Connect with us

Review: Ben-Hur

Published

on

Judas Ben-Hur (Jack Huston) recibe a su hermano adoptivo Messala Severus (Toby Kebell) tras varios años de distanciamiento. Judas es un próspero príncipe hebreo mientras que Messala ha pasado años combatiendo en las fronteras del Imperio Romano, convirtiéndose en un oficial de alto rango. El encuentro, aunque tenso al inicio, se suaviza conforme los recuerdos de la infancia fluyen. Esther (Nazanin Boniadi) esposa de Judas y Naomi (Ayelet Zurer) su hermana, mantienen a ambos en calma, ante el carácter terco de ambos.

Sin embargo, Messala no vacaciona en Judea; está en misión para apaciguar la provincia romana, ante la llegada del gobernador Poncio Pilatos (Pilou Azbaek). Aprovechando los contactos de Judas, espera detener la revuelta de los señores y traer paz a esta provincia. Una serie de eventos desafortunados enfrentará a los dos hermanos; el destierro de Judas y la desaparición de su hermana y su madre Tirza (Sofia Black-D'Elia) sólo podrán superarse por el apoyo de Ilderim (Morgan Freeman) y la fe de Esther en el predicador de Galilea (Rodrigo Santoro).

Esta reinterpretación del clásico de 1959 trae la polémica sobre cómo traer a la pantalla grande historias ya filmadas, conservando la esencia del firme original, dándole un sello de esta época.

En este caso, encontramos dos argumentos sobre cómo cambia esta versión y qué se obtienen al final.

En primer lugar, el guión y el ritmo de la cinta han cambiado radicalmente para entregar una película menos profunda y más ágil. Aquí los personajes son claramente definidos: Judas obstinado, Esther piadosa, Messala soberbio, Ilderim ambicioso. Sin embargo, la historia de pronto se hace demasiado simple: no hay diálogos densos -lo cual se agradece- aunque tampoco se nota la gran revelación de la primera cinta, ni la transformación de Judas.

El segundo elemento es la producción, particularmente los efectos especiales. Aquí hay por supuesto hay un cambio radical con la primera versión. En 1959 esta cinta marcó un estándar para las cintas épicas: costosos escenarios, cientos de actores en escena, animales y demasiados elementos fastuosos para hacerla creíble. Hoy, tenemos una pieza clásica donde un puñado de actores y pantallas verdes nos evocan la grandeza del Imperio Romano.

Sin duda, en esta cinta lograron una versión propia, que trató de alejarse de la superproducción de 1959, aunque el resultado es un clásico ejemplo de efectos especiales que se comen la historia y las actuaciones.

Una forma de tratar de resolverlo fue la aparición de Jesús. En la versión anterior, apenas y sale unas cuantas veces a cuadro, mientras que en esta versión, hay secuencias completas de la pasión y muerte de Cristo. El problema es que parece no haber conexión entre una cosa y otra, salvo que Esther es fiel seguidora de Jesús y tangencialmente empapa a Judas con eso.

En conclusión, la cinta pudo ser más ambiciosa al adaptar el guión para darnos un Ben Hur memorable y personajes más reales; no sólo caricaturas de obstinación, soberbia y piedad.

Aunque tratan de mejorar el tono de la cinta incrementando el papel de Jesús en la historia, el resultado no es el mejor. Lo mejor sin duda son los efectos especiales.

Texto: Beto Quiroz

Advertisement
Comments

Cine

Enfermos de Amor, ¿Qué estás (o no) dispuesto a hacer por amor?

Publicado

on

Una obra que en un poquito más de una hora nos plasma con nueve historias el tema del enamoramiento y sus diversas etapas, algo, más común de lo que creemos.

‘Enfermos de Amor’ ha iniciado temporada con sus presentaciones en La Teatrería, un teatro de la colonia Roma Norte, en la Ciudad de México y que este fin de semana ante un foro lleno que no hacía más que aplaudir y reír, tuvo su estreno con las excelentes actuaciones de: Eréndira Ibarra, Andres Palacios, Esmeralda Pimentel,Nacho Tanham, Mónica Huarte, Adriana Louvier y Alex de la Madrid.

En esta obra dirigida por Rodrigo Nava nos cuenta nueve historias de amor desde diferentes perspectivas y que suceden el mismo día a la misma hora, en donde el director deja atrás la típica comedia romántica para hablarnos de que el amor además de ser complicado también puede ser doloroso.

La producción cuenta un escenario muy sencillo, un reloj digital al fondo y vestuario de diferentes colores que con ayuda de las luces te hacen sentir parte de cada una de las historias en donde hay celos, aburrimiento, infidelidad entre otras cosas.

“Tenemos la fortuna de arrancar con varias fechas sold out, nunca me había pasado en la vida, que antes de estrenar ya estuviera agotado, y es que una obra muy empática con la que todos se identifican habla de todas estas fases del amor, el enamoramiento, la aburrición y la ruptura”, comentó Luis Arrieta a la prensa.

La obra original es de John Cariani, quien es un reconocido escritor de obras como Casi un Pueblo, y de la cual Rodrigo se interesó para dirigir a estos actores ya mencionados que además estarán alternando funciones esta temporada.

Continúa leyendo