Connect with us

Review: Luna de Miel

Published

on

Los hechos de las últimas semanas y sus respectivas reacciones nos dejan ver que la violencia hacia la mujer y el problema de los feminicidios ha dejado de ser un problema local de lugares como Cd Juárez o el Estado de México, invadiendo a todos los estratos sociales, no sólo en México, sino también en otras latitudes latinoamericanas. Razones pueden existir demasiadas y profundizar en el tema seguro nos llevaría a una investigación bastante amplia que excede a la crítica que haremos a continuación: Luna de Miel de Diego Cohen.

Isabel es una mujer recién casada que dedica la mayor parte de su tiempo libre a ejercitarse en la calle, en el lugar al que ha llegado con su esposo en los últimos días. Jorge, es un tipo solitario que ha heredado por parte de su familia una casa vieja cerca del lugar donde vive Isabel. Al verla parece enamorarse de ella, razón por la cual decidirá idear un plan para acercarse a ella.

Cuando por fin logra hacer contacto, decide ir más allá. Un buen día (o mal día) la secuestrará, obligándola a vivir en el encierro y a aceptarlo como su nuevo esposo a ser castigada, en caso de no querer obedecer, se desarrollará a partir de este momento una relación en donde sólo podrá salir vivo.

La cinta de Cohen, nos plantea un secuestro en donde se reflejará o planteará hasta dónde es capaz de llegar el ser humano para cumplir algún capricho o para mantener y someter a otra persona para que hacerlo cumplir su voluntad.

La historia presentada comienza por plantearnos a ambos personajes, a pesar de no contar con muchos diálogos, es fácil descifrar la psicología de cada uno de ellos: por un lado Jorge se muestra retraído y con problemas para socializar, todo lo contrario a Isabel, quien en todo momento se muestra abierta a interactuar con los demás. Los contrastes en este par de personajes, darán pie a que haya el choque buscado por el director en donde uno y otro intentarán someter al otro.

Después de este planteamiento, la historia da por completo un giro, asentándose en el encierro de una casa y en donde se dará paso a los momentos que buscará causar terror en el espectador; situación que inicia con mucho punch, pero, contrario a lo que podría esperarse, van bajando la intensidad en cuanto a violencia se refiere, para desembocar en un final que buscará ser una vuelta de tuerca pero que sólo logra sentirse forzado, rematando una trama que poco a poco se había ido diluyendo, ya que comienza a dar la impresión de que se cae en utilizar la violencia, sólo por utilizarla.

Aunado a esto, la cinta tiene otro elemento en contra: la música, la cual está presente casi en todo momento, pero que después de los primeros minutos comienza a volverse un elemento difícil de ignorar, que en la mayor parte del tiempo no aporta a la historia y que, por el contrario, la lleva arrastrando provocando en los espectadores cierta incomodidad.

Las actuaciones están bien desarrolladas, cada uno de los personajes, dentro de sus exigencias lleva a buenos términos su interpretación, aunque sin ser apabullantes. E el aspecto de los efectos, se nota la tendencia de que en el cine mexicano cada vez se va experimentando y se logra tener buenos resultados ante la cámara, las escenas en donde hay alguna mutilación o sangre lo demuestran.

Ahora bien, confrontando la cinta contra la realidad, es en donde viene el verdadero terror que puede causar, ya que puede considerarse que es un reflejo de la sociedad en la que estamos inmersos, y en ella se nos demuestra lo fácil que es privar a otra persona de su libertad, aquí es el caso específico de las mujeres (aunque no son las únicas) y todo lo que se puede hacer, desde un punto de vista “machista”, que aunque hacia el final es solucionado dándole un giro a la historia, sí nos deja ver el grado de violencia que puede utilizarse para someter a las personas.

Luna de miel es una cinta que presenta una trama con poco de terror, el cual conforme va avanzando se va diluyendo, pues lo que inicia con acciones impactantes, va disminuyendo en cuanto al grado de violencia, sin embargo, es cuando se la compara con la realidad que atravesamos los mexicanos (y latinoamericanos) en donde la cinta puede tener relevancia en el ámbito del terror, baste abrir un periódico de nota roja, para darnos cuenta de lo cercano (o superior) que se encuentra la realidad ante la violencia que veremos a cuadro.

Advertisement
Comments

Reviews Series

True Detective: “The Great War and Modern Memory, Kiss Me Tomorrow Goodbye“

Publicado

on

True Detective

Temporada 3

Episodio 1

True Detective regresa más fuerte que nunca.

 

El episodio fue dirigido por Jeremy Saulnier y escrito por el creador de la serie Nic Pizzolatto, la serie prometió que volvería de nuevo a ser la serie de lo que fue en su primera temporada. Y no solo el misterio central es increíble, sino también la repentina desaparición de dos niños en 1980, además que es muy convincente. Los protagonistas, los detectives Wayne Hays y Roland West, cuya investigación solo aumenta la tensión. Parte de eso se debe a que sus historias se cuentan de manera no secuencial, comenzando en una oficina de Arkansas en 1990, donde llamaron a Hays para hablar sobre el caso que aún no ha sido resuelto.

Para los fans que querían ver exactamente lo que les gustaba de la primera temporada de nuevo, la nueva historia será suficiente. Sin duda, es una mejora de la segunda. Pero lo que Nic Pizzolatto olvida es que la segunda temporada no fue tan mala porque contó una historia diferente; Fue malo porque era aburrido y pretenciosa.

La tercera temporada arregló algo de eso, al menos estos dos primeros episodios. No es que la actuación no sea buena o el misterio no sea interesante. Pero todo se siente un poco cansado y a veces forzado, un recordatorio de lo que aprendimos en la segunda temporada: no puedes recrear un fenómeno, no importa cuánto lo intentes. 

El verdadero cambio es que, a pesar de que Mahershala Ali da una actuación buena como Wayne Hays, tiene un socio, Roland West, esta versión de “Detective” es realmente una serie digna de un Emmy. El salto del tiempo muestra a Hays como un anciano en el 2015, relatando la historia de su caso más grande a una documentalista, mientras lucha contra la demencia. Luego vemos el pasado a través de sus recuerdos, y su yo más joven a veces reacciona o dice cosas que está experimentando en el futuro. 

Las otras dos líneas del tiempo presentadas son 1990 y 1980. En 1980, dos niños, Will y Julie Purcell  desaparecen después de salir de su casa en un intento de ir al otro vecindario para visitar a un amigo en bicicleta, y Hays y West investigan. En 1990, quienquiera que haya sido condenado por cualquier delito relacionado con los niños (no está claro en este momento quién puede ser) está tratando de enterrar su caso, y le llaman a Hays para que realice una declaración. 

Como recuerda Hays, el crimen se cometió el día en que murió Steve McQueen. Will y Julie le preguntan a su padre Tom si pueden ir a ver a su amigo y a su nuevo perro. Él les dice que regresen en una hora y media, y se van, pasan por casas de sus vecinos, un hombre espeluznante con un go-kart y un grupo de adolescentes en un Volkswagen Beetle morado. 

En fin, el primer episodio se revela a los escasos minutos de concluir que el niño fue encontrado muerto con un misterioso juguete de trapo y en la última toma se revela que Julie sigue viva.

El segundo episodio pasa demasiado tiempo en recorrer la misma trama. En 1980, encontraron el cuerpo de Will, el cual incrementa la duda en la investigación, con el FBI en camino. Obtienen una buena pista, con la ayuda de Amelia: un niño de su escuela ha visto ese juguete antes. El niño dice que alguien los había regalado hace una semana en Halloween, y Julie recibió uno, pero no recuerda en que parte la recibió o como.

Hays y West quieren buscar en todas las casas del mapa que les dibujó el niño. El fiscal Greg Larsen declina la idea, temiendo que eso enoja a mucha gente y afecte su carrera politica. En cambio, le dice a la gente que Julie puede haber conocido a su secuestrador en Halloween y publica el mapa. Los detectives toman una misión secundaria para golpear a un pedófilo, pero él no sabía nada de Julie. Finalmente, son llamados de regreso a la casa de los Purcell, donde una nota escrita en letras recortadas dice que Julie está bien y que deberían dejar de buscarla. 

En 1990, Hays está desesperado por saber más sobre Julie, pero no hay mucho que saber. Nadie la está investigando, porque los policías locales están enfocados en el robo. El libro de Amelia está a punto de salir, aunque quizás se demore después de que Hays le diga que Julie está viva. 

El segundo episodio acabá de una extraña manera, pero repito lo mejor de está temporada es que ya hay una buena historia y se conecta directamente con los eventos de la primera temporada, destacando a Mahershala Ali en la actuación, además tenemos a un Ray Fisher que está tratando de dejar la estampa de Cyborg y moverse a otros proyectos.

True Detective aprovecha al máximo su nueva historia, su tono, su alrededor y sus actores para demostrar que con un poco de ganas al guión, se logran grandes cosas.

Calificación: 5/5

Continúa leyendo