Connect with us

Sunka Raku, Alegría Evanescente. La transfiguración de las heridas en búsqueda de la voz propia.

Publicado

el

Luego de su paso por el FICM, el documental dirigido por Hari Sama llega a salas comerciales este viernes 18 de mayo.

 

No es fácil encontrar el camino, no es fácil descubrir quienes somos en realidad y no es fácil hallar la alegría, pero siempre está la posibilidad y el director Hari Sama retrata esta búsqueda a través de la historia de Roberto Behar: un ser que vive con intensidad cada una de las etapas de su vida y que en la película se descubren como las estaciones del año, con el fin de llegar a la madurez, a la calidez de una paz conquistada.

 

“Siento que el documental va de eso: de cómo transfigurar el dolor esencial, las heridas que te hacen tú; las heridas de infancia que te vuelven en gran medida quien tú eres”, señaló Sama en entrevista para Yourocket.

 

Así, durante varios años y con una fuerte amistad con Roberto Behar, el cineasta se aventuró a descubrir el camino detrás de la mirada franca de un hombre que construyó, a través de un proceso minucioso y exquisito, una casa de té como ninguna otra y haciendo de esta, un paraíso en donde se reinventa y se encuentra así mismo, luego de múltiples experiencias que lo llevaron de la música antigua, a la cetrería, al cine y la publicidad y lo mejor: al encuentro de sí mismo.

 

El documental se alimenta con los testimonios de intelectuales y artistas como el documentalista Nicolás Echevarría o el compositor Julio Estrada quienes dan cuenta de una época en el que un grupo de jóvenes volcados al arte y la cultura también buscaban su propio camino y luchaban con la genialidad y la locura que a veces conlleva.

 

“Me pareció muy bonito mostrar esta búsqueda colectivamente. No era Roberto sólo sino que estaba Nicolás Echevarría y todos los demás y cada uno va hablando de sus propios demonios, aunque Roberto encuentra una dirección distinta, hasta que llega al té y ahí da la sensación de que ya puede soltar”, afirmó Hari Sama.

 

Y es que a través de los episodios del filme que se enriquecen con animación y música, el público puede ser testigo de la transformación y de lo que un camino representa en una vida que busca llenarse. “Yo siento como que (Roberto Behar) estaba locamente buscando conexión consigo mismo, con algo, con lo inefable y todos estos esfuerzos y estos arrebatos creativos eran cosas que le llevaban años, eran procesos de trabajo muy complejos. Roberto tiene una manera de ver las cosas: muy positiva cuando entiendes de qué manera eso lo ha anclado”, continuó el director.

 

El trabajo de Hari Sama se asoma con sutileza a la vida de Behar y sus compañeros de vida, de juventud, en un retrato inspirador que admira y no emite juicios.   “Creo que es de lo más interesante que hay cuando estás tratando de contar la historia de un personaje como este: poder ver la sombra con toda la fragilidad y toda la compasión, sin juicio y eso me alimentó mucho. Es ver ese nivel de fragilidad pero desde aquí, desde el lugar a dónde llegó en la edad madura, eso es muy bonito, porque está todo esta cosa atormentada del principio”, aseguró.

 

Así, Sunka Raku. Alegría Evanescente, se convierte en un documento que conecta con aquellos que se encuentran en medio de una búsqueda personal, pero abierto a todos los que descubran en el relato humano, la importancia del camino, del andar y descubrir la vida misma.

 

Director: Hari Sama

Guionista: Hari Sama

Reparto: Roberto Behar

Casa productora: Té Films

Fotógrafo: Miguel López

Música: Erick Bongcam

Género: Documental

Duración: 113 minutos

Año: 2015

País: México

Idiomas: Español, Inglés, Japonés

Advertisement
Cargar Comentarios