Contacto

Selva trágica: leyenda y choque de mundos en medio de la selva

selva tragica 3

Cine Mexicano

Selva trágica: leyenda y choque de mundos en medio de la selva

Luego de su paso por Venecia, su protagonista Indira Andrewin habla de la nueva película de Yulene Olaizola que hoy llega a Netflix y pantallas cinematográficas.

 

El lugar: la espesa selva de Quintana Roo que hace frontera con Belice. El tiempo: hace 100 años cuando la industria del chicle estaba en sus inicios y obligaba a los trabajadores a internarse en el bosque tropical durante meses. Los personajes: un grupo de hombres mexicanos, así como mayas y beliceños que confluyen en su trayecto por buscar y extraer el chicle. Una mujer beliceña que, en su huida ante el matrimonio forzado, se encuentra perdida en la densidad de la naturaleza. La leyenda: Xtabay, una mujer maya que recorre y protege la selva, o que puede ser, la selva misma.   Estos son algunos de los elementos que alimentan el relato de Selva Trágica, la más reciente película de la directora mexicana Yulene Olaizola, que tras su paso por el Festival de Venecia en 2020, llega a salas cinematográficas y también a Netflix.

selva tragica2

Cuatro años de trabajo, un intenso rodaje de 7 semanas en medio de la selva y el trabajo de edición y post producción fueron el camino para Selva Trágica, un filme en el que los géneros que van desde la acción, el suspenso, el western y hasta lo fantástico coquetean entre ellos para contar la historia de Agnes (Indira Rubie Andrewin) en su encuentro con un grupo de hombres, el cual se ve trastocado de diferentes maneras tras su llegada resaltando la venganza, el deseo y, por su puesto, la tragedia alrededor del misticismo de la selva que se convierte en un personaje más de esta historia, que retoma la leyenda de Xtabay.

“Xtabay es una leyenda maya que se cuenta en Belice y en Yucatán, en México, así que por haber crecido en Belice nosotros siempre escuchamos sobre ella y es algo muy común escuchar que nuestros abuelos y los mayores también hablaban de ella, así que crecí con ella como algo familiar; de niño tienes miedo de ella porque es algo como muy real, pero era algo muy familiar, así que hacer este personaje en la película fue algo que me generó una gran conexión porque es algo con lo que crecí y era contar algo de Belice, además tengo que entendido que mi tatarabuelo fue un chiclero así que me sentí muy conectada con el personaje”, destacó en entrevista, la joven y debutante actriz, Indira Adrewin.

Y es que en Selva Trágica, el mito se confunde con la realidad, se vuelve parte de ella, se vive entre lo tupido de los árboles, la humedad del aire y el sonido de los animales e insectos. La ingenuidad de sus personajes se va transformando al vislumbrar el choque de lo masculino –todo un grupo de trabajadores chicleros que por largos periodos están inmersos en la selva- y lo femenino con la avasalladora presencia de Agnes.

Los encuentros entre el relato en maya, los diálogos en español y el idioma inglés nativo de la beliceña Agnes (no olvidemos que Belice fue una colonia británica hasta los años 70), abonan a la incertidumbre de lo que cada uno vive y siente en esa selva en la que también se despierta el ímpetu de no ser sobajado, pero también el deseo por lo carnal.

El filme cuenta con las participación de actores profesionales como Gabino Rodríguez, o Eligio Meléndez, así como actores naturales mayas como Antonio y Mariano Tun Xool, además de la revelación de la propia Indira Andrewin, quien inicia su carrera como actriz en esta película, luego de un exhaustivo casting y una preparación que fue más orgánica y fluida, gracias a que ella es nativa de la selva.

“La preparación fue algo muy práctico, nunca nos metimos como a intensos entrenamientos para la película, porque creo que los personajes que Yulene eligió eran de pronto muy parecidos a aquellos que los interpretaban. Para mí en lo personal, Agnes es muy tranquila y calmada y eso es algo que yo tengo así que no sentí que tenía que hacer mucho, a pesar de que sí había muchas emociones con las que tuve que trabajar, y es muy interesante porque conforme la película avanza puedes ver como ella se vuelve más dominante, toma control y creo que eso muestra algo muy natural de cuando estás alrededor de muchos hombres, más en la selva”, señaló la joven.

El suspenso es parte predominante de esta historia, tanto como el misterio que se revela, si se quiere entenderlo así, con la figura de Xtabay y la predominancia de lo natural, de lo que es la naturaleza para nosotros, tal y como lo explicó Indira.

“Hay muchas interpretaciones sobre la historia de Xtabay, en Belice es como de pronto pensar en esta mujer malvada de la que te tienes que esconder pero hay otras historias que son las que yo relaciono más con esta película, en ellas, Xtabay es una protectora, es más bien una con la selva y siento que eso va mucho más con lo que Selva Trágica dice: ella es parte de la naturaleza, de esta selva y que la protege, y cualquiera que venga y quiera lastimar esa naturaleza pagará las consecuencias, así que representa toda esta energía femenina, protectora con la naturaleza”, destacó la actriz.

selva tragica1

Selva Trágica se inspiró libremente en el libro “Caribal, Infierno Verde” de Rafael Bernal, con el guion realizado por Yulene Olaizola y Rubén Imáz, la producción de Pablo Zimbrón, el diseño de producción y dirección de arte de Luis Rojas Luino, y el vestuario de Samuel Conde, además del diseño sonoro de Miguel Enríquez, y de la mezcla de sonido -cortesía de Jaime Baksht y Michelle Couttolenc, recientes ganadores del Oscar-, además de la música de Alejandro Otaola y la fotografía de Sofía Oggioni.

 

Sobre Indira y su llegada a Selva Trágica.

En medio de la selva de Punta Gorda, Belice, Indira platica con alegría y soltura, teniendo un árbol de papaya a sus espaldas y espantando a los mosquitos con su sonrisa, sintiéndose en calma dentro de ese espacio suyo que es la selva, donde creció y donde encuentra paz que en la ciudad no logra hallar. Con ese carisma, la joven cuenta que nunca imaginó ser parte de una película pues, luego de terminar sus estudios, puso un pequeño spa en su pueblo y decidió viajar cuando su madre vio una publicación en Facebook en donde Yulene buscaba actrices con sus características. Luego de mandar fotos y asistir a los castings, Indira quedó seleccionada e inició el trabajo que la llevaría a estar en la alfombra roja de Venecia en medio de la pandemia del 2020.

“Fue muy divertido, muy loco porque es algo muy grande y yo realmente pensaba que no iba a ir a ningún lado porque llevaba muchos meses en casa y pensaba que nada iba a pasar ese año y de pronto Yulene me mensajeó para decirme que la película iba a estrenarse allá y que quería que fuéramos, así que tuve que juntar todo para poder salir del país, y fue muchísimo; ir a México, para tener mi visa pero cuando estuve allá, fue muy extraño porque nunca había experimentado algo así. Cuando llegué a Venecia mucha gente se me acercaba y quería tomarse fotos y que les diera mi autógrafo y pensaba que estaba muy loco, muy bien, tuve mucha atención, me sentí vista y fue un gran momento”, relató contenta, que tras la experiencia buscará crecer en la actuación.

“Cuando fui a la alfombra roja me sentí muy bien porque no sabía que la gente de Belice lo estaba viendo y mucha gente lo posteó y al final me sentí muy feliz de tomar una parte de mi país y representarla de alguna forma en esa alfombra roja.   Y sí, quiero seguir haciendo películas, pero sé que toma mucho trabajo y es una industria muy competitiva pero ahora estoy trabajando en mi negocio, que quede establecido y luego seguir el sueño de seguir como actriz”, concluyó.

 

 

 

 

 

 

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de Cine Mexicano

Top