Conecte con nosotros

Reviews Comics

Star Wars Lazos de Sangre: un cuento de Jango y Boba Fett

Publicado

en

D5DE186C-145F-4807-A95F-DA0B2153EDE9

La naturaleza de este personaje, que se hiciera sumamente popular a pesar de que la primera vez que apareció fue solo durante unos cuantos minutos en la película Star Wars Episodio V: El Imperio Contraataca -sin contar el especial previo de 1978-, es lo que le convierte en un punto de partida irresistible para cualquier creativo que quiera darse vuelo aprovechando las múltiples posibilidades y grandes libertades que ofrece, a la hora de internarse en el universo creado por George Lucas. Alrededor de su figura se han elaborado una enorme cantidad de propuestas pertenecientes al mundo de los cómics, la mayoría de ellas enfocadas más en la aventura y con muy buenos resultados, pero dejando un tanto de lado los entresijos que guarda su misteriosa personalidad, algo que afortunadamente aquí no sucede. Y es que el guionista Tom Taylor toma como un poco convencional punto de partida, la existencia del descendiente natural de un clon desertor, es decir un joven nacido sin la intervención de las avanzadas técnicas de los laboratorios del planeta Kamino; para hurgar en las motivaciones de quien sí es resultado de las mismas, el legendario Boba, confrontándolo con las dilemas morales que esto puede generar y cuestionando sus objetivos, que luego se verán reforzados de forma inesperada.

Conforme avanza, la historia parece truculenta en exceso, y lo es en cierto sentido, pero esto se equilibra gracias a la austeridad de los diálogos, lo directo de las situaciones y la contundencia del resultado. Cómo es costumbre, el pasaje no se abstiene de explorar el entrenamiento que el legendario cazarrecompensas mandaloriano recibió de parte de Jango, quien le crió como su hijo -además de que fue el modelo para la elaboración del ejército de clones de la antigua República-, y aunque es un recurso efectivo como presentación, además de que sirve para determinar el tono del concepto, también resulta algo repetitivo.

Por otro lado, es cierto que por momentos se despreocupa de solucionar con claridad algunas de las complicaciones que enfrentan y el desarrollo llega a ser un tanto anticlimático, pero el énfasis en el contraste que se da entre lo complejo de las circunstancias y descubrimientos, la crudeza de algunos de los actos del protagonista, y la frialdad de sus reacciones; es sugerente y sostienen el gancho de la lectura. Todo por supuesto va aderezado con leves toques de ironía, la breve aparición de algunos personajes conocidos, además de contadas y bien seleccionadas referencias a la saga. El arte tipo acuarela de Chris Scalf, con tendencia al hiperealismo, pese a tropiezos mínimos en las dimensiones, ofrece atractivos escenarios fotorealistas de acabados levemente difuminados y efectos de luz, en secuencias de armados simples con espectaculares viñetas a página completa. Son muy disfrutables tanto los diseños de los personajes basados en la apariencia que tienen los actores en las precuelas fílmicas, como las atmósferas que remiten de inmediato a escenas específicas de la trilogía original.

Ubicada 19 años antes de la legendaria Batalla de Yavin, Star Wars Lazos de Sangre: Una Aventura de Jango y Boba Fett se publicó en formato de miniserie y hoy es traída a México por Editorial Panini, bajo la denominación de Legends -línea que engloba las historias fuera del canon, convertidas en una especie de mitos-, vía un solo tomo de pasta dura que en el lomo lleva parte de una genial ilustración, que se completa al tener la colección completa, integrada por 30 fascículos que reúnen cuarenta años de cómics. Por si fuera poco, incluye interesantes textos sobre las diferentes líneas que la franquicia ha seguido en el mundo de las viñetas y la trayectoria de los autores.

Crítico de cine y analista de cómics. Ha sido editor en publicaciones como Cine Fantástico y Stage One. Ha colaborado en las revistas Chilango, Cine Premiere y Marvin, el periódico El Nuevo Mexicano, así como en programas para Telehit y Canal 22. Actualmente escribe en Revista Empire, Playboy y Time Out Mx, el sitio además de participar hablando de cine en Telehit. Es codirector de YouRockey en Web y YouTube.

Seguir Leyendo
Comentarios

Reviews Comics

Liga de la Justicia: la Totalidad, una épica cósmica de maldad

Publicado

en

6E9BCD71-2760-4E15-B645-5759F1E3B900

Aunque está llena de términos rebuscados cómo “Galaxia Fantasma Viviente” o “Sol Negro Pensante”, en realidad Liga de la Justicia: La Totalidad y su planteamiento alrededor de las consecuencias de que el muro de la Fuente que protege el multiuniverso fue fracturado, es una saga mucho menos compleja de lo que parece. Y es precisamente esta simpleza disimulada y algo pretensiosa, lo que le dota de un muy particular encanto, emparentandola directamente con el estilo de las viejas series animadas, permitiéndole a la vez elaborar una aventura que se desarrolla en distintos frentes y a tambor batiente, aludiendo clásicos de la ciencia ficción, dígase la película Fantastic Voyage (1966) por ejemplo, y su secuela literaria escrita por el mismísimo Isaac Asimov. Es en ese sentido que el guion de Scott Snyder funciona a la perfección, pues sin preocuparse demasiado por justificar los hechos, se concentra por completo en lo que estos le provoca a los protagonistas y antagonistas, permitiéndole ir hurgando al margen de la épica, en sus culpas, sus temores, complejos y obsesiones. Tal es el caso de Martian Hunter, quien vuelve a enfrentar la tragedia de su especie encontrando matices muy distintos para interpretarla, o John Stuart, cuyos remordimientos le llevan a experimentar extremos emocionales que se reflejan en su espectro esmeralda; pero lo mejor es que además todo sirve para replantear las motivaciones y los roles de los integrantes de La legión de la Perdición, cuyo origen esta vez adquiere un retorcido y truculento sentido, como muy pocas veces se había visto.

A2BCD114-F301-4FA7-905B-C7F409B54A8C

Al mismo tiempo, conceptos como el de la Fuerza de la quietud y villanos secundarios cómo Turtle, tienen tratamientos suficientemente temibles como para ser tomados verdaderamente en serio, a pesar de la premisa que en este caso les sirve de sustento, mientras conocemos más sobre el pasado de Grood, vemos a Siniestro en el punto más alto de su poder, así como a Lex Luthor y Joker llagando a lugares insólitos y tan profundamente ligados a sus rivales, que logran romperlos a niveles inesperados.

96304B26-B71F-4859-B726-7439DFDB6E3E

En cuanto al arte se refiere, Jorge Jiménez y Jim Cheung se pone a la altura, explotando con secuencias de un dinamismo abrumador, recurriendo a la calidad de línea en viñetas que del orden tradicional, pasan a composiciones rebuscadas, con ilustraciones casi a página completa, tan espectaculares como desoladoras, llenas de efectos de luz y detalles, entregando visiones perturbadoras de deformaciones pesadillezcas salpicadas de cierta violencia, acentuando así el fatalismo que acompaña la trama de principio a fin.

790D1AA4-8B18-483C-8300-E93AA4ED2826

Es cierto que el impacto en la población de a pie, de las acciones que aquí se narran, a veces se da demasiado por entendido, pero se asume como una aceptable convención para lograr el funcionamiento de lo que se presenta como un vehículo de entretenimiento a la vieja usanza y un efectivo preludio para encaminar a los superhéroe a enfrentar una guerra, con diosa incluida, que parece prácticamente perdida.

Editorial de Origen: DC Cómics
Pública en México: Editorial Televisa

77A407D8-C4B7-4DF4-9DAE-4CB64A467ADF

Seguir Leyendo

Reviews Comics

Green Lantern y the Planet of the Apes alguna vez se encontraron

Publicado

en

CB306851-A1E4-4D82-933C-037EA01CC069

Considerando la enorme cantidad de especies interplanetarias que tienen la posibilidad de portar uno de los anillos de los Lantern Corps, cuyos miembros incluso han llegado a traspasar los límites con otras realidades, resulta lógico que uno de ellos en algún momento llegara a las manos de un habitante del Planeta de los Simios. Es de esta forma que él cruce entre dichos universos, que bien podría parecer un disparate, no decimos que deje de serlo por completo, pero si al menos que cobra el suficiente sentido para funcionar como algo más que una simple curiosidad. Esto al mismo tiempo de servir como pretexto para ofrecer una serie de nostálgicas referencias setenteras, incluyendo homenajes a los promocionales y hasta los juguetes representativos de aquella época, como es el caso de una de las portadas alternativas, que luce la ficticia figura de acción de uno de los simios usando el uniforme de los célebres guardianes intergalácticos  esmeraldas de DC.

AA9650AF-72BF-4D2D-99A7-BCBE7457192E

El punto de partida de la historia original de Robbie Thompson y Justin Jordan, que obviamente se plantea fuera de la continuidad de ambas franquicias, es bastante simple, pero con los suficientes elementos para redundar en un puñado de batallas que se convierten en el punto fuerte de la propuesta, gracias al estilo dinámico y sofisticado de Barnaby Bagenda, artista recordado por su estupendo trabajo en Omega Men. Es a través de ellas que se da la aparición de conocidos personajes que harán las delicias de los fans, dígase Hal Jordan, Siniestro, Zira, Dr. Zaius, Ursus y por supuesto Cornelius, quien estará  directamente involucrado con un anillo de poder que permite pasar por todos los espectros, y que pretenderá utilizar para reformar su mundo y hacer realidad su particular visión idealista. Así pues, las implicaciones son más que interesantes y es una lástima que la trama por momentos se pierda entre demasiados giros, que más que sorprender entorpecen el desarrollo, dejando algunas de las líneas arguméntales apenas como esbozos. Sin embargo en términos generales, Green Lantern y El Planeta de los Simios resulta un producto de entretenimiento efectivo, muy al estilo de los crossovers clásicos.

367AF705-6DF8-40DC-B419-6959AB6956A2

Seguir Leyendo