Reviews Series

Supernatural: Lebanon (Episodio 300)

0

Supernatural

Temporada 14, Episodio 13

Seguimos llorando.

El corazón y alma de Supernatural no es cazar monstruos, no son momentos divertidos ni desastrosos. El corazón y el alma siempre han estado en el tema familiar, la familia misma. La importancia de la familia reaparece una y otra vez, a medida que Sam y Dean adoptan nuevas personas como hermanos o hermanas. Como dos individuos solitarios y malditos por el amor, la familia siempre ha sido importante para los Winchesters y siempre lo será.

Pero una cosa que los fans han estado esperando durante años el regreso de John Winchester. El regreso épico de John cuando aparece en The Road So Far en el intro de Supernatural, es decir, cuando Dean está husmeando el apartamento de Sam en el piloto. La escena de regreso de John también inicia con una pelea rápida en la oscuridad. La breve pelea de John contra sus hijos en la oscuridad es un homenaje a los humildes comienzos de Supernatural.

Cada abrazo, cada revelación para John acerca de lo que han estado haciendo sus hijos, cada discusión entre familia, y especialmente John diciendo que está orgulloso de sus hijos. También importante fue que John se disculpó con Sam. Siempre habían evitado el tema, pero este es un Sam con más edad y es más sabio. Ya no culpa a su papá por su vida y está encantado de poder hablar con él, decir las cosas y tener un adiós adecuado. Este episodio es tan sano que sería difícil recordar que había un payaso asesino al principio.

Además del regreso de John, el episodio que rodea este gran evento es sólido. Los Winchesters detienen a un traficante de ocultismo que ha asesinado a un cazador. Recogen todo el material que había robado y terminan teniendo que perseguir a un adolescente que robó el Impala y dejó libre al fantasma de John Wayne Gacy. Además, John Winchester y Mary se reunieron para una cena familiar con los chicos.

El episodio es un tour para los 4 Winchesters; Jensen Ackles captura a la perfección el optimismo infantil de Dean y el deseo reprimido de tener la oportunidad de revivir lo que no tuvo cuando era niño, fue un descanso de lo que ha estado lidiando esta temporada gracias a Michael, y Jared Padalecki navega hábilmente los sentimientos conflictivos de Sam hacia su padre, desde sus frustraciones por lo poco que John le entendió cuando era más joven, hasta el vacío que obviamente sintió al no tener la oportunidad de decir adiós antes de que John se sacrificara a sí mismo. La reunión de John con Sam y Dean es innegablemente poderosa, pero son sus escenas con Mary, tanto su beso como su eventual despedida, las que demuestran ser las más devastadoras, presentadas con la intensidad de Jeffrey Dean Morgan y Samantha Smith.

Zachariah también regresó con un poco de su rencor celestial y una versión sin los Winchester de Castiel. Tener a Zachariah de vuelta, aunque sea de manera breve fue una excelente manera de agregar más tensión a la historia, especialmente cuando él castiga a Castiel con los chicos. Castiel no tiene lealtad con Sam y Dean ahora que han cambiado el pasado, por lo que no es realmente el Cas que conocemos. De hecho, es una referencia directa al vengativo «Ángel del Señor» que se presentó por primera vez en la cuarta temporada, la exhibición de las alas sombrías y todo. Hubo tantas referencias para los fans, desde el póster Wanted de Dean hasta Castiel diciéndole a Zachariah: «No entiendo esa referencia».

Pero en la forma típica de la serie, el deseo de revivir a John viene acompañado de una serie de cambios, y porque John ha sido transportado desde el 2003, su presencia en el futuro pronto comienza a alterar la línea de tiempo. En este nuevo mundo, Sam se convierte en un abogado que entrega pláticas TED, se viste como Steve Jobs y no tiene una vida fuera del trabajo, mientras que Dean permanece en la lista de los más buscados por el FBI gracias a sus actividades clandestinas. Ya que los hermanos nunca se reunieron y Dean nunca se fue al infierno. 

Así que John tiene que volver a su propio tiempo sin tener recuerdos de su reunión con sus hijos y su esposa anteriormente muerta, pero no antes de que los Winchesters compartan una conmovedora cena familiar, en una escena que puede provocar lágrimas incluso a los más fuertes. Es en estos momentos tranquilos entre los Winchesters que realmente sobresale Lebanon, desde la agonizante comprensión de Mary de que ella tiene que despedirse de su marido otra vez, hasta los dulces momentos de reflexión paternal de John con sus dos hijos, al darse cuenta de cuánto tiempo perdió desde que murió y, sin duda, en los años en que fue consumido por su búsqueda del Demonio de Ojos Amarillos, robándoles su infancia.

Fue uno de los episodios más increíbles que refleja el legado de la serie y de donde proviene del hecho de que un grupo de adolescentes de una ciudad se han sentido fascinados con Sam y Dean y su presencia en las afueras de su pueblo; los Winchesters han estado presentes durante el tiempo suficiente para convertirse en el tema de leyendas urbanas, en lugar de simplemente cazarlos. Y ahora que los adolescentes han sido testigos de que Sam y Dean hacen su «negocio familiar», indudablemente serán atraídos más hacia el mundo de los Winchesters.

Si bien Lebanon no cuenta con la mitad de las referencias a episodios anteriores como Fan Fiction, todavía hay suficientes guiños al pasado para satisfacer a los fans, debido al temor de los payasos de Sam, a la franquicia de la película favorita de Dean, el Día de Todos los Santos, recibiendo un estreno en el cine local de Lebanon. 

Ver a John despertarse de un sueño al final fue mágico. La pelea continúa por John Winchester … al menos hasta que no lo haga. Es agridulce. Es conmovedor. La única forma en que este episodio podría haber sido mejor para nosotros es si se tratara de dos episodios.

Calificación: 5/5