Contacto

Review: La leyenda de Tarzán

Review: La leyenda de Tarzán

Tarzán es una firgura de tradición dentro de la cinematografía, prácticamente el cine ha crecido junto con esta icónica figura desde su creación literaria en 1912 por Edgar Rice Burroughs. Cada década ha contado la fascinante historia del chico perdido en la selva criedo por monos capaz de cominucarse con animales «salvajes» quienes lo protegen y lo adoptan como un mimebro más de su manada.
El metafórico contraste que la historia ofrece ha creado una fascinación ancenstral, que el publico ve reflejado en patalla al paso del tiempo, sin embargo las ultimas entregas no han corrido con suerte creando cintas que no logran trancender y se diluyen en el olvido.

La leyenda de Tarzán nos trasporta a un tiempo diferente del personaje en dónde ha regresado a Londres y se ha acostumbrado a la vida en la ciudad y tomado posesión de su título nobiliario siendo ahora Jhon Clyton III Lord de Greystoke un aristócrata que ha dejado atrás la vida en África.

Clyton vive felizmente casado con su bella esposa Jane quien es maestra y hace lo posible por enseñar a los niños todo aquello que aprendió de la vida en la selva. La pareja sin embargo no ha podido tener un hijo propio y es algo que anhelan profundamente.

Cuando el ahora Lord de Greystoke recibe una invitación por parte del parlamento para actuar como emisario comercial en África, el aristócrata se rehúsa de inmediato a regresar a la selva pero su esposa jane lo persuade junto con un emisario de EUA para aceptar, embarcándose así en una nueva aventura que lo llevará de regreso al Congo junto con su familia.

Sin embargo tras la invitación se ocultan intereses que van más allá de un intercambio comercial y ahora el aristócrata tendrá que recuperar sus raíces para poder descubrir las verdaderas intenciones de su viaje….

Un cinta que en teoría podría funcionar muy bien; una historia diferente a las anteriores mostrando un Trazan que ha olvidado su identidad y que te muestra el capítulo siguiente de lo que sucedió con la clásica historia, al mismo tiempo un filme con entretenidos giros de tuerca que bien puede funcionar haciendo que el espectador pase un momento entretenido.

Sin embargo en la práctica el filme tiene demasiados tropiezos y en gran parte se debe a la pesada dirección de David Yates quien impone una narrativa innecesariamente densa que empantana el filme volviéndolo aclimático e insípido prácticamente en su totalidad.

En esta ocasión el rol protagónico corre a cargo de Alexander Skarsgård quien intenta darle al Héroe un enfoque diferente ofreciendo un Trazan oxidado, deshabituado al selvático reino al que alguna vez perteneció con el que poco a poco entra en comunión. El actor se sometió a un riguroso régimen alimentario y físico para representar al icónico personaje sin embargo la fuerza interpretativa no es suficiente y no logra destacar sintiéndose artificial su participación.

Por su parte Christoph Waltz se encasilla en un personaje acartonado y poco creíble que que oscila entre lo antagónico y lo chistoso demasiado caricaturizado y excedido para poder ser creíble.
La participación de la bella Margot Robbie como Jane es lo más destacado del filme pues su personaje es lo que engancha teniendo sustancia y fuerza cuando es necesario logrando que el publico se interese en su participación: Samuel L. Jackson también logra sobresalir ofreciendo una participación cómica con peculiar simpatía que conecta de manera natural y que hace buena mancuerna con Skarsgard. Djimon Hounsou es la sorpresa de la cinta pues su participación aunque pequeña es fulminante en todo sentido.

Los efectos visuales también es un punto de claroscuros pues en ocasiones se notan demasiado artificiales y cortan el dramatismo que se quiere lograr; algunas secuencias sobre todos en las que implica los desplazamientos de Trazan no son fluidas y no crean emoción en el espectador.

LA LEYNDA DE TARZAN es un filme gris, que tiene interesantes metáforas sobre la reconexión del hombre con la naturaleza, sobre reencontrar la identidad que se ha perdido (y por ahí también la parte religiosa contra natural de forma simbólica) pero que fílmicamente no logra emocionar, no logra enganchar y por el contrario logra ser una pesada loza que agarra ritmo muy tarde y es gracias a la mala dirección de Yates… ya lo había hecho con la parte final de Harry Potter ¿por qué no lo haría con un clásico como Tarzán?… Avada Kedavra.

Continue Reading
Patrocinador banner
También te puede interesar...

Adicto al cine y las series I Fotógrafo 📷 | Mexican 🇲🇽 | Traveling 🏖️ | Fundador de YouRocket I Director MKT La Sociedad

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de

Top