Reviews Cine

«Ted Bundy: durmiendo con el asesino», la historia de la novia de un asesino serial

0

A 30 años de su muerte el asesino en serie Ted Bundy vuelve a captar la atención del público, primero con la serie documental “Conversaciones con asesinos: Las cintas de Ted Bundy” y ahora con “Ted Bundy: Durmiendo con el asesino” ambas dirigidas por Joe Berlinger.

El documental daba una muestra más cercana a quién era Ted Bundy al ser él mismo el responsable de relatar su historia, también da la oportunidad de conocer algunos de los 36 asesinatos que cometió y por los que fue condenado a la silla eléctrica, pero en “Ted Bundy: Durmiendo con el asesino” Berlinger baja un poco el tono cruel y se enfoca más en la parte mediática que adquirió el caso y sobre todo intenta dar voz a Elizabeth Kloepfer, quien fuera novia de Bundy.

 

“Lo que Ted Bundy nos enseña es que las personas que menos esperas, y en las que más confías, a menudo son las que hacen el mal en el mundo”. Joe Belinger.

 

“Ted Bundy: Durmiendo con el asesino”, se centra en los años en los que las desapariciones y asesinatos de mujeres iban en aumento, mientras que Ted Bundy (Zach Efron) y Liz (Lily Collins) atraviesan por ese proceso de enamoramiento en el que Bundy vive con ella y se hace responsable de la hija de Liz. Todo parece ir bien hasta que Bundy es arrestado y acusado por secuestro y asesinato haciendo dudar a Liz de quién es la persona con la que ha estado compartiendo su vida y enfrentar el hecho de que su novio es un cruel asesino.

La cinta destaca el conflicto en el que se encuentra Liz, primero defendiendo a su novio, tratando de convencerse a sí misma que él no es un asesino, para después comenzar a dudar de la inocencia de Bundy y sumergiéndose en su propia miseria. Pero la cinta también retrata el carisma y el encanto que empleaba Ted Bundy para atraer a sus víctimas, el mismo que empleaba para defenderse ante el juez y que le valió el apoyo de un grupo de chicas quienes aseguraban él no tenía cara de ser un asesino.

La película tiene un inicio apresurado, no hace  una introducción adecuada de los personajes principales, llevando al espectador al inicio de aquella relación que también se siente apresurada, todo parece estar ocurriendo muy rápido y hasta cierto punto  confuso para aquellas personas que desconozcan quién fue Ted Bundy, en tanto  la parte del juicio la historia se queda estancada, recreando momentos que se vieron en el mismo documental de Berlinger.

La cinta se sostiene y logra la atención del espectador gracias a las actuaciones de Lily Collins y Zach Efron. Ella retratando el sufrimiento y confusión de Liz, y él mostrando ese lado carismático que logra hacer dudar sí es o no el autor de tales crímenes, pero no se puede decir lo mismo del resto del elenco. Jim Parsons quien da vida al abogado Larry Simpson parece estar lidiando con el problema de quitarse de encima a Sheldon Cooper pues sus expresiones son las mismas del personaje que interpreta en «The Big Bang Theory».  Y Haley Joel Osment solo está ahí para recordarnos que es el niño de “El sexto sentido” pues su personaje intenta ser relevante pero su actuación es débil.

“Ted Bundy: Durmiendo con el asesino” llega a las salas de cine de México este fin de semana, ya con algunos meses de retraso pues en Estados Unidos ya se encuentra disponible en Netflix, plataforma que también resguarda los 4 capítulos que forman parte de la miniserie “Conversaciones con asesinos: Las Cintas de Ted Bundy”.