Estar aquí y ahora. Dejar todo a un lado del camino por un breve momento, para sentirse vivo y libre. Un instante que muchos solo pueden conseguir a través del vértigo del viento, la emoción del juego físico o la intensidad de las olas. Es excitante, es único, a tal grado que algunos harían cualquier cosa por que se volviera eterno. Así es Bodhi, el pasa su existencia montado en una tabla, sincronizando su respiración con las olas. Es él quien le enseñó a Johnny, el camino al otro lado de la adrenalina, desarrollando un vínculo inesperado entre ambos. Sin embargo no eran iguales. El primero era un joven obsesionado con eternizar su verano. El segundo era un policía a la caza de una banda de ladrones de bancos que ocultaban sus rostros con máscaras de expresidentes –Ronald Reagan, Richard Nixon, Lyndon B. Johnson y Jimmy Carter– y se sospechaba eran surfistas. Pero más allá de la hermandad forjada por la intensidad de la libertad, estaba el deber. Uno lo sabía, al otro no le importó pasar por encima de aquellos que confiaron en él, con tal de seguir montando sobre las olas. La confrontación era inevitable, con la tormenta del siglo como fondo, el límite que Bodhi soñaba con alcanzar.

Eso es Punto de Quiebra, una historia policiaca sobre surfers, convertida en una metáfora sobre aquellos que necesitan algo más de lo que la cotidianeidad les ofrece. Patrick Swayze y Keanu Reeves, fueron los responsables de encarnar a los personajes que representaban las dos caras del estilo de vida de una generación que se debatía entre el hacer por decision propia, pero no estar obligado a decidir. La cinta, dirigida por Kathryn Biguelow en 1991, autora de esa otra pequeña joya llamada Días extraños (1995), tiene una manufactura discreta, pero apabullante y efectiva. Resultan inolvidables las secuencias en dónde montan sus tablas y se deslizan, además de los espectaculares saltos en paracaídas.

Sobresale también  la larguísima pero trepidante persecución -realizada cámara en mano-, resultado del primer encuentro entre Johnny y los asaltabancos. Pero si hay que quedarse con algo, es con la mirada lacónica del joven policía, quien luego de darse cuenta de cómo los excesos llevan a Bodhi a perderse en su propio juego de adrenalina, camina bajo la tormenta y arroja su placa entre las olas salvajes que recorren la playa, mientras le acompañan los sonidos de una de las composiciones del grupo de metal ochentero Ratt. Al final, no hay héroes ni villanos, solo hombres ante sus elecciones, el asumirlas es lo que les permite poder llevar la frente en alto, es lo que les hace sentirse libres.

Este 12 de Julio se cumple un año más de su estreno y bien vale la pena recordarla.

PUNTO DE QUIEBRA
Estados Unidos, 1991
Título original: Point Break
Director: Kathryn Biguelow
Reparto: Keanu Reeves, Patrick Swayze, Gary Busey, Lori Petty, John C. McGinley, James LeGros, John Philbin

Imagen principal: Cartel de James Fosdike

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.