La Mansión Winchester, lugar donde residió Sarah Winchester, la viuda del creador de los famosos rifles es considerada el lugar más embrujado de los Estados Unidos, construido por la mujer a pedido de las almas de las víctimas de los rifles, que encontraban en la casa y sus más de 160 habitaciones un lugar donde habitar después de su muerte.

Los otros socios de la compañía Winchester contratan al doctor Eric Price (Jason Clarke) para que evalúe y extienda un certificado médico que indique que la viuda Winchester ha perdido la razón, y así poder tomar control del 51% de las acciones que ella posee dentro de la compañía.

Price, un médico psiquiatra con una fuerte carga de culpa que lo acongoja desde la muerte de su esposa y que sobrelleva tomando láudano, se instala en la mansión y convive con las personas que habitan la casa, además de los muchos empleados que día y noche trabajan sin cesar, teniendo desde antes de su primera entrevista con Sarah Winchester un encuentro con un fenómeno paranormal para él inexplicable.

La premisa y todos los antecedentes prometían una película de terror con calidad y una historia interesante, teniendo una protagonista de lujo como Helen Mirren, la película de los hermanos Spierig cuenta con un primer tercio que parece cumplir con las expectativas, desde la presentación de la imponente casa, la aparición de la señora Winchester y un clima que sugiere que momentos muy terroríficos se presentarán en las misteriosas habitaciones y pasillos de la mansión.

Sin embargo, esto dura poco ya que de ese inicio prometedor pasamos rápido a una serie de momentos que abusan de los golpes de efectos para intentar hacer sobresaltar al espectador, presentando todos los lugares comunes posibles de las películas del género, hasta llegar a un tramo final poco climático y resuelto de una manera torpe.

Así, los realizadores de la reciente ‘Jigsaw’ se van por el camino más sencillo, el de las obviedades y sustos fáciles, sin atreverse a profundizar ni un poco en el tema de las armas, y desaprovechando un escenario imponente y una actriz del tamaño de Helen Mirren, dejando pasar la oportunidad de realizar lo que pudo ser una inolvidable película de terror.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.