Connect with us

Review: Luna de Miel

Published

on

Los hechos de las últimas semanas y sus respectivas reacciones nos dejan ver que la violencia hacia la mujer y el problema de los feminicidios ha dejado de ser un problema local de lugares como Cd Juárez o el Estado de México, invadiendo a todos los estratos sociales, no sólo en México, sino también en otras latitudes latinoamericanas. Razones pueden existir demasiadas y profundizar en el tema seguro nos llevaría a una investigación bastante amplia que excede a la crítica que haremos a continuación: Luna de Miel de Diego Cohen.

Isabel es una mujer recién casada que dedica la mayor parte de su tiempo libre a ejercitarse en la calle, en el lugar al que ha llegado con su esposo en los últimos días. Jorge, es un tipo solitario que ha heredado por parte de su familia una casa vieja cerca del lugar donde vive Isabel. Al verla parece enamorarse de ella, razón por la cual decidirá idear un plan para acercarse a ella.

Cuando por fin logra hacer contacto, decide ir más allá. Un buen día (o mal día) la secuestrará, obligándola a vivir en el encierro y a aceptarlo como su nuevo esposo a ser castigada, en caso de no querer obedecer, se desarrollará a partir de este momento una relación en donde sólo podrá salir vivo.

La cinta de Cohen, nos plantea un secuestro en donde se reflejará o planteará hasta dónde es capaz de llegar el ser humano para cumplir algún capricho o para mantener y someter a otra persona para que hacerlo cumplir su voluntad.

La historia presentada comienza por plantearnos a ambos personajes, a pesar de no contar con muchos diálogos, es fácil descifrar la psicología de cada uno de ellos: por un lado Jorge se muestra retraído y con problemas para socializar, todo lo contrario a Isabel, quien en todo momento se muestra abierta a interactuar con los demás. Los contrastes en este par de personajes, darán pie a que haya el choque buscado por el director en donde uno y otro intentarán someter al otro.

Después de este planteamiento, la historia da por completo un giro, asentándose en el encierro de una casa y en donde se dará paso a los momentos que buscará causar terror en el espectador; situación que inicia con mucho punch, pero, contrario a lo que podría esperarse, van bajando la intensidad en cuanto a violencia se refiere, para desembocar en un final que buscará ser una vuelta de tuerca pero que sólo logra sentirse forzado, rematando una trama que poco a poco se había ido diluyendo, ya que comienza a dar la impresión de que se cae en utilizar la violencia, sólo por utilizarla.

Aunado a esto, la cinta tiene otro elemento en contra: la música, la cual está presente casi en todo momento, pero que después de los primeros minutos comienza a volverse un elemento difícil de ignorar, que en la mayor parte del tiempo no aporta a la historia y que, por el contrario, la lleva arrastrando provocando en los espectadores cierta incomodidad.

Las actuaciones están bien desarrolladas, cada uno de los personajes, dentro de sus exigencias lleva a buenos términos su interpretación, aunque sin ser apabullantes. E el aspecto de los efectos, se nota la tendencia de que en el cine mexicano cada vez se va experimentando y se logra tener buenos resultados ante la cámara, las escenas en donde hay alguna mutilación o sangre lo demuestran.

Ahora bien, confrontando la cinta contra la realidad, es en donde viene el verdadero terror que puede causar, ya que puede considerarse que es un reflejo de la sociedad en la que estamos inmersos, y en ella se nos demuestra lo fácil que es privar a otra persona de su libertad, aquí es el caso específico de las mujeres (aunque no son las únicas) y todo lo que se puede hacer, desde un punto de vista “machista”, que aunque hacia el final es solucionado dándole un giro a la historia, sí nos deja ver el grado de violencia que puede utilizarse para someter a las personas.

Luna de miel es una cinta que presenta una trama con poco de terror, el cual conforme va avanzando se va diluyendo, pues lo que inicia con acciones impactantes, va disminuyendo en cuanto al grado de violencia, sin embargo, es cuando se la compara con la realidad que atravesamos los mexicanos (y latinoamericanos) en donde la cinta puede tener relevancia en el ámbito del terror, baste abrir un periódico de nota roja, para darnos cuenta de lo cercano (o superior) que se encuentra la realidad ante la violencia que veremos a cuadro.

Advertisement
Comments

Comics

Recordando a Stan Lee

Publicado

on

¿Quién es Stan Lee?

Stanley Martin Lieber nació el 28 de Diciembre de 1922 en la ciudad de Nueva York y fue un escritor de cómics, editor, productor de películas, actor y publicista. Estuvo trabajando por muchos años como editor en jefe en Marvel Cómics.

Esta es una de las fotos de Lee en su juventud:

Antes de dejar la compañía para convertirse en su presidente emérito, así como miembro del comité editorial. También fue conocido por hacer varias apariciones en películas de Marvel. Sus gloriosos cameos seguirán siendo recordados por muchos fans de su trabajo, así como también para los nuevos fans que están incursionando en este lado del mundo.

Trabajó con varios escritores para crear estos icónicos personajes, entre ellos Jack Kirby y Steve Ditko, co creó personajes como Spider-ManHulkDoctor StrangeFantastic FourDaredevilBlack PantherX-Men y también los personajes como Ant-Man, Iron Man y Thor.

En los inicios de su carrera, tuvo la ayuda de su tío Robbie Solomon, Lee se convirtió en asistente en 1939 en la nueva división de la revista de Timely Comics y en la compañía del editor de cómics Martin Goodman. Oportunamente, en 1960, se convertiría en el editor de Marvel Comics. Lee, cuyo primo Jean,  era la esposa de Goodman, fue contratado formalmente por el editor de Timely, Joe Simon.

Sus primeros trabajos eran un poco malos al principio. Aprovechando la ambición de su infancia de ser escritor, el joven Stan Lee hizo su debut en el mundo de los cómics con Capitán América en Capitán América Comics #3 en Mayo de 1941.

Stan se retiró de su puesto como Editor en Jefe en 1972 para ser el Editor en Marvel Comics, y mientras una gran sucesión de escritores lo seguían, su espíritu y su voz se mantuvieron fuerte durante las aventuras que pasaban. Su amor por los cómics incluso se extendió a una serie de convenciones en muchas universidades; dado cualquier oportunidad de educar e iluminar en la industria, él la tomó. Una generación entera de lectores jóvenes se expandió y se fortaleció con su habla y conocimiento a través de las historias de Stan.

En los últimos años, Stan inició nuevos proyectos propios fuera de Marvel, pero siempre mantuvo un ojo en el universo que creó, observando con orgullo mientras seguía creciendo y expandiéndose. Stan trabajó para promocionar sus creaciones y los personajes de Marvel en la industria cinematográfica, y sus increíbles apariciones en las películas y series de televisión de Marvel que se convirtieron en una parte importante de su legado.  A lo largo de los años, Stan fue ampliamente reconocido por sus notables logros, recibió la Medalla Nacional de las Artes, fue admitido en el Salón de la Fama Will Eisner Award y por el Salón de la Fama de Jack Kirby y fue nombrado Disney Legend. Trabajó, escribió y disfrutó de la vida y creatividad todos los días.

En sus últimos días, Lee había sufrido varias enfermedades, incluido un ataque de neumonía a principios de este año, que reveló durante una conferencia de prensa en Febrero. Dijo que la mala salud le había hecho cancelar varias apariciones en convenciones de cómics. También, Lee había filmado sus cameos para próximas películas de Marvel.

Stan Lee tuvo un efecto especial con las personas que lo rodeaban. Para él era perfectamente normal admirar a los superhéroes, porque él también lo hizo. Era tan fan de sus superhéroes como todos lo éramos. Era como un abuelo que contaba las mejores historias sobre el tipo de héroes que todos deseamos que fueran reales. Lee era un imán para las personas creativas que se esforzaban por impresionarlo. Pero lo gracioso era que Lee ya creía en sus fans. Los amaba como a su familia, y nosotros lo amábamos a él.

A sus 95 años de edad, Lee falleció en Los Ángeles, California y siempre recordaremos lo gentil que fue con sus fans, lo increíble que fue con su trabajo y lo brillante que decía cada vez que abría la boca. A veces todos los héroes no son eternos.

Una gran pérdida, conlleva un gran recuerdo.

R.I.P Stan Lee

Descanse en paz.

 

Continúa leyendo