La relación del gigante norteamericano Warner Bros, con la industria animada de Japón, ha entregado frutos verdaderamente sobresalientes. Luego de producciones como Batman: Gotham Knight, Halo Legends y por supuesto esa maravilla llamada The Animatrix, llegó una de sus franquicias televisivas más rentables, reconvertida en un anime que pese a las objeciones de los puristas, resulta una agradable sorpresa.

Si había un par de personajes de la televisión norteamericana, que podían encajar a la perfección en una serie de animación japonesa, esos eran los hermanos Sam y Dean Winchester. Su actitud de machos casi metrosexuales, que pasan el tiempo recorriendo las carreteras cazando seres sobrenaturales, a la par de que conquistan algunas chicas lindas, resultaba la materia prima ideal para una buena producción de corte juvenil onda Shojo muy ligero. Eso mismo pensó Warner y en ese sentido el anime de Supernatural cumple a la perfección, sin embargo, como los responsables de su manufactura resultan ser los que entregaron productos de la talla de Death Note y Paprika, pues el asunto va más allá. Madhouse hace de esta simple adaptación del concepto original, una extensión del mismo, enriquecida con el colorido, expresividad y dinamismo propios del anime, además de aderezarle con diversos elementos de la cultura japonesa.

Desde los primeros episodios, el ambiente enrarecido de las historias se acentúa con un fuerte manejo de contrastes. Las siluetas y los rostros se deforman constantemente, entre los reflejos y las sombras que provoca la luz que siempre parece colarse por fantasmagóricas puertas y ventanas. Por supuesto, aquí la sangre se hace presente con mucha mayor fuerza y cantidad, volviéndose uno más de los protagonistas. Este es uno de los principales aciertos, junto con la forma en que retoma muchas de las alegorías propias de la tradición sobrenatural asiática, lo que hace que adquiera un trasfondo con mucho mayor sustento.

NO NIEGA LA CRUZ DE SU PARROQUIA
Es importante señalar, que pese a todo lo aquí mencionado, el anime de Supernatural no busca alejarse de la propuesta creada por el norteamericano Eric Kripke, por el contrario, pretende darle una adecuada continuidad. Es por eso que recurre a Jared Padalecki y Jensen Ackles – actores encargados de interpretar a Sam y Dean en la pantalla chica- para que presten sus voces a sus contrapartes animadas. De igual forma, de los 22 episodios que le integran, 12 son adaptaciones de la serie de televisión, otro retoma una de las entregas del cómic y el resto son historias nuevas.

Estamos hablando pues, de una propuesta completamente occidental, que logra dar el salto al anime, reinventándose gracias a todos los elementos que este pone a su disposición, pero sin traicionar su esencia y rasgos más representativos. No por nada en su realización, participó Naoya TakayamaNight Head– quien se encargó de supervisar los guiones; además de Takahiro YoshimatsuTrigun-, quien hizo lo propio con el diseño de personajes. La dirección corrió por cuenta de Shigeyuki MiyaLupin III: Green vs Red, Aoi Bungaku Series– y Atsuko IshizukaAoi Bungaku Series-.

Supernatural, el anime, salió directo al mercado del DVD y el Bluray disc. Entre el material extra se incluyen interesantes detrás de cámaras, introducciones para cada episodio por parte de Jared Padalecki y Jensen Ackles, además de entrevistas con los actores encargados de las voces en japonés. En fin, se trata de un producto de muy buen nivel que no defrauda a los seguidores de la serie en live-action y que resulta muy divertido para los fans de la animación japonesa.

SUPERNATURAL, EL ANIME
Dirección: Shigeyuki Miya y Atsuko Ishizuka
Voces: (Inglés) Jared Padalecki, Jensen Ackles, (japonés) Hiroki Touchi, Yuuya Uchida
Guión: Naoya Takayama
Produce: Madhouse/ Warner bros

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.