Connect with us

Reviews Series

Son 80 Años de Supermán y para celebrar recordamos la serie Smallville / 2a Parte

Published

on

A unos días de que el Hombre de Acero alcance su aniversario 80, celebramos recordando su más exitosa serie, Smallville. Aquí la segunda parte.

TODO MUNDO ESTABA INVITADO AL MUNDO DEL NUEVO SUPERMÁN
Y de ahí en adelante, haciendo los cambios convenientes, a veces saltándose por completo lo que dictaba la continuidad de Supermán en los cómics, Smalville siguió su curso entre líneas argumentales de intriga y romance, incluido un malogrado triangulo amostoso Lex-Lana-Clark, construyéndose un camino de éxitos e introduciendo no solo a los personajes usuales de las aventuras del Kriptoniano, si no a otros completamente nuevos, además de varios superhéroes. Entre los primeros se puede mencionar al mejor amigo de Clark, Pete Ross (Samuel. L Jones); a su futuro jefe en el periódico El Planeta, Perry White (Michael McKean); el joven Jimmy Olsen (Aaron Ashmore), que será su gran compañero al convertirse en periodista; Brainiac, la temible inteligencia artificial que aquí es interpretada por quien participara en las series Buffy y Ángel, James Masters; y por supuesto a Louise Lane (Erica Durance), cuya llegada fue uno de los grandes atractivos de la cuarta temporada.

De los personajes nuevos se pueden mencionar muchos, como Lionel (John Glover), padre de Lex, quien tenía rasgos mucho más cercanos a los del Luthor de los cómics; el novio con el que luego de su viaje a Paris, reaparece Lana Lang, este interpretado por Jensen Ackels; lo mismo el tal Davis Bloome (Sam Witwer), que es en realidad la versión humana de Doomsday; además del curioso caso de Tess Mercer (Cassidy Freeman), brazo derecho de Lex Luthor, la que tampoco representó del todo una novedad ya que fue una combinación de la señorita Tessmaker de las películas de Superman, con Mercy, la chófer y guardaespaldas del Lex en los cómics y las series animadas. Pero de entre todos ellos, el más significativo fue Chloe Sullivan (Alison Mack), quien se convirtió en la mejor amiga de Clark y su cómplice cuando descubre que tiene superpoderes, además era la prima de Lois Lane y el interés amoroso de Jimmy Olsen.

UNA LIGA DE LA JUSTICIA JUVENIL Y VIEJOS AMIGOS
En cuanto a los superhéroes que aparecieron, la lista es muy larga. Esta Aquaman (Alan Ritchson), que se presenta como un idealista defensor de la vida marina; Ciborg (Lee Thompson Young), quien tras un accidente se convierte en mitad máquina; el que dentro de los cómics es el cuarto Flash, Bart Allen (Kyle Gallner), quien aquí aparece como un chico egoísta que usa sus poderes para beneficio propio; el Detective Marciano (Phil Morris), que funge como protector de Clark; Canario negro (Alaina Huffman) y uno de los que mayor participación tuvieron dentro de la serie, Green Harrow (Justin Hartley).

Pero si la lista es larga en cuanto a los superhéroes, la de las referencias a otras series clásicas y demás adaptaciones de Supermán, en forma de apariciones especiales, es aún mayor. Una de las primeras es la de Terence Stamp, que fuera como a Zod en Supermán II, y aquí es quien le da voz a Jor-El. La más celebrada claro, fue la del legendario Christopher Reeve, el más querido de los actores que han interpretado a Supermán -lo hizo en las cuatro películas estrenadas entre los 70s y 80s-, y en Smalville tomó el papel del millonario doctor aficionado a la astronomía Virgil Swan. También como doctora apareció Margot Kidder, la Lois Lane de las películas protagonizadas por Reeve. A esto hay que agregar la inclusión de Carrie Fisher, la princesa Leia de la saga original de Star Wars, quien aquí toma el papel de la inflexible editora Pauline Kahn; la de Helen Slater quien a mediados de los ochenta interpretó para el cine a Supergirl y aquí es Lara, la madre biológica de Clark; además de Dean Cain, el otro Superman -de la serie Lois and Clark-, que aquí es el extraño doctor Curtis Knox.

UNA GRAN DESPEDIDA
En fin, es imposible mencionar en tan poco espacio todo los aderezos de esta serie que formó a una nueva generación de seguidores de Supermán y que de paso logro enganchar a mucho de sus viejos fans. Que se manejó como una especie de línea alterna, que así como reinventaba el concepto original del cómic, le enriqueció, navegando entre el universo establecido por las otras versiones fílmicas y televisivas, convirtiéndose al mismo tiempo en un homenaje a las mismas.

Fue el 13 de mayo con un capítulo doble, que la serie de WB Televisión Network concluyó sumando un total de 218 episodios. La imagen final, la que todo el mundo estaba esperando, se dio. Los padres de Kal-El, en espíritu, le hacen entrega del traje azul y rojo, nunca se le ve en todo su esplendor, pero resulta inolvidable el momento, cuando cierran el eìsodio, con los acordes del emblemático Supermán Theme, compuesto por John Williams.

Se habló de una posible película sobre la serie. Nunca llegó a suceder, ya que en puerta estaba la prometedora superproducción dirigida por Zack Snyder, quien parecía ideal para tal labor, tomando en cuenta que había el responsable de esos dos portentos visuales llamados 300 y Sucker Punch. Por si fuera poco, el productor y guionista era Christopher Nolan, en ese momento perpetrador de las últimas dos cintas de Batman, una verdadera lástima, al final no fue lo que se esperaba. En fin, volviendo a Smallville, fue una producción que recurrió a formulas criticables, que en muchos momentos parecía más una versión de Beverli Hills 90210 con aire de superhéroes, pero que por otro lado supo revestirse para mantener vigente a un viejo conocido que parecía cada vez más obsoleto, y de paso se convirtió en un verdadera joya de la televisión.

Advertisement
Comments

Reviews Series

¡Checa lo nuevo de True Detective: Hunters in the Dark!

Publicado

on

True Detective

Temporada 3, Episodio 6

No nos hemos olvidado de los True Detectives que siguen nuestras reviews.

La investigación se pone seria en True Detective, pero también se vuelve más emocionante. No solo descubrimos quién Wayne  y Roland enterraron en el bosque, nos dan más posibilidades de como puede acabar la temporada. Cada pista sobre el verdadero secuestrador es evidencia plantada. El episodio anterior terminó en la línea del tiempo del 2015, con los dos detectives que están de acuerdo en no estar de acuerdo en cómo gastar su tiempo. Era solo una conversación, y una silenciosa, tarde en un porche, con un par de cervezas. Pero fue emocionante. 

“Fue un infierno cuando un tiroteo es la segunda cosa más emocionante que te sucede”, Wayne lo comparte, junto con un cigarrillo, con Amelia. Esa es una escena acertada de la serie en general. La escena del tiroteo fue increíble, pero fue superada con una discusión tranquila. Cualquiera de los dos personajes pueden interactuar de forma íntima o superpuesto con golpes, patadas o balas. Y además de eso, este episodio recibimos un recordatorio no tan agradable de que alguien puede estar haciendo las cosas en la oscuridad.

Es grandioso, especialmente cuando vemos que esta es la primera vez que Purple Hays dispara su arma en el trabajo. Por ejemplo, Amelia llega a ser una investigadora mucho mejor en este episodio. Su editor le rogó que le diera un seguimiento del libro sobre el caso, y tuviera una visita de lectura en la librería del tuerto. Los detectives, novelistas y periodistas de investigación no son muy diferentes en muchos aspectos. También son muy diferentes, en formas que pueden poner a prueba un matrimonio o una sociedad.

Lo otro que Wayne admite en la primera escena de la línea de tiempo de 1980, es que no pasa mucho tiempo recordando cosas. Esto consume a todo su personaje durante el transcurso de la temporada, así que saber que es una secreto mantenido durante mucho tiempo alimenta la indomable búsqueda de memoria que lo impulsa a seguir adelante. Es una especie de karma. Wayne está pagando mucho karma.

En lo que respecta a lo demás, parte de esta deuda kármica es que él y su compañero no le dieron una paliza a Tom Purcell durante la investigación inicial. La llamada grabada que hizo Sally es una fuerte acusación contra su padre, y Wayne y Roland pasan 20 segundos decidiendo que hacer. Luego Stephen Dorff pone su cara de enojo de Roland y Tom procede a golpearlo. Para el espectador, cualquier persona que reciba un golpe durante un interrogatorio es una manera de exaltarte. 

Sin duda, Scoot McNairy le da a esa escena todo lo que tiene con una implosión convertida en explosión y es bello. Tom se quiebra. Wayne y Roland saben que apenas mantiene las cosas juntas en su vida, pero cuando se produce el quiebre real, es un momento devastador. La escena completa, y sus consecuencias, da paso a un sutil truco de cámara en el que el reflejo de Wayne se ve atrapado en un vaso de cristal, mostrándolo y mirando hacia adentro en su propia línea del tiempo en el 2015, recordando la misma escena. Los fantasmas vienen en muchas formas.

Una segunda vuelta al antiguo lugar de trabajo de Tom revela que puede haber estado viviendo un estilo de vida de gay de closet. No es algo con lo que se sienta cómodo, guardar un folleto para una cura religiosa de la homosexualidad. El primo de Lucy Purcell, Dan O’Brien, cuyos restos fueron encontrados en una cantera en el documental en el 2015, tiene una visión para despejar a Tom en los años 90. Pero esto le costará a los detectives más que un huevo revuelto y un cenicero envuelto en salchichas para conseguirlo. Él le dice a los detectives que las pistas están siendo bloqueadas por personas importantes que no renegocian.

Hays y West dieron una vuelta de nuevo hacia Harris James, el oficial que identificó la mochila que se encontró en la escena del altercado de Woodard como el niño muerto Will. El ex policía está a cargo de la seguridad en las industrias de Hoyt, cambiando las hemorroides de un patrullero por un cómodo sillón reclinable. Amelia se encuentra investigando a los fugitivos en una casa religiosa, uno de los cuales recuerda haber visto a Julie. Ella se llamaba a sí misma Mary a veces, o Mary July, como el verano. Julie le dijo a la niña que ella había sido criada en un castillo rosa. La niña insinúa que lo que les sucede a las niñas en el lugar es la verdadera historia que Amelia debería estar siguiendo.

El hijo de Hays está teniendo una aventura romántica con la documentalista. Las indicaciones de ese romance estuvieron ahí todo el tiempo, no hace falta que un detective lo detecte, solo un papá. 

La última escena es una maravilla en forma de una trampa y Tom es el roedor en un laberinto. Lo han llevado hasta ahí, a propósito. Cada puerta se abre. Desde el momento en que escucha por casualidad a los policías federales que hablan de que West y Hays visitaron a O’Brien, a través del mismo motel que el primo de su esposa solía estar con metanfetamina, hasta la residencia de Hoyt. Las cámaras de seguridad lo ven. Ellos lo ignoran. Sabemos que algo sucederá, pero no tenemos idea qué pasará.

Los episodios no terminan en simples suposiciones y revelaciones. Terminan en momentos de una insoportable anticipación, como el disparo de una claymore, o la apertura de una puerta en una habitación rosa en una mansión que luce como un castillo. Hunters in the Dark casi nos da la oportunidad de saber quien es el secuestrador de Julie.

Calificación: 5/5

Continúa leyendo