Connect with us

Review: Señor Chocolate

Published

on

El racismo ha sido una mancha difícil de borrar en la historia de la humanidad. Estaría de más repasar todos los crímenes derivados de algunas libertades que se han tomado los gobiernos al permitir ciertas acciones de las “mayorías” o justificándose ellos mismos para organizar exterminios masivos, o escuchar los discursos de personajes como Donald Trump. A pesar de esto, intermitentemente aparecen personajes que nos recuerdan con sus historias, que las actitudes hacia las minorías van mal encaminadas y son llamadas de atención para cambiar las cosas. Señor Chocolate, filme de Roschdy Zem recupera una de estas historias, desconocida para buena parte de la gente occidental a pesar de tener cierta relación con ella.

A finales del siglo XVIII, Rafael Padilla (Omar Sy) logró salir de Cuba un poco antes de la guerra por la independencia de su país. Llegó a Francia por azares del destino y tras trabajar en diferentes lugares encontró en el circo la forma de ganase la vida que más le gustaba: encarnando a un aborígen caníbal africano. Realizaba este acto, rodeado de comentarios racistas hasta que un payaso y acróbata de nombre George Footit (James Thiérrée) le propuso hacer un dúo, bautizándolo además, como Señor Chocolate. La rutina que montaron ambos dio resultado y pronto su fama se expandió por todo Francia, hasta llevarlos a la capital.

https://youtu.be/e6jHM1kudZI

Sin embargo, la fama, el dinero y un entorno racista, pueden provocar más problemas de lo que son capaces de resolver, por lo cual el Señor Chocolate tendrá que enfrentar diferentes obstáculos, en donde su principal enemigo podría ser él mismo.

Ambientada hábilmente en la Francia de principios de siglo pasado, esta biopic retoma el trabajo de una pareja que revolucionaría el mundo del circo y del espectáculo, y sin embargo, el racismo, el cual es una constante (acaso un retrato fiel de la sociedad francesa de ese momento), y otros vicios humanos, se encargaron de hacer de este personaje un simple destello en la historia del espectáculo.

El guión está bien estructurado, pues sin dar rodeos nos plantea en el momento en que descubren al Señor Chocolate, no tarda en explicarnos la historia de cada personaje, de hecho son mínimos los momentos en que podemos saber sobre el pasado del protagonista (y sin embago, son efectivos). A pesar de esto, la manera en que se cuenta experimenta muy poco con las fórmulas establecidas para este género, lo cual la hace caminar, pero sin llegar a ser extraordinaria.

Las actuaciones son otro punto interesante de la cinta, los dos personajes principales son contrastantes entre sí pero a la vez complementarios, por un lado Omar Sy, encarnando al Señor Chocolate lo va matizando conforme avanza la historia, en un principio se muestra desenfadado y gracioso, en la segunda parte del filme, cuando toma consciencia del entorno que lo rodea, su interpretación le exige mayor seriedad a la cual responde acertadamente. Por otro lado, su compañero Footit, se muestra en casi todo momento serio, sin embargo, en sus espaldas carga otro de los puntos de discriminación con una homosexualidad más sugerida que aceptada (al final la historia no gira sobre él, no se profundiza al respecto, lo cual es otro acierto para no desviar la atención del personaje central).

La ambientación y vestuarios son un punto que juega para la historia, pues se logra transportar a la época en que sucedieron los hechos.

Señor Chocolate es una cinta bien estructurada y bien actuada, retoma una temática que nunca ha sido borrada del ADN humano, para mostrarnos que probablemente no hemos cambiado mucho en el aspecto de la discrimación y el racismo un siglo después. Es una historia que retoma una anécdota digna de ser (re)conocida, como un puntito más en la lucha por la igualdad de las personas.

Advertisement
Comments

Reviews Series

True Detective: “The Great War and Modern Memory, Kiss Me Tomorrow Goodbye“

Publicado

on

True Detective

Temporada 3

Episodio 1

True Detective regresa más fuerte que nunca.

 

El episodio fue dirigido por Jeremy Saulnier y escrito por el creador de la serie Nic Pizzolatto, la serie prometió que volvería de nuevo a ser la serie de lo que fue en su primera temporada. Y no solo el misterio central es increíble, sino también la repentina desaparición de dos niños en 1980, además que es muy convincente. Los protagonistas, los detectives Wayne Hays y Roland West, cuya investigación solo aumenta la tensión. Parte de eso se debe a que sus historias se cuentan de manera no secuencial, comenzando en una oficina de Arkansas en 1990, donde llamaron a Hays para hablar sobre el caso que aún no ha sido resuelto.

Para los fans que querían ver exactamente lo que les gustaba de la primera temporada de nuevo, la nueva historia será suficiente. Sin duda, es una mejora de la segunda. Pero lo que Nic Pizzolatto olvida es que la segunda temporada no fue tan mala porque contó una historia diferente; Fue malo porque era aburrido y pretenciosa.

La tercera temporada arregló algo de eso, al menos estos dos primeros episodios. No es que la actuación no sea buena o el misterio no sea interesante. Pero todo se siente un poco cansado y a veces forzado, un recordatorio de lo que aprendimos en la segunda temporada: no puedes recrear un fenómeno, no importa cuánto lo intentes. 

El verdadero cambio es que, a pesar de que Mahershala Ali da una actuación buena como Wayne Hays, tiene un socio, Roland West, esta versión de “Detective” es realmente una serie digna de un Emmy. El salto del tiempo muestra a Hays como un anciano en el 2015, relatando la historia de su caso más grande a una documentalista, mientras lucha contra la demencia. Luego vemos el pasado a través de sus recuerdos, y su yo más joven a veces reacciona o dice cosas que está experimentando en el futuro. 

Las otras dos líneas del tiempo presentadas son 1990 y 1980. En 1980, dos niños, Will y Julie Purcell  desaparecen después de salir de su casa en un intento de ir al otro vecindario para visitar a un amigo en bicicleta, y Hays y West investigan. En 1990, quienquiera que haya sido condenado por cualquier delito relacionado con los niños (no está claro en este momento quién puede ser) está tratando de enterrar su caso, y le llaman a Hays para que realice una declaración. 

Como recuerda Hays, el crimen se cometió el día en que murió Steve McQueen. Will y Julie le preguntan a su padre Tom si pueden ir a ver a su amigo y a su nuevo perro. Él les dice que regresen en una hora y media, y se van, pasan por casas de sus vecinos, un hombre espeluznante con un go-kart y un grupo de adolescentes en un Volkswagen Beetle morado. 

En fin, el primer episodio se revela a los escasos minutos de concluir que el niño fue encontrado muerto con un misterioso juguete de trapo y en la última toma se revela que Julie sigue viva.

El segundo episodio pasa demasiado tiempo en recorrer la misma trama. En 1980, encontraron el cuerpo de Will, el cual incrementa la duda en la investigación, con el FBI en camino. Obtienen una buena pista, con la ayuda de Amelia: un niño de su escuela ha visto ese juguete antes. El niño dice que alguien los había regalado hace una semana en Halloween, y Julie recibió uno, pero no recuerda en que parte la recibió o como.

Hays y West quieren buscar en todas las casas del mapa que les dibujó el niño. El fiscal Greg Larsen declina la idea, temiendo que eso enoja a mucha gente y afecte su carrera politica. En cambio, le dice a la gente que Julie puede haber conocido a su secuestrador en Halloween y publica el mapa. Los detectives toman una misión secundaria para golpear a un pedófilo, pero él no sabía nada de Julie. Finalmente, son llamados de regreso a la casa de los Purcell, donde una nota escrita en letras recortadas dice que Julie está bien y que deberían dejar de buscarla. 

En 1990, Hays está desesperado por saber más sobre Julie, pero no hay mucho que saber. Nadie la está investigando, porque los policías locales están enfocados en el robo. El libro de Amelia está a punto de salir, aunque quizás se demore después de que Hays le diga que Julie está viva. 

El segundo episodio acabá de una extraña manera, pero repito lo mejor de está temporada es que ya hay una buena historia y se conecta directamente con los eventos de la primera temporada, destacando a Mahershala Ali en la actuación, además tenemos a un Ray Fisher que está tratando de dejar la estampa de Cyborg y moverse a otros proyectos.

True Detective aprovecha al máximo su nueva historia, su tono, su alrededor y sus actores para demostrar que con un poco de ganas al guión, se logran grandes cosas.

Calificación: 5/5

Continúa leyendo