Lucha LibreReviews Comics

Solar y Super Astro, reinventar comics de luchadores

0

Una de las principales virtudes de la propuesta presentada por LuchaVerse bajo el sello de Chido Cómics, es el saber potenciar con un marcado aire de frescura, los rasgos alegóricos de sus protagonistas provenientes directo del mundo de la Lucha Libre mexicana, utilizando líneas estilísticas específicas, sin sofocar la naturaleza kitsch propia de la misma. Ese es el caso de Solar y Súper Astro, uno de los más sofisticados y llamativos de sus títulos. Y es que con esa clase de nombres, y tomando en cuenta que en sus andares dentro de los cuadriláteros, formaron a finales de los setenta la exitosa tercia conocida como “Los Cadetes del Espacio” -junto con Ultraman, luchador que tomó el nombre del célebre superhéroe japonés-, no solo aciertan al darle un origen estelar a sus poderes y habilidades, sino que aprovechan el que ya son estetas veteranos, para presentarlos como dos superhéroes retirados que regresan a la acción para enfrentar una especie Kaijus prehispánicos; consiguiendo así una irresistible aventura escrita por Marco López e Iván Plaza, impregnada de nostalgia, con reminiscencias a la época de la ciencia ficción pulp y aquella imaginería fantástica de los 50s tipo producciones como El Día que la Tierra se Detuvo (1951) o Planeta Prohibido (1956), plagada de criaturas tan absurdas como extraordinarias.Luego está la cuestión visual obra de Alessandro Micelli, que entre el color y los manchones de tinta, se alimenta del cine negro, como sucedía en las primeras producciones fílmicas protagonizadas por el Enmascarado de Plata -Santo vs el Cerebro del Mal (1961)- con personajes de figuras cuadradas y un tanto achaparradas recordando los trajes con hombreras de aquella época, además de secuencias en donde las sombras se extienden sobre las viñetas y la ciudad reclama parte del protagonismo, aderezado todo con cierto aire de arrabal al más puro estilo de las películas de Huracán Ramirez -Huracán Ramirez (1952)-, vía agregados como la referencia al negocio de tortas. Sin duda estamos ante una de las propuestas recientes de entretenimiento basado en la lucha libre, que mejor rescata y reinterpreta para las nuevas generaciones, la tradición de los héroes que no solo batallan en las historietas y el cine, sino también en la vida real y lo hacen todos los domingos, esos que como dice la canción de Botellita de Jerez “…Son los chidos”…Solar y Super Astrooooooo!!!!!