Pompeya

    ★★★✩✩

    El único sobreviviente de un pueblo celta, tras el infalible ataque de las legiones romanas, es un niño, que al crecer se convertirá en el gladiador conocido como Milo “El Celta”. Milo (Kit Harrington) llega a Pompeya para combatir en la arena después de los festejos de la Vinalia. A su entrada en la ciudad tiene un breve encuentro con Cassia (Emily Browning), quien regresa de Roma a casa de sus padres: Severo (Jared Harris), regente de Pompeya, y Aurelia (Carrie-Anne Moss). En la ciudad se encuentra al senador Corvus (Kiefer Sutherland), que fuera general durante la batalla que acabó con el pueblo de Milo. El senador romano decidirá si el Imperio debe invertir en las mejoras urbanas de la ciudad, aunque lo que realmente desea es obtener en matrimonio a Cassia. Mientras tanto, Milo se prepara para enfrentar al gladiador Atticus (Adewale Akinnuoye-Agbaje). Durante los festejos, en combate singular, el vencedor obtendrá su libertad.

    Adewale Akinnuoye Agbaje tiene posiblemente la mejor parte de la película como un gladiador de envejecimiento en la cúspide ganando su libertad al enfrentarse junto aMilo en el ring. Cualquiera que recuerde a gladiadores en conflicto de Woody Strode en SPARTACUS se encuentra esta parte familiar , pero Akinnuoye -Agbaje es carismático y se pone mejor en la pelea mano-a -mano de la película en el clímax. Mientras tanto , el rendimiento de Kiefer Sutherland como nunca antes como el malo de la cinta . Su rendimiento es muy estilizado , con él intentando una mueca de desprecio constante que no es diferente a los villanos de capa y espada que se interpretaron en los años treinta y cuarenta. Normalmente , este tipo de escenario de mascar podría ser una experiencia desagradable , pero se adapta a la película y él es divertido de ver.

    Los Trailers de Pompeya prometieron al público más que una espada romana tonta pero divertida, una pareja de enamorados, y eso es exactamente lo que el director Anderson ha entregado. No es una gran película, pero se convierte en una hora y cuarenta minutos de entretenimiento decente. Es una gran mejora con respecto a Los tres mosqueteros y es probable que va a satisfacer a los fans del género que sólo quieren ojos dulces .

    Artículo anteriorEl sueño de Walt Disney
    Artículo siguiente12 años esclavo
    Compartir

    DEJA UNA RESPUESTA

    Please enter your comment!
    Please enter your name here