Conecte con nosotros

Cine

Stan Lee, a un año de la muerte del impulsor de maravillas

Publicado

en

233D2629 ED14 48DE 9321 87C900A2A8E0

“Sabes, una persona puede hacer la diferencia” eso es lo que el buen Stan Lee dice en uno de sus más significativos cameos -aquel correspondiente a la película de Spiderman 3- y eso fue lo que puso en práctica cuando en la década de los 60s, bajo el auspicio de la la editorial Timely, que había decidido autonombrarse como un título que publicara en octubre de 1939 “Marvel Cómics”, en el que por cierto aparecían Submariner y la primera Antorcha humana -un androide que se cubría de llamas al entrar en contacto con nuestra atmósfera-; se dispuso a escribir aventuras de sujetos con capa y habilidades extraordinarias, sin saber que con ellos revolucionaría el mundo de las viñetas

Hombro a hombro con el genial Jack Kirby, quien con su espectacular estilo hizo escuela entregando universos de artefactos imposibles y trajes llenos de extravagantes estampados y accesorios geométricos; elaboró propuestas que trasgredían los arquetipos y convencionalismos, tal fue el caso de Fantastic Four, que presentó la primera familia de superhéroes en forma y que además rompía con la clásica idea de las identidades secretas. Luego haría lo propio con los X Men, cómic con sesgo social con seres estigmatizados por su condición de mutantes que se afanaban en proteger el mundo que les odiaba; Iron Man, sobre un superhéroe enfermo y que por tal circunstancia era dependiente de una armadura; Thor, protagonizada por un Dios Asgardiano obligado a manifestarse en la tierra a través del cuerpo de un estudiante de medicina; Daredevil, acerca de un abogado católico ciego metido a justiciero -no podría ser más irónica y llamativa la premisa-; además de Hulk, reinterpretacion de Dr. Jekill y Mr. Hayde que le sirvió como vehículo ideal para explorar el lado más oscuro y atormentado del concepto.

815E4A76 D93D 499F 90E3 3EF2D523EC01

Por supuesto, no podemos dejar de referir que junto con los arriba mencionados, llegó el que a la larga se convertiría en la figura insignia de la editorial, nos referimos a Spiderman, el “amigable vecino” -como se autonombraba en los recados que dejaba a la policía junto con los crimínales capturados-, a través del cual, contando con el célebre Steve Ditko como cómplice, Stan consolidaría su idea de devolverle el conflicto humano y el aire mundano a la figura hasta ese momento sumamente idealizada del superhéroe. Así pues, al arácnido era común verle batallando con supervillanos que siempre terminaban estando relacionadas con su vida personal, mientras tenía que lidiar con las responsabilidades de la escuela, la necesidad de tener un trabajo para pagar las cuentas, las complicaciones románticas y demás situaciones mundanas que en su caso rayaban en el absurdo, como el tener que regresar a casa “descolgándose en telaraña” por no tener para comprar un boleto del metro.

B0C9C254 D8D7 4A5A 8D93 FDF8082AFAC8

Fueron estos rasgos los que lograron una identificación directa con los cientos de lectores, algo que además reforzó estableciendo otras vías de comunicación, ya fuera por cartas que respondía dentro de cada una de las publicaciones, o de columnas que ahí mismo incluía y que solía firmar siempre con alguna frase de aliento y optimismo. Es ahí precisamente que surge la que a la larga sería su expresión distintiva, cuando al ver que la competencia le copiaba el formato y decide buscar una palabra que les fuera complicada de entender y reproducir correctamente. La respuesta la encontró en la bandera de la ciudad de Nueva York, lugar en donde se desarrollaban la mayoría de las aventuras de sus creaciones. Desde entonces, aquel hombre que sirviera durante la Segunda Guerra Mundial en la división de los Signal Corps, ya reconvertido en fabricante de sueños en papel, comenzó a despedirse diciendo: Excelsior!

Ese fue el inicio del camino para Stanley Martin Lieber, quien luego cambiaría legalmente su nombre a Stan Lee y que con su actitud transgresora, su estilo ingenioso, una gran visión del marketing, pero sobre todo un carácter afable y siempre preocupado por estar en contacto con el público, comenzó a ganar en protagonismo y convertirse en la Imagen de la empresa, aunque hasta ese momento sólo dentro del mundo de las viñetas, pues sería solo gracias al cine -y un tanto a las series animadas- que terminaría por convertirse en un referente de la cultura pop, pero eso no fue una aventura sencilla.

DB08B2F2 E165 41E7 979A 707BBD1418B8

LOS REFLECTORES PARA LA CASA DE LAS IDEAS Y STAN
Para la segunda mitad del siglo pasado, el panorama en cuanto a producciones sobre cómics era dominado por la tradicional DC, gracias a series como Batman 66 y Wonder Woman, además de películas de gran presupuesto como Supermán the Movie y sus respectivas secuelas. Sin embargo, dejando de lado la lamentable versión del arácnido protagonizada en 1976 por Nicholas Hammond, aunque Marvel no era estelarista, estaba bien representada por Hulk: El Hombre Increíble -bautizada así para Latinoamérica-, propuesta para la pantalla chica que teniendo a unos muy convincentes Bil Bixby y Lou Ferrigno -como Banner y Hulk respectivamente-, es una de las mejores adaptaciones live acción de superheroes que se han realizado, tomando en cuenta los alcances técnicos de la época. Pero eso no est todo, la exitosa serie que tuvo 82 episodios, luego de su cancelación, se extendió a través de tres películas para el mercado casero, dos de las cuales esbozaron lo que hoy sería un universo interconectado, es decir el antecedente directo a lo que hoy conocemos como MUC. Estas fueron El Regreso del Hombre Increíble de 1988, en la que aparece una muy adecuada versión de Thor, y el Juicio del Hombre Increíble de 1989, en donde Banner es llevado al juzgado y hace acto de presencia no solo Matt Murdok/Daredevil, sino el mismísimo Stan Lee, en lo que sería su primer cameo. La saga cerraría con La Muerte del Hombre Increible, estrenada dos años después.

B60D0A27 F9F3 445B A1C4 BB7F57CA7FA8

Pero eso era de lo poco destacable. Tendrían que pasar todavía otros diez años para que por fin la también llamada “Casa de las ideas”, pudiera alcanzar con dignidad la pantalla grande. Primero con una bien llevada película de bajo presupuesto sobre Blade -dirigida por Stephen Norrington-, personaje que curiosamente lució mejor ahí que en sus propias aventuras en papel y que fue muy bien recibida por el público. La saga se extendió con otras dos entregas, una de ellas perpetrada con acierto y mucho aire a cómic, por el mexicano Guillermo del Toro, abriendo así la puerta para que los estudios empezaran a interesarse en tomar otros de los personajes creados por Stan, Kirby, Ditko y compañía, y adquirieran las licencias, lo que a Marvel le cayó de maravilla, dado que no se encontraba en uno de sus mejores momentos financieros. Comenzó así la época de las superproducciones encabezadas por directores de propuesta, es decir aquellos que tenían y querían decir algo con ellas. Llegaron las dos estupendas primeras versiones de X Men, con Brian Singer tras las cámaras; la un tanto incomprendida Hulk, realizada por Ángel Lee; además por supuesto de la esperadísima y bien lograda Spiderman de Sam Raimi, quien luego se superaría a sí mismo con otra de las mejores películas de superhéroes de la historia, Spiderman 2.

Fue entonces que se cimentaron las bases de lo que hoy es el prácticamente interminable “boom” fílmico de superhéroes, alimentado con conceptos convencionalizados pero efectivos a nivel de entretenimiento, cortesía de lo que ahora es Marvel/Disney, además de la consolidación de Stan Lee a nivel masivo, a través de una serie de ingeniosos y celebrados cameos. Ya para ese entonces sin estar involucrado en las desiciones de la empresa que ayudó a crear, conservando solo el título de «Presidente Emérito», amén de que ya había participado en proyectos para DC como , y generado otros propios como la serie animada Stripperella, en la que entre humor y erotismo, convertía a la popular Pamela Anderson en una suerte de antiheroina con reminiscencias evidentes al clásico Barbarella.

A7748B40 FB03 4D0B 9CD1 FE25AC16E7E1

LAS AVENTURAS ANIMADAS DE STAN LEE

Y hablando de animación, aunque la delantera la mantiene a la fecha DC cómics y la oferta de títulos sobre personajes de Marvel se ha multiplicado desde que la todo poderosa Disney entró a la escena, habrá que consignar un puñado de producciones que fueron trascendentales. La primera de ellas fue Spiderman de 1967, que entre atmósferas por momentos alucinantes y con una más que adecuada voz en off que permitía escuchar los pensamientos de su protagonista, supo capturar a la perfección la esencia de las aventuras de Spidey en una serie divertida, sugerente y con identidad. Al margen también llegaron Fantastic Four, producida por Hanna Barbera, que con un diseño al estilo cartoon y una excelente banda sonora volvió a los héroes un clásico de la televisión. Esto además de The Marvel Super Heroes, que recopilaba episodios cortos protagonizados por Capitán América, Hulk, Iron Man, Thor y Submariner, y a pesar de que se armó con imágenes fotocopiadas y manipuladas mínimamente, lograba un desarrollo emocionante y atractivo, con el extra de que éstas eran sacadas directamente de las ilustraciones de Jack Kirby, Steve Ditko y Don Heck. En ella por cierto participó el artista Ralph Bakshi, responsable de la primera adaptación cinematográfica de El Señor de los Anillos.

Pero hasta ese entonces el impacto de la animación iba en relación a las obras de Stan Lee, más no a su proyección como figura mediática. Esto cambiaría en Spider Man de 1994, serie que sin poseer el mejor de los diseños, si contaba en cambio con una manufactura del alto de nivel y un estupendo guion escrito por John Semper Jr., que incluso retomó sagas hoy legendarias como Secret Wars y se convirtió en un éxito instantáneo. Fueron cinco inolvidables temporadas con todo y un capítulo final que incluyó el que quizás debería considerarse como el mejor y más entrañable de sus cameos. Su título fue Hasta luego, y en la trama, después de que Spidey descubre y salva varias realidades alternas, visita aquella en donde es un personaje de ficción y conoce a su creador, ahí mientras se descuelgan juntos con telaraña entre los rascacielos, le agradece por haberle convertido en un héroe de verdad y le dice “por que eso quiere decir que me hizo de su interior”. Como seguramente sucedió con todos esos otros superhéroes que regaló al mundo, el mismo que hoy le despide rindiéndole su más profunda admiración. Descanse en paz, el querido Stan Lee, fabricante de sueños.

STAN LEE, EL IMPULSOR DE MARAVILLAS, EL HOMBRE DETRÁS DE MARVEL -Texto originalmente publicado en la Revista Empire Mexico

C4F32191 47E5 4921 AC20 7F429970756D

Crítico de cine y analista de cómics. Ha sido editor en publicaciones como Cine Fantástico y Stage One. Ha colaborado en las revistas Chilango, Cine Premiere y Marvin, el periódico El Nuevo Mexicano, así como en programas para Telehit y Canal 22. Actualmente escribe en Revista Empire, Playboy y Time Out Mx, el sitio además de participar hablando de cine en Telehit. Es codirector de YouRockey en Web y YouTube.

Seguir Leyendo
Comentarios

Criticas Cine

Luciérnagas, soledades varadas

Publicado

en

B1100F52-DEE5-4809-B0B7-2E8E0BA80401

Melancolía, lenta al compás de un mar imponente, texturas verdosas y azules, luz que permea en los rostros y disfraza las emociones. Sombras, claroscuros que develan la verdadera faz, pesada cotidianidad para condenarla a lo clandestino. Silencio, quizá la incapacidad de confrontar un espacio ajeno, extraño, enrarecido. Luciérnagas (2018) de Bani Khoshnoud relata la historia de un inmigrante iraní que buscaba a ir a Europa y por error llega al puerto de Veracruz; como muchos inmigrantes el joven Ramin intentará sortear todo tipo de adversidades para sobrevivir en un país extraño. A partir de un relato intimista, con una narrativa un tanto pasmosa y una propuesta visual atractiva, Khoshnoud construye un discurso fílmico efectivo (aunque quizá sin tanta profundidad como el Gianni Amelio, Abdellatif Kechiche, entre otros) sobre exilio, migración, intolerancia y soledad. Luciérnaga es uno de esos filmes sencillos, pero no menos entrañables gracias a la construcción de sus personajes.

E90B294B-E21B-488D-A398-62FF3B52E760

LUCIÉRNAGAS (México-Estados Unidos-Grecia-República Dominicana, 2018)

Director: Bani Khoshnoudi
Elenco: Arash Marandi, Flor Edwarda Gurrola, Luis Alberti, Eligio Méndez.

2354C0DD-99B4-482B-9223-5FA3472EAF51

Seguir Leyendo

Cine

¿Por qué hacer un reboot de El Planeta de los Simios no es una buena idea?

Publicado

en

Planet-of-the-Apes-and-Mickey-Mouse

Disney adquirió 20th Century Fox en Marzo del 2019, y desde entonces ha anunciado sus planes para continuar la exitosa trilogía de Planet of the Apes; sin embargo, no está claro si será una continuación de la trilogía o un reboot. La historia de César terminó tan genial en War for the Planet of the Apes, la última película de la franquicia, que sería difícil para los escritores continuar la historia. Por otro lado, un reboot después de la última trilogía tampoco es una buena idea: el público todavía tiene en mente el mundo de César.

Fox estrenó la primera película de la trilogía, Rise of the Planet of the Apes, en el 2011. La película fue seguida por dos secuelas, Dawn of the Planet of the Apes en el 2014 y War for the Planet of the Apes en el 2017. Las 3 películas fueron éxitos, ganando mucho dinero para su estudio y una gran cantidad de nominaciones y premios. Dado lo bien que funcionó la trilogía, tiene sentido que Disney quiera continuar con la franquicia. El problema es simplemente encontrar una manera de mantener la genialidad.

DISNEY-1024x550

La primera película de la trilogía, Rise es un reinicio de la exitosa franquicia de Fox, que comenzó con la película original Planet of the Apes en 1968, e incluye varias secuelas e incluso una serie animada de televisión. El estudio previamente intentó reiniciar la franquicia con la película del 2001, Planet of the Apes, dirigida por Tim Burton. A pesar del elenco lleno de estrellas, que incluye a Mark Wahlberg, Tim Roth y Helena Bonham Carter, la película recibió críticas mixtas. Aunque la película tuvo una buena taquilla, su crítica decepcionante es el causante por qué el estudio no produjo una secuela. En cambio, la saga se reinició varios años más tarde.

La saga reboot Planet of the Apes es, en muchos sentidos, la historia de César. César tuvo un viaje bastante personal desde Rise hasta War; El chimpancé inteligente fue el primero de su tipo, dirigió el Ejército de los Simios y fue una figura clave en la Rebelión de los Simios. En el transcurso de 3 películas, el personaje envejeció, encontró un compañero de vida e incluso tuvo hijos. Fue testigo del surgimiento de su especie, su posterior lucha por coexistir y su eventual liberación. 

960x0 (1)

War of the Planet of the Apes terminó con la muerte de César; aunque estuvo herido, el líder muere pacíficamente porque tiene la satisfacción de saber que su gente finalmente ha encontrado su hogar. La naturaleza de este final hace que sea difícil imaginar cómo sería una secuela en este universo: con César muerto, ya no sería el centro de la historia; Además, cualquier intento de perturbar la paz establecida al final de esa película sería una bofetada a la historia de César, y puede molestar a los fans de la saga.

La reciente trilogía de Planet of the Apes ha tenido un gran impacto en la cultura popular; demasiado grande, de hecho, para que la película se reinicie tan pronto después de la última película. La película original estrenada en 1968, fue una adaptación de la novela francesa de 1963, La Planète des singes de Pierre Boulle. La franquicia se inició a mediados de 1970, y no se intentó una nueva versión hasta en el 2001; así, pasaron 25 años entre la serie animada de 1975 y el remake de Tim Burton. Aunque la película de Burton fue técnicamente exitosa, su crítica fue mediocre y desanimó a Fox de hacer una secuela, y como resultado, el impacto de la cultura popular de la película fue menor.

NEW_PLANET-OF-THE-APES_MOVIE_DIRECTOR-WES-BALL_ANDY-SERKIS_

La trilogía de César ha tenido una influencia masiva en la cultura popular. Además de las 3 películas principales, la franquicia produjo varios medios como videojuegos y juguetes. Los impresionantes efectos visuales de las películas son reconocibles al instante; de hecho, el diseño realista de César y sus hermanos simios es responsable de muchas de las nominaciones a los premios. Cualquier reboot se comparará con el estilo visual de la versión anterior, que todavía está muy presente en la imaginación del público.

Si Disney no puede reiniciar la saga de manera efectiva, y si la historia del César ha llegado a su conclusión, ¿qué sigue para la  franquicia? Una opción es explorar otras historias dentro de la saga de Fox, como la misión espacial Icarus mencionada en Rise of the Planet of the ApesDawn se desarrolla 10 años después de los eventos de Rise; seguramente, debe haber historias de ese período que puedan contarse. Para empezar, el destino exacto del ex cuidador humano de Cesar, Will Rodman nunca se muestra en las películas.

Otra opción sería que la cuarta película se desarrollará en el futuro lejano, como lo es la película original. Una trilogía completamente nueva podría explorar el legado de César, generaciones después de los acontecimientos de la tercera. ¿Los humanos finalmente se extinguen? ¿Comenzarán los simios a construir su propia tecnología? ¿Cuándo comienzan a usar pantalones? 

El próximo proyecto de Disney estará encabezado por Wes Ball, quien dirigió la trilogía Maze Runner. Cualquiera que sea la dirección que lleve a la franquicia, un reinicio o una secuela, es seguro que será emocionante.

Seguir Leyendo