Nuestras redes

Ready Player one

Libros

Ready Player one

Ready Player one

Autor. Ernest Cline.

¿Se enteraron de que existe esta novela gracias a la película? O ¿Leyeron esta novela y fueron a quejarse al cine de que no tiene nada parecido a la historia?

En una pagina de YouTube una chica se queja de que las referencias de este libro lo hacen cansado y aburrido, e incluso se pone a leer un párrafo, donde todo es nombrar a los creadores de algún juego y pronuncia alrededor de cinco nombres.

Claro, si lees eso y les dices a los demás que está aburrido, te creerán en todo sentido porque no sabrán de que hablas, a menos que tengas más de 40 años e identifiques todo lo que ese párrafo tiene y que la persona que lo está leyendo, solo demuestra que no agarra un libro muy seguido. Las historias en cada una de las novelas no son para todos, no es que no nos guste leer, es solo que el libro que agarramos no nos llena de entusiasmo y lo dejamos, pero no eso no quiere decir que el libro sea malo, solo la historia no es de tu agrado.

La frase Ready Player One, era lo primero que vías al iniciar un juego en los 80, al empezar a leer este libro y ver estas notas, te engancha a jugar por así decirlo a leer toda la historia.

NIVEL 1

Casi siempre, la vida del ser humano es repugnante.

Los videojuegos son lo único que la hacen soportable.

Almanaque de Anorak.

Capítulo 91, versículo 1-2.

En Ready player one, considerando que el autor tiene 46 años y que creció con todo lo que narra en el libro e incluso se compró un Delorean y lo adapto con otras dos películas, como caza fantasmas, -volver al futuro que es lo que hizo a este auto un objeto de culto- y el auto increíble (KID) dejando su propio auto igual que el auto que usa Parzival.

Es muy notorio su gusto nostálgico por esos géneros fantásticos, incluso en su infancia tuvo un Atari 2600, que era una consola que necesitaba de cartuchos rectangulares para jugar, y si no “jalaba” tu video juego, lo sacabas y le soplabas para poder jugar con él, -ese método era infalible-, un par de soplidos y como nuevo, tampoco mencionan en ningún momento la palanca con la que te movías, era frágil, se rompía y ni modo a comprar otro “control” ese tipo de detalles, los omiten, y eran muy molestos. Es claro que los juegos que menciona son los que él podía comprar y jugar, pero la cosa no acaba en solo juegos de “maquinitas” también menciona series, canciones, o películas.

Canciones que es muy probable que no las podrás identificar todas a la primera, como aquella que a tus papás les gusta y la ponen a cada rato uno que otro día, incluso la canción que da la formula para encontrar la ultima llave, parece sacada de plaza sésamo, y es muy poco conocida por la misma categoría en la que se le puede considerar.

Lo que a mí me dio mucha risa, es cuando nombra una película, “los caballeros de la mesa cuadrada” y digo me dio mucha risa, porque no la recordaba, hasta que mencionan, una escena donde el Rey Arturo pide ayuda a un vigía en un castillo, alegando que a recorrido mucho trecho a caballo, con su fiel escudero, y el vigía le responde, ¿cual caballo?, !esos son cocos¡.  Y es que en la escena se ve como va el Rey Arturo caminando como si fuera sobre un caballo y su fiel escudero va haciendo chocar a los cocos simulando el ruido de cabalgar de un caballo.

Si el autor no menciona esa parte de la película, no sabría en ningún momento de que película habla, -Las películas y sus diálogos son muy importantes– y así como esa cinta, también, menciona la película de Ladybird (1994), O -Juegos de Guerra-, que es la primera película que mencionan y que a su vez, es con la que abren la primer puerta, porque lo que no se ve en la película, y que es exclusiva de la novela, al igual que en las historias fantásticas, no solo basta encontrar la llave, si no que también hay que descifrar un acertijo o vencer un juego para abrir esa puerta y poder acceder a otro reto que te lleve al final.

Eso convierte a la historia en algo muy entretenido porque te hace sentir que eres tu el que esta en el juego, claro cuando descubres de lo que habla. Si eres nacido en el 2000 o en la década  de  1990, tendrás que buscar en Google muchas palabras para saber su significado, –Buscaras en YouTube canción o película que aludan al libro o nada entenderás-.

Ready player one es una obra maestra de principio a fin, y como si fuera una película, en los primeros párrafos de las primeras hojas te indica que suena una canción en la pantalla que el protagonista tiene enfrente mientras ve un video.

La parte graciosa de esta novela es que el libro es muy futurista, pero fue escrito cuando las redes sociales estaban por despegar y ser parte de la vida diaria, no estamos en Oasis, pero si en Facebook, todo el día, y no son tomadas en cuenta, lo que nos hace ver que la educación del autor en el lenguaje -BASIC- no le permitió jugar con YouTube o Facebook, dentro de Oasis y concentrarse en programación y pasos para programar cada paso que los protagonistas dan en la novela, en -Basic-, decir hola, te hacia escribir como 5 comandos, para que la computadora entendiera esa palabra, ahora imaginen hacer un juego.

Claro que pasa por momentos donde se esta tejiendo la historia para que surja ese giro que te deslumbrara, y se tiene que hacer pasar al lector por esas historias que al final te harán amar la novela.

El autor Ernest Christy Cline, describe una historia muy diferente en la película y otra en la novela, ambas terminan igual, Parzival coronándose como dueño de Oasis, pero el desarrollo entre una y otra lo hace complejo, en la película la acción esta a 24 cuadros por segundos, no tienes oportunidad de pestañear, porque te pierdes de todo, pero en la novela, no sucede eso, la narración es muy ligera y cada capitulo te hace descansar para sentir que no has leído ni una pagina,  incluso la historia de amor tiene más peso, que en la película. La primer carrera no existe y la forma en la que Parzival y Art3mis, se conocen es más casual, incluso se gustan tanto que se pierden ambos varios meses, gastando su tiempo en salidas y juegos entre ellos y se olvidan de buscar una de las pistas, es incluso por demostrarle a ella, que el se merece su amor, que se arriesga a hacer algo que pone en juego su vida y libertad en la vida real, con tal de lograr tener una ventaja y poder no solo seguir en el juego sino ganarlo. Aquí llegas a una parte que dices que aburrido, pero no es así, cuando descubres el porque lo hizo, casi aplaudes su proeza.

La amistad con H (Helen Harris) es igual, la lectura te hace saber los mejores amigos que son, lo importante que es tener alguien en quien confiar, pero no trata el tema de su amiga, es lesbiana en la vida real y su mamá la corrió de la casa por ese motivo, debido a eso anda en esa furgoneta, y vive de los juegos y retos que gana en Oasis.

El libro también tiene la muerte de Daito, a quien avientan los sixters de IOI desde su ventana en el piso 42 mostrando una historia más oscura y la camaradería que surge entre ellos por este tipo de eventos, incluso una fase que es muy emocionante, y que es ver aparecer a –Ultraman– (claro para los que saben quien es)

Parzival se convierte en Ultraman en escena cuando no debería para poder vencer a Sorrento, son esos momentos que no esperas, y que te dan una emoción cargada de felicidad sorpresiva y el final tan esperado, que es cuando obtiene todo el poder de Oasis, lo hace a un lado por buscar en la realidad a Art3mis, ella lo esta esperando en los jardines de Og para conocerlo por primera vez en la vida real y poder darse un beso, ese momento no se pude describir con las palabras que nos dice el autor, porque si no lees el libro y pasas por todas las aventuras, no le entenderás a la frase;

-No quiero regresar a Oasis-

Ready Player One, no sabe decepcionar y si llenarte de alegría al tenerlo entre tus manos.

Continuar leyendo
Patrocinadores
También te puede interesar...

Diseñador industrial con doctorado en Arquitectura, amante de los cómics, los libros de fantasía y ciencia ficción, escala en roca, practica bicicleta de montaña, y salta en paracaídas.

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Libros

Top