Connect with us

Review: Búmeran

Published

on

En algunas ocasiones las familias pueden guardar ciertos secretos del pasado, a veces porque son dolorosos, en otras tantas porque si se destapan pueden ocasionar un caos en donde la armonía quede lesionada, sin embargo, en muchas ocasiones las cosas pueden salir a flote y volver a impactar en los miembros para confrontarlos con la realidad, así lo hace Búmeran de François Favrat.

Antoine (Laurent Lafitte) se encuentra en una etapa difícil de la vida tras seis meses de separación con su esposa, con quien tiene dos hijas, ante esta situación ha decidido visitar a un psicólogo a quien confiesa sentirse incompleto por la muerte de su madre, ocurrida 30 años atrás. Acompañado de su hermana Agathe (Mélanie Laurent) comenzará un recorrido por Noirmoutier, el lugar en donde su madre habría muerto ahogada.

https://youtu.be/KOajTwfEuFI

Conforme la investigación de Antoine va avanzando irá desentrañando algunos detalles que lo llevarán a sospechar que el accidente de su madre, pudo no haber sido eso, lo cual lo hará enfrentar a su fammilia y abrir heridas que todos habían ignorado más allá de haber superado y acrecentará sus temores a repetir el mismo patrón de esconder cosas a sus hijas.

La cinta nos presenta un drama que tiene sus altibajos durante la duración de la historia. La primera escena nos adelanta un accidente, sin embargo, nos dice nada, lo cual es bastante efectivo para introducir e interesar al espectador en la historia, posteriormente da paso a la introducción del personaje principal y su vida en familia, en donde ya se nos plantea la dificultad que tiene para abrir y expresar los sentimientos a sus hijas, quienes no tardarán en reclamarlo.

Estos primeros minutos están bastante bien logrados, nos llevan a la situación en donde sucede el accidente del principio, el cual por cierto está muy bien logrado y sorprende aún más en la segunda ocasión en que es puesto a cuadro, para pasar a utilizar de manera magistral un juego de elipsis temporales en donde conviven el pasado con el presente de buena forma. Estamos entrando a la memoria de Antoine y lo hemos hecho de buena forma. En este momento inicia la investigación que iniciará para descubrir la verdad y sin embargo, es el momento en que la historia empieza a caer un poco.

Si bien todo el tiempo va encontrando elementos que la hacen avanzar, en ocasiones da la sensación de que van siendo demasiados y el drama se va alargando innecesariamente hasta llegar al punto en que en un funeral se cuenta toda la historia, derrumbando, seguramente, todas las hipótesis que el espectador habrá hecho hasta ese momento derivado de la información que va recabando.

Las actuaciones son buenas, cada uno de los actores sabe matizar a su personaje de acuerdo a lo requerido, en el caso de Laurent Lafitte es quien tiene el personaje con mayor intensidad y logra llevar a buen puerto a su personaje. Los demás hacen un buen trabajo como apoyo o en contrapeso al protagonista.

De la iluminación puede mencionarse que está bien estructurada y en su tendencia a los colores fríos, pálidos remonta tanto al pasado como al momento turbio que está atravesando Antoine, acompañándolo mientras va desentrañando el misterio en su familia.

La cámara está bien empleada, sabe darle ritmo a cada uno de los encuadres, acompañado de una buena edición, el accidente mostrado en el inicio y repetido posteriormente son ejemplos de ello. En contraste el uso de la música por ocasiones cae en excesos, se busca utilizarla a manera de leit motiv cada vez que el personaje principal parece enfrentar una crisis y aunque no son malas composiciones, sí llega a ser notorio el exceso en su uso.

En general, Búmeran es una historia que inicia con gran explosividad causando interés en el espectador, sin embargo, conforme se va enredando con más historias y va dejando de lado los elementos que la hicieron avanzar en un inicio se va volviendo un poco tediosa, buscando dar un giro con una historia (que aunque bien justificada) sale de todas las probables hipótesis para su final.

Advertisement
Comments

Cine

Enfermos de Amor, ¿Qué estás (o no) dispuesto a hacer por amor?

Publicado

on

Una obra que en un poquito más de una hora nos plasma con nueve historias el tema del enamoramiento y sus diversas etapas, algo, más común de lo que creemos.

‘Enfermos de Amor’ ha iniciado temporada con sus presentaciones en La Teatrería, un teatro de la colonia Roma Norte, en la Ciudad de México y que este fin de semana ante un foro lleno que no hacía más que aplaudir y reír, tuvo su estreno con las excelentes actuaciones de: Eréndira Ibarra, Andres Palacios, Esmeralda Pimentel,Nacho Tanham, Mónica Huarte, Adriana Louvier y Alex de la Madrid.

En esta obra dirigida por Rodrigo Nava nos cuenta nueve historias de amor desde diferentes perspectivas y que suceden el mismo día a la misma hora, en donde el director deja atrás la típica comedia romántica para hablarnos de que el amor además de ser complicado también puede ser doloroso.

La producción cuenta un escenario muy sencillo, un reloj digital al fondo y vestuario de diferentes colores que con ayuda de las luces te hacen sentir parte de cada una de las historias en donde hay celos, aburrimiento, infidelidad entre otras cosas.

“Tenemos la fortuna de arrancar con varias fechas sold out, nunca me había pasado en la vida, que antes de estrenar ya estuviera agotado, y es que una obra muy empática con la que todos se identifican habla de todas estas fases del amor, el enamoramiento, la aburrición y la ruptura”, comentó Luis Arrieta a la prensa.

La obra original es de John Cariani, quien es un reconocido escritor de obras como Casi un Pueblo, y de la cual Rodrigo se interesó para dirigir a estos actores ya mencionados que además estarán alternando funciones esta temporada.

Continúa leyendo