Connect with us

Review: El club de las madres rebeldes

Publicado

el

Siempre corriendo entre el trabajo, la escuela y actividades extracurriculares de los niños y los quehaceres domésticos, Amy (Mila Kunis) está agotada y no se da abasto y el tiempo parece no alcanzarle para llegar puntualmente a todo lo que tiene que hacer, y por supuesto jamás tiene un momento para dedicarlo a sí misma. Además, las exigencias de la presidenta de la sociedad de padres de familia Gwendolyn (Christina Applegate) y su régimen fascista complican aún más la vida de la pobre Amy.

Cuando su holgazán esposo Mike (David Walton) es sorprendido en actividades que despiertan sospechas de infidelidad, Amy decide correrlo de la casa y es entonces también cuando opta por hacer un cambio radical tanto en el hogar como en el trabajo y ante todo en la escuela.

Al revelase ante Gwendolyn, Amy decide hacerle la competencia lanzándose como candidata a la presidencia de la sociedad de padres, lo cual desata una guerra de mamás en la que Gwendolyn tiene todas las de ganar. Sin embargo, con el apoyo de sus nuevas mejores amigas Carla (Kathryn Hall), una alocada y desobligada mamá rebelde y Kiki (Kristen Bell), una abnegada y joven mamá de cuatro hijos que siempre ha vivido sometida a la vida del hogar y la voluntad de su marido; Amy se arma de valor para luchar por sus hijos y liberarse de la tiranía de Wendolyn.

Escrita y dirigida por Jon Lucas y Scott Moore a quienes recordamos por Una noche loca, pero también por haber escrito la saga de ¿Qué pasó ayer?, Los fantasmas de mis ex novias y Si fueras yo, nos llega esta comedia llena de alocadas ocurrencias. Las actuaciones son regulares, pero la película resulta realmente divertida por lo cual la recomendamos para verse solos o en pareja y reír un buen rato.

Continuar...
Advertisement
Cargar Comentarios

Reviews Cine

Guava Island: Un mediometraje que no te puedes perder

Publicado

el

Guava Island, otro trabajo glorioso de Donald Glover

Guava Island inició como un proyecto secreto del actor Donald Glover aka Childish Gambino que lo conocemos por la gran serie Atlanta que pasan por FX y aquí es protagonizada también por una hermosa Rihanna que nos llevan hacia una historia donde recorremos por qué la vida nos da cosas que debemos de aprovechar, no importa las circunstancias o los problemas que comenzarán a aparecer en el camino.

La historia se centra en Denis Maroon, un joven músico que vive en la isla Guava con su novia y que pretende hacer un festival de  música para unir al pueblo, al menos por un día.

Guava Island también hace una representación de las canciones más famosas de Childish Gambino, el cual es dirigida por Hiro Murai, el director que nos trajo Atlanta y ha trabajado con Glover desde el inicio. Aquí Rihanna demuestra una vez más sus dotes actorales, ya que en ningún momento del mediometraje ella canta, sino toda la música se la dejan a Glover y a un par de personas en el elenco.

Fue filmada enteramente en Cuba y bajo el secreto de que nadie sabía que andaban haciendo. El mediometraje inicia con un segmento de 5 minutos animados para contar la historia de Denis y Kofi, el cual implementa una de las mejores animaciones que hemos visto, acompañado con una melodía impresionante. Es un cuento sobre el capitalismo, sobre la destrucción de la naturaleza. La historia de la isla de Guava, de su creación por los dioses para los hombres y de cómo el dominio de la familia Red termina con el paraíso. Escuchar la voz de Rihanna de fondo, hace que la experiencia sea más agradable.

Una de las mejores razones de la existencia de este mediometraje es mostrarle al mundo lo que es capaz Childish Gambino con su música, deleitando con sus grandes rolas, hasta cantadas en ciertas partes en acapella, demostrando el talento involucrado. El director, ya fiel en los trabajos de Donald Glover, ha cuidado que los 55 minutos de historia fueran visualmente bonitos. Quizá la historia no sea digna de Oscar o el guión vaya a llevarse un premio, pero es visualmente increíble.

Se siente a veces como un vídeo musical extendido, pero aunque sea de 55 minutos, la calidad cinematográfica, la fotografía y la dirección atraviesa la barrera de lo que se debe de hacer en un mediometraje. La música sigue a Deni dondequiera que va, se reproduce literalmente cada vez que está en la pantalla. Él es el hombre de la música de la ciudad, siempre con su guitarra como un recordatorio innecesario. Todo lo que hace en la película es actuar, y establecer actuaciones. La película se esfuerza al máximo para probar que la música que Deni lo que hace es energizar a un país en una situación de que no pueden salir de la isla por la pobreza extrema.

Cuando un trabajador de la isla explica su plan de ahorrar lo suficiente para irse a América, Deni se burla. Él sabe que los Estados Unidos son conocidos como buscadores de dinero que la isla, y están menos carentes de oportunidades. “América es un concepto”, el dice. “En cualquier lugar puedes hacerte rico, pero tienes que hacer que otra persona sea más rica en América”.

Después empieza una versión de This is America, implementando con los artilugios de carga como instrumentos y los trabajadores como bailarines. A diferencia de las otras actuaciones en la película, es la única que se siente totalmente surrealista. Murai, quien también dirigió el video de This is America, transpone libremente su coreografía para abordar un nuevo contexto: donde quiera que vaya, incluso en la Tierra de los Libres, no hay escapatoria de la tiranía de los hombres malvados. Mejor quedarse y luchar por su hogar. 

CALIFICACIÓN: 8.5/10

Continuar...