muchas y muy interesantes propuestas. Una de las más representativas es esa joya ilustrada por Alex Ross llamada Marvels, en dónde a través de la mirada de un fotógrafo, vemos la forma en que este tipo de personajes impacta la vida cotidiana. Se trata de una obra reflexiva y evocadora, pero existen otras que con el mismo punto de partida, apostaron más por la acción y la intriga. Tal es el caso de Powers, creación de Brian Michael Bendis, cuya historia se centra en los avatares de los integrantes de un área del departamento de homicidios, dedicados a investigar crímenes en dónde se involucran los superhéroes. Caso similar es el de Sam y Twich, que sigue a dos detectives surgidos dentro de las páginas de las publicaciones de Spawn, y que ya en su propio título, resuelven diversos casos, con la famosa creación de McFarlane participando de forma indirecta. Por supuesto, no podemos dejar de mencionar Kick Ass, cómic que juega con la idea de lo que pasaría si un sujeto común y corriente decide ser un superhéroe, y en dónde Mark Millar, convirtió la acción en irreverencia y acidez. Un verdadera obra de culto, impregnada de humor negro, que luego llegaría con éxito a la pantalla grande. Pero si de propuestas corrosivas se trata, hay una que se lleva las palmas, su nombre, The Boys.

Para darnos una idea de lo que estamos hablando, basta decir que en la primera entrega de esta serie escrita por Garth Ennis, se puede ver como un joven enamorado, que pasa la tarde con su novia, se queda con los brazos de ella en sus manos, luego de que un supervillano la impacta, dejándola hecha pedazos y literalmente embarrada contra un muro. Se trata de un cómic excesivo, en dónde no hay concesiones a la hora de imaginar lo que tienen que pasar las personas sin superpoderes, en su intento de seguir con su cotiadianeidad, mientras un motón de sujetos vuelan y pelean, estrellándose contra las calles y los edificios de la ciudad.

En The Boys, los protagonistas son un grupo especial de policías, formado especialmente para meter en cintura a paladines de la justicia, vigilantes enmascarados, súper criminales y todo lo que se le parezca. Alrededor de ellos es que se teje una trama en dónde la ironía se convierte en mala leche, y se desarrolla un discurso que desmitifica el concepto del superhéroe. Aquí se puede ver como estos supuestos modelos a seguir, abusan de su posición, ocultándose detrás de una prefabricada imagen de rectitud. A veces son corruptos y viciosos, como lo descubre otra de las protagonistas de la historia, que para poder pertenecer al grupo de superhéroes del momento, debe acceder a las propuestas sexuales de los integrantes.

En fin, The boys es sin duda un cómic crítico y contundente, publicado en México por Editorial Panini que se luce con ediciones en pasta dura ideales para coleccionistas. Tal vez a muchos les puede resultar ofensivo, sin embargo, en realidad se trata de una obra inteligente, que rompe los convencionalismos. En cuanto al arte, responsabilidad de Darick Robertson, no podría resultar más adecuado, su forma de exagerar los rasgos de los personajes, llevando el realismo al campo de lo bizarro, resulta sumamente expresivo y visceral. Es importante mencionar, que tiene cierto contenido sexual, con viñetas que si bien no son completamente explicitas, si resultan muy ilustrativas. Así pues, se trata de un cómic para adultos de mentalidad abierta y que disfrutan del humor negro llevado al exceso. Por último, solo mencionaremos que desde hace un buen rato se habla sobre una posible adaptación de The Boys, a la pantalla grande. Habrá que estar pendientes.

Advertisement
Cargar Comentarios