Connect with us

Philomena

Published

on

★★★★★

A través de un guión interesante que adapta el trabajo periodístico sobre hechos reales de uno de los dos personajes principales (Martin Sixmith), éste y Philomena Lee, en su recorrido para encontrar al hijo perdido de ella, no hacen sino reconstruir poco a poco a un personaje aparentemente secundario, apenas esbozado en imágenes del recuerdo o de archivo, que a pesar de los escasos minutos en pantalla termina siendo en esencia tan o más protagonista al menos que Martin: Anthony Lee. Porque ésta es una película de amor y búsqueda, un amor a destiempo, entre una madre y un hijo que apenas conoció pero que siempre tuvo arraigado en lo más hondo del alma.

Historia humana y emotiva, donde incluso el interés en principio comercial del periodista termina viéndose afectado por el carácter de la anciana Philomena, por lo que ha pasado en toda una vida y cómo lo ha asumido con entereza, y le hacen que ni pueda ni sepa permanecer indiferente.

Stephen Frears encauza el hilo argumental de modo pausado dentro de su estilo habitual, quizás algunas veces algo distante y rozando el límite de lo innecesario, pero sin decaer. Apoyándose sobre todo en su dirección de actores y en lo que es capaz de obtener de los mismos, fundamentalmente de una veterana Judi Dench que recrea a la protagonista demostrando estar a la altura de papeles de mérito en su carrera como el de “Iris” o “Diario de un escándalo”, ambas de Richard Eyre.

La fuerza de la película está más que en su correcta puesta en escena en los propios hechos. Épocas de represión moral y religión omnipresente en la católica Irlanda, que sin duda labraron la forma de ser de Philomena, en contraste con un Martin escéptico, se mezclan con una personalidad bondadosa y llena de tesón que con el paso del tiempo ha encontrado el más profundo significado de una palabra que algunas veces empleamos por costumbre, otras evitamos o nos cuesta usar: el perdón. Porque asistimos a una narración que además de sobre las raíces del amor maternal trata en buena medida de cómo alcanzar la paz interior con el perdón: a uno mismo y a todos los que alguna vez nos han hecho daño.

Advertisement
Comments

Butaca Alternativa

El libro de las tierras vírgenes

Publicado

on

El libro de las tierras vírgenes de Rudyard Kipling.
O el libro de la selva (Disney), o Mowgli (Netflix).

Muy joven conoció la fama y murió en plena gloria, el nació en Bombay, India el 30 de diciembre de 1865 y murió en 1936, a los seis años fue enviado a Soutsea, Inglaterra, tiene entre sus novelas, “La luz que falla” la historia de un pintor que va perdiendo la vista, “Capitán coraje” y “Kim” y en 1895 publico el “Libro de las tierras vírgenes” la cual se considera una de sus obras maestras.

Mowgli “la rana” es llamado de esa forma por (Raksha) su madre lobo, debido a que no tiene pelo.

Mowgli “hombre entre los lobos y lobo entre los hombres” en la novela al igual que en las tres películas que se han filmado de esta novela, Mowgli es el personaje principal, con tan solo tres años de edad es adoptado por Akela (Lobo solitario) y su manada de lobos, para protegerlos de Shere Khan, el tigre –COJO– algo que no se menciona en ninguna película, tampoco en las películas nos dicen que para que esta manada de lobos adopten al niño, dos miembros de la manada que no sean de la familia que lo adoptara deben de estar de acuerdo y aquí, aparece el oso que en una película lo ponen como patiño, comelon y perezoso y en la otra ya le dan el estatus que tiene, –Baloo un oso pardo- y Bagheera una pantera negra quien ofrece como tributo a la manada un buey que acaba de cazar, y con este regalo terminan por aceptar la adopción de ese niño, Bagheera y Baloo le enseñan la Ley de la selva y las -Palabras Mágicas- que nunca se toman en cuenta en ninguna película que ya debes de haber visto, pero estas palabras mágicas le ayudan a entender el lenguaje de los diferentes animales.
En las películas tampoco te enteras de porque los tigres adquieren sus manchas, historia que nos cuenta un elefante viejo y sabio.

En esta novela encontraras algo que el movimiento feminista odiaría, al leer los párrafos donde indican porque una hembra no puede dirigir una manada y lo trasladan a los poderes políticos.
Es una novela llena de emociones, de aromas y calor húmedo, que puedes sentir en cada letra por la forma en la que esta narrada, hay libros en donde el prologo te dice que es una novela escrita de principio a fin, pero en Internet encontraras la historia que dice que fue escrita en ocho cuentos ilustrados y después se recopilaron para hacer un libro y se añadieron más personajes, aquí lo único que podríamos decirles, es que el autor tiene más de 70 años muerto y puedes descargar la novela de Internet gratis sin que violes los derechos de autor, pero por lo mismo, cada quien puede escribir lo que se le antoje, de la historia, como la novela de “Peter Pan” que también depende que autor la volvió a escribir es la historia que puedes tener en tus manos.

Aquí te presentamos “El libro de las tierras vírgenes” registrado en 1999 donde Shere Khan el tigre cojo, va a reclamar a su presa que perdió años atrás y se desata toda la historia que aun que breve la has visto en la pantalla grande o en la televisión, aunque jamás veras o sabrás del pacto de no agresión en las orillas del río cuando el agua escasea, porque los animales no se atacan cuando no hay agua y pueden ir a beber agua a la orilla, y un lobo y una gacela pueden estar juntos sin ser cazador y presa, y que claro el tigre cojo un día rompe y va acumulando rencor entre los animales, junto con el temor que le tienen.

A qui la triste realidad, es que por mucho que manejan un debate cuando Mowgli tiene que decidir entre sus amigos animales y su propia especie, la “naturaleza” viene a reclamarlo al igual que el tigre cojo, cuando ya adolescente se enamora de una muchacha de la aldea. Y ya saben, las ¡hormonas!

Por si les ha llamado la atención una de sus tres películas, es una novela muy digerible, y el descubrir como hablan cada una de las especies (gracias a las palabras mágicas) con las que “la rana” platica hace que el libro lo leas sin darte cuenta cuando ya se termino la historia y tengas esa sensación de que perdiste a un amigo.

Continúa leyendo