Síguenos :)

Review Cómics

X-Men House of M, el principio del fin

Publicado

en

 

DE QUÉ VA:
Wanda, conocida como Scarlet Witch, llega a la nación de Genosha, en dónde su padre Magneto, el profesor Xavier y un puñado de mutantes sobrevivientes del ataque de Cassandra Nova y su flota de centinelas, intentan reconstruir el lugar. Por desgracia, Wanda tiene una personalidad inestable, lo que aunado a su capacidad de alterar la realidad, la convierte no solo en una de las mutantes más poderosas, sino en una de las más peligrosas. Este hecho intenta ser controlado por un proceso de rehabilitación psíquica que Xavier y el Dr. Strange llevan a cabo en la desequilibrada chica, que sumida en sus alucinaciones constantemente transforma la realidad. Tal situación se complica aún más con la llegada de los X- men y los Avengers, que están dispuestos a todo con tal de poner remedio a la situación. Los dos grupos vienen dispuestos a matar a Wanda si es necesario, pero no la encuentran por ningún lado. De repente, el mundo se desvanece, queda en blanco, House of M ha nacido.

COMENTARIO:
Escrito por Brian Michael Bendis, uno de los guionistas más destacados de la última década, este evento Marvel que tuvo una línea central de ocho números, -además de distintos especiales y líneas alternas-, se convirtió en una referencia obligada para entender la realidad X-Men de principios de siglo. Fue a partir de aquí que el mundo mutante se vio trastocado por primera vez de una forma brutal. La realidad deformada por la magia de Scarlet Witch, quien decide darse y darle a sus ex amigos y compañeros, la vida que siempre habían deseado, se convirtió en el pretexto ideal para exponer sin reparos, aspectos de sus personalidades pocas veces vistos. Tal es el caso de Magneto -por fin convertido en el amo y señor de una sociedad plagada de mutantes-, Ms. Marvel –venerada como el mayor superhéroe del planeta-, Cyclops y Emma Frost –ahora una pareja felizmente casada- e incluso el célebre Spider-Man, quien disfruta siendo una celebridad y un hombre de familia. Sin duda fue un premisa por demás prometedora, que aunque no escapó a los convencionalismos del género y resultó un tanto tibia en su desarrollo, dando muchas cosas por entendido y logrando apenas cierta profundidad -en mucho debido a su corta duración-; funcionó muy bien cómo entretenimiento, construyendo diálogos envolventes y encontrando momentos más que interesantes. En el apartado visual, Oliver Coipel hace un excelente trabajo, potente y detallado. Por supuesto destacan las espectaculares portadas del siempre hábil y preciso, Esad Ribic.

Patrocinador
Comentarios

Destacados