Contacto

Santo y Blue Demon en el Mundo de los Muertos, la fe y el cine de luchadores

8B617841-6AF6-45DE-B8AD-5BC091791B96
Portada original de Julian Van Bores

Cine

Santo y Blue Demon en el Mundo de los Muertos, la fe y el cine de luchadores

Bien decía la canción de Botellita de Jerez “Hay hombres que luchan un día y son buenos, hay hombres que luchan un año y son mejores, hay quienes luchan muchos años y son muy buenos, pero los hay que luchan todos los domingos, esos son los chidos” y el máximo representante de todos ellos, Rodolfo Guzmán Huerta “El Enmascarado de Plata”, se lanzó en plancha desde el cuadrilátero para conquistar el cine y las historietas -o cómics cómo quieran llamarles-, aplicando “la de a caballo” -llave que hizo suya, pero que fue creada por Gori Guerrero- y usando mallas, capa y un convertible Valiant Plymouth. Sin embargo, por encima de todo eso hubo algo que terminó por redondear el concepto del personaje, haciendo que se arraigará en lo más profundo de la cultura popular mexicana, despertando en el público más que el simple gusto. Y es que desde su nombre mismo ya era una peculiar interpretación de la fe, “El Santo” un luchador y aventurero, al que así cómo se le podía ver en la pantalla grande o la televisión, derrotando criaturas malignas y usando hasta la llave de cruz del auto como símbolo religioso, también se le veía postrarse ante un altar de la Virgen de Guadalupe antes de subir al ring para enfrentar a los más rudísimos rivales. Las connotaciones religiosas son inherentes, pero hay una película en la que alcanzan los más disparatados niveles. Nos referimos a Santo y Blue Demon en el Mundo de los Muertos, que fue dirigida por Gilberto Martinez Solares y vaya que es una curiosidad.

57BAD8D5-8279-41BE-99AF-8D3D8BC5A04D

La historia escrita por Rafael García Travesi y Jesús Sotomayor Martínez, transcurre a dos tiempos, el México Colonial de 1676 y el de los pasados años 70s. De entrada vemos como el que es conocido como el Caballero Plateado, asiste a la ejecución de una bruja de cuya captura es responsable, en un macabro evento presidido por los altos representantes de la Santa Inquisición. Así es, nada más extravagante que ver al antepasado del legendario Santo, vestido como para representación teatral de Don Juan Tenorio, con capa, botas, florete y por supuesto su respectiva máscara. Pero lo más llamativo e interesante, es la abierta militancia del héroe dentro de las filas de una de las instituciones  más oscuras y polémicas de la iglesia católica, algo que según la trama, también hacia el Caballero Azul, hasta que por desgracia se dejó seducir por el lado del mal, pasándose  a las huestes infernales. Lo primero sin duda es el claro reflejo de una visión religiosa conservadora, y lo segundo una muy adecuada forma de aprovechar la naturaleza del personaje de Blue Demon, vistiéndole como el paladín caído en desgracia, lo que además funciona como una especie de crossover, y sin saberlo, colocó la película como una pieza clave en la consolidación de lo que hoy se denominaría como un universo expandido, solo que para el cine de luchadores  hace casi cincuenta años, tomen eso DC y Marvel.

C148CFF8-56B3-414D-9209-E9422713417F

A lo anterior hay que agregar un juego dramático que sirve bien para acentuar las conexiones entre pasado y presente, pues los actores -entre ellos Pilar Pellicer, Carlos León y Guillermo Álvarez Bianchi–  llevan un doble papel, interpretando tanto a los implicados en la mencionada ejecución, como a sus descendientes que serán alcanzados por la maldición de la vengativa servidora del demonio. Es de ahí que parte todo el conflicto, pues el Enmascarado de Plata de la actualidad, hará hasta lo imposible por salvar a su chica y a él mismo, de tan terrible sentencia. Por ello le veremos enfrentando los peligrosos ataques de los enviados del infierno -incluyendo a su viejo aliado el Demonio Azul- tanto abajo como arriba del ring, en una serie de secuencias con coreografías repetitivas y descuidadas, e incluso  ser apuñalado en el pecho durante una función de lucha libre, lo que por cierto dio pie para que se incluyera en el metraje, material de archivo de una operación a corazón abierto real, dotándole así de un tono choqueante muy cercano al gore. Por supuesto los objetos sagrados son una presencia constante y de nueva cuenta se convierten en armas letales, como en la escena en que para ahuyentar a los enviados de la bruja, el  protagonista  toma una cruz de madera que cuelga decorando la pared, amén de que el sacerdote descendiente de uno de los inquisidores se convierte en su más cercano colaborador durante la aventura que le llevará a internarse en el mundo de los muertos, en una especie de versión pesadillezca y disparatada de las visiones del inframundo de la película Macario. Es ahí en donde, cuando todo parece perdido, recibirá la ayuda de Blue Demon, quien de esta forma encuentra la redención y salva su alma.

0F2EA533-E107-4EA3-8679-937A9F005B0D

Es cierto que las incongruencias están a la orden del día, así como una serie de clichés y lugares comunes propios  del cine de luchadores, pero es de llamar la atención como al acomodar todo dentro de una trama de aventuras con aspiraciones de terror y un contexto religioso -que por otro lado es más que adecuado para la trama-, redunda de forma involuntaria en un discurso envagelizador recalcitrante, que al mismo tiempo redimensiona al Santo y a Blue Demon, enriqueciendo sus roles acostumbrados dentro de una obra de insólito sincretismo.

3B07B9D4-3898-42D4-B491-13097A184959

*Texto publicado originalmente en la revista Empire Mx

  • 57BAD8D5-8279-41BE-99AF-8D3D8BC5A04D
  • 7F0A222C-AEB4-4322-AC07-E4A60C356EBD
  • 49B15038-00CF-4E07-812B-F62A0BE50150
  • 20E57F1E-67B6-4886-9E4B-089F2EB7BC58
  • 232FA8C6-72EE-4977-B162-47EE89907C37
  • 3B07B9D4-3898-42D4-B491-13097A184959
  • C148CFF8-56B3-414D-9209-E9422713417F
  • 0F2EA533-E107-4EA3-8679-937A9F005B0D
  • 8B617841-6AF6-45DE-B8AD-5BC091791B96
  • 57BAD8D5-8279-41BE-99AF-8D3D8BC5A04D
  • 7F0A222C-AEB4-4322-AC07-E4A60C356EBD
  • 49B15038-00CF-4E07-812B-F62A0BE50150
  • 20E57F1E-67B6-4886-9E4B-089F2EB7BC58
  • 232FA8C6-72EE-4977-B162-47EE89907C37
  • 3B07B9D4-3898-42D4-B491-13097A184959
  • C148CFF8-56B3-414D-9209-E9422713417F
  • 0F2EA533-E107-4EA3-8679-937A9F005B0D
  • 8B617841-6AF6-45DE-B8AD-5BC091791B96

Crítico de cine y analista de cómics. Ha sido editor en publicaciones como Cine Fantástico y Stage One. Ha colaborado en las revistas Chilango, Cine Premiere y Marvin, el periódico El Nuevo Mexicano, así como en programas para Telehit y Canal 22. Actualmente escribe en Revista Empire, Playboy y Time Out Mx, el sitio además de participar hablando de cine en Telehit. Es codirector de YouRockey en Web y YouTube.

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de Cine

Top