Connect with us

Spider-Man y Capitán América ya se cruzaron en tu pantalla

Published

on

En 1989, ni los videojuegos eran el mercado millonario que son hoy, ni los superhéroes Marvel atravesaban la cima de su popularidad.

Prueba de esto último es que en ese momento, lo que alguien pudiera entender por “la película del Capitán América” era el proyecto que llevaba años rebotando y que ahora, por fin, iba a rodar el pobre Albert Pyun con el hijo de J.D. Salinger intentando hacer una leve cojera para caracterizar al Capi en aquellas partes en que todavía no era un superhéroe. Dantesco es un adjetivo que se quedaba corto.

La suerte de Spider-Man no iba a ser mejor y en aquellos instantes, la misma compañía que iba a perpetrar la adaptación del Capitán América, la 21st Century Film Corporation de Menahem Golan, luchaba por levantar una película del trepamuros que hiciera olvidar la vieja serie de finales de los 70 que fuera de EE UU se había comercializado como películas independientes.

Con semejante panorama (dantesco) no es de extrañar que a finales de los 80, la licencia para adaptar cómics Marvel en videojuegos (algo que hoy puede costar millones y millones de euros) acabara en manos de una recién fundada y humilde compañía de Pensilvania llamada Paragon Software, que de alguna manera sería el embrión de lo que hoy día conocemos como Take 2, una firma unida a franquicias tan conocidas como BioShock o Grand Theft Auto.

Paragon se lanzaría a una aventura que le llevaría a sacar juegos de X-Men o The Punisher, pero su pistoletazo de salida fue con un juego llamado The Amazing Spider-Man and Captain America in DOCTOR DOOM’S REVENGE! que a pesar de ser un galimatías importante entre cómic y videojuego, resultaba fascinante por presentar juntos a los dos superhéroes (y eso que ambos ya habían tenido sus propios videojuegos en solitario).

https://youtu.be/OEKEb7L53hI

El juego se comercializó tanto en tres de los sistemas de 8 bits más famosos del mercado (ZX Spectrum, Amstrad CPC y Commodore 64) como en los nuevos ordenadores de 16 bits (Amiga, Atari ST y PC compatibles) y en una práctica no muy extraña en la época, incluyó un cómic en papel que ampliaba detalles de la trama y que por cierto, no venía en la versión española del videojuego. Bajo su interminable nombre (no sabéis lo que era preguntar por este juego a los vendedores de las tiendas), The Amazing SpiderMan and Captain America in DOCTOR DOOM’S REVENGE! escondía un juego de lucha en el que unas veces controlando a un superhéroe, otras veces controlando al otro, había que ir derrotando enemigos con el fin de llegar hasta el Doctor Muerte y evitar que detonara una bomba en el corazón de Nueva York.

El galimatías entre cómic y videojuego venía porque entre pelea y pelea, el programa tenía lo que hoy día serían los bisabuelos de las secuencias cinemáticas y que no eran otra cosa que unas rudimentarias y sosísimas viñetas de cómic en las que se narraba cómo los personajes avanzaban por el castillo encontrándose a los diferentes villanos.

Así, dos de los superhéroes más famosos de toda la factoría Marvel tenían que pelear con muchos villanos que hoy han quedado algo perdidos, tales como Machete (un enemigo del Capitán América que tuvo una brevísima y casi invisible aparición en la segunda de las películas), Rhino (este sí, de plena actualidad), Zaran, Batroc (que también apareció en Capitán América: El Soldado de Invierno), Eduardo Lobo, Boomerang, Electro (que compartió aparición con Rhino en las películas de Spider-Man), el Hobgoblin, Gárgola gris, Oddball y por supuesto, el malísimo que daba nombre al videojuego, el Doctor Muerte.

244209-the-amazing-spider-man-and-captain-america-in-dr-doom-s-revenge

1346-the-amazing-spider-man-and-captain-america-in-dr-doom-s-revenge

Todo esto además de tener que plantar cara a un antiguo miembro de la C.I.A. llamado Rattan y que era un personaje que Paragon, extrañamente, se había inventado para el juego (como si hiciera falta incluir más enemigos en el catálogo de Mavel) y a Zaran y Hulk, que salían en algunas versiones para poner aún más difícil el juego. Eso sí, sobre Hulk, al final se descubría que su aparición como villano tenía truco, ya que no era realmente Bruce Banner.

¿Lo mejor de todo?, pues que cuando los superhéroes cumplían su misión, desbaratando los planes de Muerte para destruir Nueva York y uno sentía que le había sacado partido a las más de 1.000 pesetas que costaba el juego en su versión de cassette, SpiderMan y el Capitán América eran felicitados (viñeta de cómic, mediante) por el Presidente de EE UU, un George Bush (padre) pixelado para la ocasión.

The Amazing  SpiderMan and Captain America in DOCTOR DOOM’S REVENGE fue un juego que pasó sin pena ni gloria por los joysticks de los jugadores de finales de los años ochenta, siendo vapuleado en las críticas de las revistas especializadas y desapareciendo muy pronto de las listas de ventas, pero fue un tímido paso en esta larga aventura de crear videojuegos a partir de personajes de cómic y, especialmente, fue pionero en juntar al trepamuros y al Capi en nuestras televisiones de tubo. Si ya hubiese sacado a Iron Man, la creación de Paragon hubiese sido profética.

Dr-1.DoomsRevenge(VenganzaDelDr.MuerteLa)(ProeinSoftLine)

Advertisement
Comments

Cine

Enfermos de Amor, ¿Qué estás (o no) dispuesto a hacer por amor?

Publicado

on

Una obra que en un poquito más de una hora nos plasma con nueve historias el tema del enamoramiento y sus diversas etapas, algo, más común de lo que creemos.

‘Enfermos de Amor’ ha iniciado temporada con sus presentaciones en La Teatrería, un teatro de la colonia Roma Norte, en la Ciudad de México y que este fin de semana ante un foro lleno que no hacía más que aplaudir y reír, tuvo su estreno con las excelentes actuaciones de: Eréndira Ibarra, Andres Palacios, Esmeralda Pimentel,Nacho Tanham, Mónica Huarte, Adriana Louvier y Alex de la Madrid.

En esta obra dirigida por Rodrigo Nava nos cuenta nueve historias de amor desde diferentes perspectivas y que suceden el mismo día a la misma hora, en donde el director deja atrás la típica comedia romántica para hablarnos de que el amor además de ser complicado también puede ser doloroso.

La producción cuenta un escenario muy sencillo, un reloj digital al fondo y vestuario de diferentes colores que con ayuda de las luces te hacen sentir parte de cada una de las historias en donde hay celos, aburrimiento, infidelidad entre otras cosas.

“Tenemos la fortuna de arrancar con varias fechas sold out, nunca me había pasado en la vida, que antes de estrenar ya estuviera agotado, y es que una obra muy empática con la que todos se identifican habla de todas estas fases del amor, el enamoramiento, la aburrición y la ruptura”, comentó Luis Arrieta a la prensa.

La obra original es de John Cariani, quien es un reconocido escritor de obras como Casi un Pueblo, y de la cual Rodrigo se interesó para dirigir a estos actores ya mencionados que además estarán alternando funciones esta temporada.

Continúa leyendo