Conecte con nosotros

Lucha Libre

Perro Aguayo: el adiós de un ídolo y fin de una época

Publicado

en

951BE91D-98B8-4324-8DB2-4A174121C777

En un repleto Toreo de Cuatro Caminos, el 12 de septiembre de 1982, el Santo lleva a cabo su despedida en una lucha de relevos atómicos. Acompañado por figuras de la Época de Oro del pancracio nacional, Gori Guerrero (su eterno socio), Huracán Ramírez y el Solitario, el plateado enfrentó a los Misioneros de la muerte (Signo, Negro Navarro y el Texano) y al Perro Aguayo. La lucha no sólo fue la corona de una brillante carrera sino también el inicio de una nueva época, en la que gente como el Perro y sus ya mencionados socios serían fundamentales, así como el encordado del Toreo de Cuatro Caminos se convertiría en escenario de sus gestas heroicas. Originario de Nochistlán, Zacatecas (orgulloso de su origen «La marcha de Zacatecas» fue su rúbrica), Pedro Aguayo Damián (1946-2019) se convirtió en estandarte de la Lucha Libre mexicana durante dos décadas y protagonista de combates históricos más allá de nuestras fronteras.

«El can de Nochistlán», como lo bautizó el doctor Morales, siguió los pasos de Mil Máscaras y de manera recurrente viajó al Japón, donde  fue un ídolo. En México integró las filas de las empresas más importantes del momento, la otrora EMLL (hoy CMLL), la mítica UWA y la entonces bisoña AAA de la que fue pilar. Sin ser un esteta de los cuadriláteros, el Perro Aguayo (alumno del mítico Diablo Velasco) destacó por su fiereza y pundonor, pero también por su disciplina y amor a la profesión. Desde sus primeras incursiones en los años setenta en Guadalajara mostró sus ganas de trascender, incluso tuvo la osadía de retar al Santo (quién lo rapó), una década más tarde rivalizaría con el vástago de «el enmascarado de plata». En los ochenta «el Perro» sostuvo rivalidades épicas con Fishman (otro coloso de aquellos años) y Sangre Chicana. El zacatecano y «el pocho maldito» se enfrascaron en diversas batallas al límite de sus fuerzas, verdaderas carnicerías en la que Chicana perdió la greña.

Ya en los noventa, Aguayo rivalizó con los Dinamita, el primer episodio de la afrenta con los de Lagos de Moreno le llevó a un triangular ante Cien Caras y Konnan (otro de sus grandes adversarios), en la polémica batalla este último perdió la máscara a manos del zacatecano.  «El Perro», Octagón, Fuerza Guerrera y Konnan, encabezaron AAA, nuevo proyecto de Antonio Peña, en esta empresa persistió su rivalidad con los Dinamita y Konnan. Años más tarde en AAA, «el can» y Máscara Año 2000 concluyeron su rivalidad, la derrota del jalisciense dio a conocer el rostro de Jesús Reyes. En su retorno al CMLL revivió el conflicto con los Reyes, primero cobró viejas cuentas a Cien Caras, a quien rapó, pero la rivalidad llegó al clímax en un máscara vs cabellera ante Universo 2000, quién le lastimó severamente de las cervicales al aplicarle un martinete.

La lesión lo alejó de los encordados, aunque tuvo esporádicas apariciones para defender a su junior -como en la que los Perros raparon a Cien Caras y Máscara Año 2000- y presenciar homenajes como la merecida inducción al salón de la fama de AAA. Imposible abundar sobre una carrera de tres décadas, pero el Perrito tuvo importantes logros como el campeonato que creó WWF (WWE) para disputar entre sus empresas aliadas como UWA, y las cabelleras de gente de la talla de Karloff Lagarde, Ringo Mendoza, Texano y Negro Navarro. Tras la muerte de su hijo, Pedro Aguayo Damián decidió alejarse en definitiva del mundo de la lucha libre, con la tristeza a cuestas su condición de salud empeoró y el pasado 3 de julio falleció en Tala (Jalisco), ciudad que lo adoptó y le concedió una oportunidad para salir de la pobreza.

El hombre, generoso y humilde con sus compañeros de profesión, abandonó el mundo terrenal para dar paso a la leyenda, un gigante de los encordados recordado por su clásico sarape y las botas blancas de peluche, pero sobre todo por su legado luchístico, dos movimientos clásicos: la silla, un vistoso sentón desde la ceja del ring, y la lanza, la cual hoy ejecutan de manera espectacular estrellas como Rush y Pentágon.

Periodista independiente, interesado en temas culturales, como cine, teatro y literatura. Fanático de la lucha libre y otros deportes. Escritor y dibujante conceptual en la soledad.

Seguir Leyendo
Comentarios

Lucha Libre

Tessa Blanchard, victoria histórica para el deporte femenil

Publicado

en

9CC1BF1D-28AC-4DC5-A821-4DB7D4E5B246

 

Para «Hard to Kill», llevado a cabo el pasado 12 de enero, Impact Wrestling tomó una decisión arriesgada y concedió el estelar al duelo entre Tessa Blanchard y Samy Callihan. La rivalidad entre deportistas de otro género desató la polémica entre los más ortodoxos de la lucha libre, no obstante Tessa y el líder de OVD han protagonizado batallas épicas. La idea darle a una mujer la oportunidad de disputar un título absoluto de la división varonil no es nueva, Lita en algún momento sorprendió al aparecer en un Royale Rumble de WWE y hace algunos años AAA replicó la idea a través de Lady Shani. Sin embargo, ninguna había estado tan cerca de conseguir el título de la División X como «la chica diamante» en Bound for Glory.

F3369D57-1C78-49D2-91F2-C57AA74BCA54

La batalla fue emocionante y dramática en su conclusión, Tessa aguantó estoica el arsenal de castigos de Callihan. Justo cuando parecía que la hija del legendario Tully Blanchard se quedaría otra vez en la antesala del título, la knockout sorprendió a Callihan al conectarle un par de «canadian destroyer» y un después un poderoso DDT, castigos que pusieron a Callihan de espalda a la lona. Con Tessa al borde de las lágrimas y el público neoyorquino eufórico por el sorpresivo resultado, el referí colocó el cinturón a la nueva campeona mundial de Impact Wrestling, algo destacado en una época donde la violencia de género es un problema mundial. El histórico resultado ha sido motivo de debate, expertos del wrestling como Hugo Savinovich cuestionan si Tessa Blanchard es la mejor luchadora de la historia, lo cual todavía resulta aventurado. No obstante, es un hecho que lo conseguido por ella es una victoria para el deporte femenil que la peleado por mayor equidad en los salarios, como ya se ha intentado en el tenis y el fútbol.

Seguir Leyendo

Lucha Libre

La Parka, el fin de una era en AAA

Publicado

en

AC1484BF-E68F-4502-9B89-744668BEA07A

Cuando en los noventa Antonio Peña inició la aventura de conformar AAA, se dio a la tarea de construir nuevos personajes, entre ellos la Parka. El concepto fue uno de los más exitosos de la entonces joven empresa, al grado que el personaje encarnado por el coahuilense Adolfo Tapia llegó a ser figura de la mítica empresa estadounidense WCW en la segunda mitad de los noventa. La decisión de la Parka de Monclova de permanecer en USA desató una batalla legal por el nombre, entonces Peña vislumbró «un clon» del ya famoso personaje. El empresario cedió en 1996 la indumentaria a un gladiador sonorense, quién había «picado piedra durante años» y encarnaba a Karis la momia. Al principio la Par-karis (como le llamaron los aficionados) no fue bien recibido por el público, en el cual permanecía el recuerdo de aquella huesuda más cercana al «strong style». La Parka de Sonora le dio un giro al personaje, lo tornó más irreverente y con detalles cómicos, ésto provocó críticas entre los puristas del Pancracio nacional.

99CDAD94-952E-4E47-8C58-CFE5D9BEE9F8

No obstante tal situación le ayudo a conectar con el público, sobre todo con los pequeños, pronto en las arenas abundaron los niños vestidos con la indumentaria de la huesuda. Por más de dos décadas, la Parka de Hermosillo se convirtió en el estandarte de la segunda empresa más grande de lucha libre mexicana, obtuvo todos los títulos de la empresa y salió avante de rivalidades en las que parecía en franca desventaja. En la primera de sus grandes luchas de apuestas enfrentó al Cibernético, un luchador quizá limitado técnicamente pero con un físico impresionante. En una polémica y heroica gesta, la Parka destapó a Octavio López en el legendario y ya desaparecido Toreo de Cuatro Caminos. Unos años después enfrentaría un coloso caribeño y protegido del Cibernético, Muerte Cibernética. Contra todos los pronósticos y pese a ser vapuleado durante varias funciones por el puertorriqueño, la Parka saldría avante y obtendría la máscara de Ricky Banderas, un ex WCW. A la par de su enorme popularidad, también creció la animadversion de cierto sector del público que en el circuito «indie» vitoreaba a L.A. (la auténtica) Park, con quién hasta fecha AAA sostiene una litigio. Tras varios dimes y diretes, en una Triplemania XVIII se llevó a cabo la batalla que definiría al poseedor del personaje, en la controvertida lucha Tapia derrotaría a Par-karis, sin embargo AAA no aceptó el resultado. En los últimos años el nivel luchístico de la huesuda descendió de manera notable, sin embargo, el luchador se convirtió en el patriarca de los nuevos talentos de la empresa (cómo en el caso de el hijo del Vikingo y Mistezyz Jr. en tiempos recientes) y en escollo de las figuras llegadas de otras empresas.

8ABBA148-85DF-4C28-9A4B-11ACA40CDBE7

A la Parka le correspondió recibir el 20 de octubre en Monterrey a la nueva figura de la lucha libre nacional, Rush, más en una accidentado movimiento el luchador sonorense sufriría una grave lesión cervical que lo llevó al quirófano. El gladiador fue trasladado a su natal Hermosillo, dónde después de varios meses perdió el más grande de sus combates, curiosamente contra la muerte, debido a un fallo renal. A los 54 años, Jesús Alfonso Huerta Escoboza, dejó los cuadriláteros terrenales para luchar junto a otras leyendas en los encordados celestiales, quién pese a dividir opiones se convirtió en uno de los últimos ídolos de la lucha libre mexicana.

AAD4AA27-2C8D-48B6-96EA-0B885AB91F3D

Seguir Leyendo