Connect with us

Cine

15 trabajos mexicanos participan para las nominaciones de los Premios Fénix

Published

on

Una grupo 93 títulos son los que conforman la preselección de la quinta edición de los Premios Fénix a celebrarse el 7 de noviembre en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. Organizado por Cinema23, la distinción reconoce el trabajo cinematográfico de Iberoamérica: Latinoamérica, España y Portugal.

“Esta región cuenta con un público potencial enorme, de más de 450 millones de personas que hablan español y otros 230 que hablan portugués. Ahí hay una oportunidad enorme de no sólo voltear a ver al norte, sino también a otros países”, dijo Ricardo Giraldo en conferencia de prensa, director de Cinema 23.

En esta ocasión, 15 producciones mexicanas, entre ficción, documental y series, participarán rumbo a la ceremonia. Tiempo Compartido de Sebastián Hoffman, Museo de Alonso Ruizpalacios, Ayer Maravilla fui de Gabriel Mariño son algunos títulos que competirán en ficción. Dentro de las series, México tiene una gran presencia con 7 producciones, de las cuales destacan las distribuidas por Netflix Luis Miguel y Club de Cuervos, la producción de Amazon Prime Diablo Guardián, y el drama político Aquí en la tierra, creada por Gael García Bernal y Kyzza Terrazas. En documental, sólo hay dos trabajos mexicanos: Ayotzinapa el paso de la tortuga de Enrique García y Hasta los dientes de Alberto Arnaut.

Alonso Ruizpalacios
, quien su nueva película Museo también está en competencia para el próximo festival de Morelia, resalta la importancia de los premios en general como un medio de difusión a otro cine y una forma de acercarse a al trabajo de naciones vecinas, más que como una contienda cinematográfica: “Yo siempre siempre digo (que) los premios son para los atletas, nosotros somos unos gordos que estamos sentados todo el tiempo. Quién gana realmente no es muy importante para mi, en donde está el valor de los premios es en hacer una curaduría y promover el trabajo de otras personas… son un oasis de difusión y una forma de vincularse con lo que se hace en otros lugares”, explicó.

Como se viene haciendo desde 2016, los premios incluyen una serie de actividades en la Semana Fénix con encuentros, proyecciones especiales y charlas. Del 5 al 10 de noviembre Cinépolis proyectará las películas nominadas. Además los nominados ofrecerán conferencias en distintas sedes de la ciudad.

En la conferencia también estuvieron presentes para presentar los premios el director, Sebastián Hoffman; la actriz colombiana quien participa en las series Luis Miguel y Aquí en la tierra, Paulina Dávila; el secretario de cultura de la CDMX, Eduardo Vázquez; la directora general del festival de cine de Morelia, Daniela Michel; el director guatemalteco, Jayro Bustamante; la productora Mónica Lozano, y Rodrigo Peñafiel, presidente de los premios Fénix.

Los nominados serán dados a conocer a finales de septiembre. La ceremonia de los Premios Fénix se transmitirá en vivo por el canal Golden en toda América Latina y vía streaming a través de elpais.com, sopitas.com, msn.com y premiosfenix.com.

Advertisement
Comments

Criticas Cine

La Fuerza de Quebranto, de regreso en la Cineteca

Publicado

on

El documental es sin duda el género por excelencia de nuestro país. Es en el que se ha logrado la mayor continuidad, y el que cada año entrega las propuestas más arriesgadas y mejor logradas. Basta mencionar cintas como Cuates de Australia (2011) -de Everardo González- que evita -sin hacer demasiados alardes- los convencionalismos, y seducen al espectador con pedazos de realidad que le devuelven el completo protagonismo al ser humano. Algunas de estas producciones, incluso han sido capaces de dar golpes mediáticos y posicionarse bien en la taquilla, tal es el caso de Presunto Culpable (2011) -de Roberto Hernández-. Con este panorama de fondo y para apuntarse en la misma línea, en 2014 llegó Quebranto, cinta dirigida por Roberto Fiesco, que fue reconocida con varios premios en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara, y tiene como uno de sus principales aciertos, que no solo se nutre de la mitología fílmica mexicana -a veces poco referida por las nuevas generaciones de realizadores- sino que además la enriquece, registrando el peculiar destino del niño actor Fernando Ortega -hoy convertido en Coral Bonelli- quien apareciera en el armado fílmico de 1973, Fe, Esperanza y Caridad, compartiendo cuadro con leyendas de la talla de Sara García y Katy Jurado.

Como si se tratara de la continuación de aquel triple reflejo social perpetrado por Alcoriza, Fons y Bojórquez, Quebranto disecciona a una otrora criatura fílmica -tocada por la pantalla grande en su infancia misma- y reflexiona sobre sus circunstancias hoy cómo transgénero, para evocar lo que fue, sin juzgar ni censurar. La cinta es emotiva, por momentos sorprende, pero sobre todo evita la ceguera pretensiosa e intelectualoide, que pudiera impedirle reconocer y aprovechar las posibilidades que ofrecen los escondrijos de nuestro glorioso y tormentoso pasado cinematográfico. Su peregrinaje por festivales fue más que exitoso, se hizo acreedora al Ariel por mejor documenta en 2014 y resulta de revisión indispensable dentro la cinematografía nacional. Un acierto sin duda, que la Cineteca Nacional la proyecte este jueves 17 de enero, la oportunidad ideal para volver a disfrutarla, si es que ya pudieron verla, o si no, descubrirla como se debe, en la pantalla grande, con el extra de que el director estará presente para charlar con el público.

Continúa leyendo