Connect with us

Review: Queridas Hermanas

Published

on

A finales del siglo XVIII, en la era donde imprimir un libro era cuestión de meses o años, donde la nobleza a pesar de gozar de un apellido de renombre carecía de solvencia económica, se desarrolla esta historia en donde la solución a estos problemas, la tenían los matrimonios por conveniencia así es como Caroline (Hannah Herzsprung) se casó con Friedrich Wilhelm. Y ahora el turno es para su hermana Charlotte (Henriette Confurius) con quien tiene un amor incondicional y han jurado que todo lo compartirían, y que nunca se separarían. Sin embargo Charlotte no busca un marido con gran fortuna, se enamora del joven y escritor sin dinero el alemán Friedrich Schiller (Florian Stetter). La amistad entre las dos hermanas y el escritor se torna a amor y han jurado compartir el deseo, la pasión y el amor. Gracias al futuro prometedor que tiene el escritor, la madre de las hermanas da consentimiento del matrimonio con Charlotte.

Por fortuna al casarse con Friedrich ahora ya un escritor de renombre y con fama por todo Francia, las promesas de permanecer juntos son palpables, el nacimiento de un liberalismo romántico los hace feliz, pero pronto el idilio de amor se convierte en problemas y Caroline tendrá que regresar con el esposo que tanto aborrece, dejándose de ver por años. La tensión crece pero la pasión no ha sido olvidada y cada casual encuentro entre el escritor y Caroline dejará lastimado el amor entre hermanas.

No podemos negar que el trabajo de vestuario y fotografía está bien realizado, por tanto sobresalen mucho más que las actuaciones y la historia que al principio mediante una voz en off es narrada, por lo que la hace confusa y no encuentras el camino de la cinta.

Por poco más de dos horas el director Dominik Graf describe el triángulo amoroso del cual fue parte el escritor Friedrich Schiller dejando en segundo plano su trayectoria, quedando claro que el director quería abarcar tantas facetas de la misma que no concluye ninguna, entre ellas destacan el avance de la imprenta, Schiller soñaba que todo mundo tuviera acceso a los libros, o la oportunidad de sacar novelas por episodios e incluso una revista mensual.

Nunca está de más ver una producción extranjera, sin embargo esto no es de lo mejor que hemos visto , por lo que no es lo más recomendable de la cartelera.

Advertisement
Comments

Reviews Cine

FYRE: la estafa más grande en los últimos años

Publicado

on

El documental de Netflix Fyre: the greatest party that never happened nos cuenta la historia de un magno evento en donde un empresario desfalcó a miles de personas prometiéndoles una fabulosa experiencia en las Bahamas.

En este documental se entrevista a muchos implicados como empleados, cercanos, clientes e influencers que cuentan como Billy McFarland era un personaje que solo buscaba tener un status social abusando de otros de manera laboral-creativa, creando un festival musical lleno de celebridades en donde la gente podría convivir con estas.

Entre los beneficios que incluía tu acceso a dicha fiesta se encontraban alojamientos en villas de lujo en una isla privada en Bahamas, desplazamientos en avión privado, brunch en yates con modelos de la talla de Bella Hadid, Kendall Jenner y Emily Ratajkowski, así como tres días de conciertos en donde se presentarían Blink 182, Major Lazer, Disclosure entre otros.

Los organizadores de Fyre Festival, Billy McFarland y el rapero Ja Rule, hicieron creer a sus asistentes el año pasado que iban a vivir una experiencia de lujo con supermodelos en yates, conciertos, glamping, comida y alcohol pero ya llegada la fecha del evento, solo una tercera parte de la gente pudo aterrizar en las Bahamas para asistir al festival y al llegar, no tenían lugar para quedarse, ni comida ni bebida y obviamente no había supermodelos.

La terrible estafa llegó a redes sociales y la gente comenzó a hacer ruido y exigir que se regresara el dinero a los afectados, incluyendo gente que vivía cerca de la isla, pues muchos trabajaron en montaje de los campings sin recibir un centavo.

Hoy McFarland está sentenciado a seis años de prisión por estafador.

Continúa leyendo