Connect with us

Review: ¿Qué culpa tiene el niño?

Published

on

La nueva cinta de Gustavo Loza, ¿Qué Culpa Tiene el Niño?, confirma algo que se ha venido marcando en sus cintas, cada vez gira más a la derecha en su discurso y cada vez pierde más la gracia y logra que todo se note forzado, fuera de sitio y se convierta en una tortura para el espectador, mostrando un producto lleno de clichés, aburrido e incapaz de conectar con el espectador.

Un mes después de que fue a una boda y perdió el control a causa del alcohol consumido, Maru se descubre embarazada. Tras buscar a la persona con la que recuerda paso la noche ese día, decide seguir adelante con sus planes de abortar pero la insistencia de él y la reacción de sus padres le hacen tener al bebé. Mientras tanto comienza a conocer al chico con el que tuvo la noche de pasión, descubriendo que el amor no conoce de clases sociales ni estudios.

Aclararé algo, la cinta es mala por si sóla, sin importar su moralina derechista. Es mala porque todo en ella es malo, porque el guión no sorprende en nada, se roba la idea de la cinta El Inocente (González 1955) protagonizada por Pedro Infante y Silvia Pinal; sus actores se dedican a copiarse a sí mismos y repetir ya sus cliches interpretativos hasta el cansancio; porque la dirección es tan rutinaria que no hace uno se interese por lo que pasa en pantalla. Es mala porque carece de ritmo, porque parece por momentos un capítulo de La Rosa de Guadalupe (y de los malos, imagínense), porque representa un México irreal con personas irreales. No digo no tendrá su público, sin duda aquellos que aman cintas como Malaventura (Lipkies 2013) o Casi Treinta (Sugich 2013) podrán reírse y sentir están ante una obra maestra, pero el grueso de los espectadores sentirá los están estafando con algo ya han visto en infinidad de películas o programas de televisión.

La cinta es protagonizada por Karla Souza quien parece encasillarse en su papel de Bárbara de Nosotros los Nobles (Alazraki 2013), la niña de clase media alta que es un cliché absoluto y que no deja de serlo en ningún momento. Como su pareja en la cinta se encuentra Ricardo Abarca, la estrella de la telenovela Cumbia Ninjas (si, a pesar de lo que digan de ella es una mala telenovela). En papeles secundarios tenemos a Jesús Ochoa y Mara Escalante, por mucho lo mejor de este bodrío. Ah, y también sale Mauricio Barrientos, “El Diablito” (si no les dice nada el nombre siéntanse afortunados). Hasta Gerardo Taracena esta desperdiciado en esto.

Los intentos de chistes parecen sacados de los peores videohomes mexicanos, repetitivos, conocidos ya hasta el cansancio. Todos metidos en una licuadora para intentar mezclarlos de tal forma que alguno funcione y cause risa, lo que no ocurre. Y mucho de ello no es por culpa de los actores quienes se ve sólo están siguiendo las instrucciones de un director que no logra transmitir nada. Si a eso le sumamos una historia que coquetea con la derecha y su discurso provida, de que no importa nada sólo la salud de los niños no nacidos y que crezcan con un padre y una madre… bueno… en verdad algo para salir corriendo.

¿Qué Culpa Tiene el Niño? se perfila como una de las peores comedias mexicanas del año, hecha para complacer a un público nada exigente y condenada a ser una obra maestra de las cintas que pasan en los largos viajes de autobús. De lo peor que el cine comercial estrenará este año y que junto a Los Muertos (Mohar Volkow 2014) se perfila como de lo peor del año. Y sí… alguien explique qué culpa tiene el espectador para ver esto.

Advertisement
Comments

Reviews Series

True Detective: “The Great War and Modern Memory, Kiss Me Tomorrow Goodbye“

Publicado

on

True Detective

Temporada 3

Episodio 1

True Detective regresa más fuerte que nunca.

 

El episodio fue dirigido por Jeremy Saulnier y escrito por el creador de la serie Nic Pizzolatto, la serie prometió que volvería de nuevo a ser la serie de lo que fue en su primera temporada. Y no solo el misterio central es increíble, sino también la repentina desaparición de dos niños en 1980, además que es muy convincente. Los protagonistas, los detectives Wayne Hays y Roland West, cuya investigación solo aumenta la tensión. Parte de eso se debe a que sus historias se cuentan de manera no secuencial, comenzando en una oficina de Arkansas en 1990, donde llamaron a Hays para hablar sobre el caso que aún no ha sido resuelto.

Para los fans que querían ver exactamente lo que les gustaba de la primera temporada de nuevo, la nueva historia será suficiente. Sin duda, es una mejora de la segunda. Pero lo que Nic Pizzolatto olvida es que la segunda temporada no fue tan mala porque contó una historia diferente; Fue malo porque era aburrido y pretenciosa.

La tercera temporada arregló algo de eso, al menos estos dos primeros episodios. No es que la actuación no sea buena o el misterio no sea interesante. Pero todo se siente un poco cansado y a veces forzado, un recordatorio de lo que aprendimos en la segunda temporada: no puedes recrear un fenómeno, no importa cuánto lo intentes. 

El verdadero cambio es que, a pesar de que Mahershala Ali da una actuación buena como Wayne Hays, tiene un socio, Roland West, esta versión de “Detective” es realmente una serie digna de un Emmy. El salto del tiempo muestra a Hays como un anciano en el 2015, relatando la historia de su caso más grande a una documentalista, mientras lucha contra la demencia. Luego vemos el pasado a través de sus recuerdos, y su yo más joven a veces reacciona o dice cosas que está experimentando en el futuro. 

Las otras dos líneas del tiempo presentadas son 1990 y 1980. En 1980, dos niños, Will y Julie Purcell  desaparecen después de salir de su casa en un intento de ir al otro vecindario para visitar a un amigo en bicicleta, y Hays y West investigan. En 1990, quienquiera que haya sido condenado por cualquier delito relacionado con los niños (no está claro en este momento quién puede ser) está tratando de enterrar su caso, y le llaman a Hays para que realice una declaración. 

Como recuerda Hays, el crimen se cometió el día en que murió Steve McQueen. Will y Julie le preguntan a su padre Tom si pueden ir a ver a su amigo y a su nuevo perro. Él les dice que regresen en una hora y media, y se van, pasan por casas de sus vecinos, un hombre espeluznante con un go-kart y un grupo de adolescentes en un Volkswagen Beetle morado. 

En fin, el primer episodio se revela a los escasos minutos de concluir que el niño fue encontrado muerto con un misterioso juguete de trapo y en la última toma se revela que Julie sigue viva.

El segundo episodio pasa demasiado tiempo en recorrer la misma trama. En 1980, encontraron el cuerpo de Will, el cual incrementa la duda en la investigación, con el FBI en camino. Obtienen una buena pista, con la ayuda de Amelia: un niño de su escuela ha visto ese juguete antes. El niño dice que alguien los había regalado hace una semana en Halloween, y Julie recibió uno, pero no recuerda en que parte la recibió o como.

Hays y West quieren buscar en todas las casas del mapa que les dibujó el niño. El fiscal Greg Larsen declina la idea, temiendo que eso enoja a mucha gente y afecte su carrera politica. En cambio, le dice a la gente que Julie puede haber conocido a su secuestrador en Halloween y publica el mapa. Los detectives toman una misión secundaria para golpear a un pedófilo, pero él no sabía nada de Julie. Finalmente, son llamados de regreso a la casa de los Purcell, donde una nota escrita en letras recortadas dice que Julie está bien y que deberían dejar de buscarla. 

En 1990, Hays está desesperado por saber más sobre Julie, pero no hay mucho que saber. Nadie la está investigando, porque los policías locales están enfocados en el robo. El libro de Amelia está a punto de salir, aunque quizás se demore después de que Hays le diga que Julie está viva. 

El segundo episodio acabá de una extraña manera, pero repito lo mejor de está temporada es que ya hay una buena historia y se conecta directamente con los eventos de la primera temporada, destacando a Mahershala Ali en la actuación, además tenemos a un Ray Fisher que está tratando de dejar la estampa de Cyborg y moverse a otros proyectos.

True Detective aprovecha al máximo su nueva historia, su tono, su alrededor y sus actores para demostrar que con un poco de ganas al guión, se logran grandes cosas.

Calificación: 5/5

Continúa leyendo