Connect with us

Review: Pequeña gran vida

Publicado

el

El realizador Alexander Payne se acerca a la ciencia ficción para al fin poder dar forma a un viejo y ambicioso proyecto, con un presupuesto obviamente mayor, coescrito junto a su habitual colaborador Jim Taylor, pero que le permite retomar temas ya vistos en su filmografía, ahora en un tono y mirada diferente.

Unos científicos noruegos han descubierto la forma para reducir los cuerpos humanos a un tamaño mínimo, lo que generaría una menor explotación de los recursos naturales necesarios para vivir, y, por lo tanto, aumentaría la riqueza de quienes se decidan a reducirse, ya que ahora necesitarían muchos menos recursos para sobrevivir.

Ante tal situación, y siguiendo el ejemplo de una pareja de amigos, el matrimonio Safranek, conformado por Paul (Matt Damon) y Audrey (Kirsten Wiig), deciden reducirse para así poder llevar una mejor vida, a la que no pueden aspirar en el mundo de tamaño normal, pero un cambio de decisión de última hora dejará solo a Paul en un mundo al que le costará mucho trabajo adaptarse.

Con su habitual mirada irónica pero humanista, Payne da forma a un relato que parte de una ingeniosa premisa y que presenta una primera parte muy diferente a lo que ha mostrado en su cine anterior, todo en un tono de comedia y narrado de una manera astuta y original.

El relato presenta varios giros de tuerca en su avance, con el personaje de Damon intentando adaptarse a su nuevo estilo de vida, y presentando a dos nuevos personajes que permitirán que el relato no se estanque y abra nuevas líneas narrativas mucho más profundas. Uno interpretado por Christoph Waltz, un contrabandista centroeuropeo que vive a todo lujo y uno más a cargo de Hong Chau, una activista vietnamita reducida por la fuerza por el gobierno de su país y enviada en una caja de un televisor a los Estados Unidos, donde se dedica a limpiar las casas de los millonarios y que vive en una impensada periferia junto a una comunidad de inmigrantes.

Un nuevo giro de tuerca en el último acto del relato engrosa la historia y añade nuevos tópicos, los cuales son abordados de manera cuidados e inteligente por Payne, donde vuelven a aparecer los científicos noruegos para dar cierre a una película ambiciosa en su contenido y en su forma, crítica y propositiva, imperfecta e ingeniosa.

Continuar...
Advertisement
Cargar Comentarios

Cine

EL DERVICHE Y LA MUERTE, CUESTIONAMIENTOS SOBRE LA NATURALEZA HUMANA

Publicado

el

“A tí te parece que es la muerte, pero es el nacimiento. La tumba te parece una mazmorra, pero el alma se ha vuelto libre.”

Desde hace varios siglos, la tierra de los Balcanes es caldo de cultivo de marcados contrastes socio-políticos y de la polarización ideológica gestada en los últimos 20 años. Considerada una de las obras maestras de la literatura serbia, “El derviche y la muerte” (editada por Sexto Piso) de Meša Selimovič es una profunda viviseccion de la naturaleza humana. Realizada en un formato de meganovela, el texto de Selimovič cuestiona la moral de un hombre sometido por su fé religiosa, vocación que sostiene de manera estoica ante la tentación de lo mundano. La tranquilidad de este peculiar monje se desmorona, cuando se ve envuelto en un dostoievskiano embrollo, ocasionado por los delitos de su hermano. Una recreación puntual de la Serbia dominada por el imperio otomano y la construcción de ambientes oscuros y opresivos (al estilo de Gogol en “Viy”), son el telón de fondo de este relato fascinante sobre una batalla entre un mundo onírico y una realidad angustiosa. Selimovič vislumbra el retrato de una sociedad diversa y un profundo discurso sobre la libertad y la tolerancia, a partir de un relato con una narrativa que parece lenta y pasmosa, pero que al mismo tiempo seduce al lectores con su riqueza poética. En tiempos revueltos “El derviche y la muerte” desvela cuán diversos somos y la necesidad de aceptar esas diferencias para sobrellevar el caos cotidiano. (más…)

Continuar...