Connect with us

Review: El fin del sueño americano

Published

on

Antes de nada debo decir que no he leído el libro de Philip Roth en que se basa esta American Pastoral. Mi crítica no reposa pues en la comparación, ni en el obvio respeto que el autor se merece. Pero he visto suficiente cine adaptando grandes novelas como para ver muy claro cuales son los problemas esenciales de American Pastoral.

El primero y fundamental: el tiempo. Tratándose de una novela río, que abarca varias décadas y la historia de un padre y una hija confrontada con la historia política de un país, American Pastoral sufre de una ausencia total de elípsis. Se nos cuenta la historia como si pasasen los años, pero éstos no lo hacen ni a través del estilo visual de la película, ni a través de los actores (que aquí si sufren el peso de un mal maquillaje envejecedor… bueno, unos sí y otros no… lo cual es sintomático del descuido), ni a través de los personajes, que parecen evolucionar muy poco o de forma muy abrupta teniendo en cuenta la gravedad de los hechos que afrontan, ni a través de la propia historia, que se estanca en cuantro momentos puntuales y no avanza más allá.

Admiro a Ewan McGregor como actor, la versatilidad de su carrera, la aparente ligereza de sus interpretaciones. Y hay detalles interesantes en American Pastoral, y un cuidadísimo estilo visual. Pero la historia le ha quedado grande para su debut. McGregor, Jennifer Connelly y Dakota Fanning son grandes intérpretes y todos lo han probado con anterioridad a esta película, e incluso en esta, donde todos hacen trabajos honestos, emocionantes, llenos de matices. Pero el problema está en que sus personajes no los tienen (esos matices), y por tanto, resulta difícil identificarse con ellos, a pesar de que el gran tema universal de la película (la gran decepción de padres e hijos), debería afectar a cualquiera.

Como decía, no he leído el original de Phillp Roth, pero me extrañaría que el gran leiv motiv o gatillo del personaje de Fanning sea la belleza perfecta de su madre. Y si es así, debe estar planteado a la manera de un David Foster Wallace o un Revolutionary Road o American Beauty en el cine. Sin embargo aquí se menciona, se le da importancia y luego se olvida. Y ese personaje de la madre, una bellísima Jennifer Connelly, ¿se convierte en una perfecta idiota símplemente por someterse a un lifting? O el padre, ¿es realmente un tipo tan templado y/o calzonazos como para tolerar todos los desaires que su familia, su mujer y su hija, le hacen a lo largo de décadas sin siquiera levantar la voz?

Son demasiadas dudas en una película demasiado deslabazada, que pese a contar con buenas interpretaciones, un argumento que tenía muchísimas posibilidades, y uno de los mejores trailers del año; finalmente es un correcto y académico viaje al pasado sin resonancia en el futuro. Demasiado literal y demasiado confusa. Una pena, en definitiva.

Advertisement
Comments

Comics

Recordando a Stan Lee

Publicado

on

¿Quién es Stan Lee?

Stanley Martin Lieber nació el 28 de Diciembre de 1922 en la ciudad de Nueva York y fue un escritor de cómics, editor, productor de películas, actor y publicista. Estuvo trabajando por muchos años como editor en jefe en Marvel Cómics.

Esta es una de las fotos de Lee en su juventud:

Antes de dejar la compañía para convertirse en su presidente emérito, así como miembro del comité editorial. También fue conocido por hacer varias apariciones en películas de Marvel. Sus gloriosos cameos seguirán siendo recordados por muchos fans de su trabajo, así como también para los nuevos fans que están incursionando en este lado del mundo.

Trabajó con varios escritores para crear estos icónicos personajes, entre ellos Jack Kirby y Steve Ditko, co creó personajes como Spider-ManHulkDoctor StrangeFantastic FourDaredevilBlack PantherX-Men y también los personajes como Ant-Man, Iron Man y Thor.

En los inicios de su carrera, tuvo la ayuda de su tío Robbie Solomon, Lee se convirtió en asistente en 1939 en la nueva división de la revista de Timely Comics y en la compañía del editor de cómics Martin Goodman. Oportunamente, en 1960, se convertiría en el editor de Marvel Comics. Lee, cuyo primo Jean,  era la esposa de Goodman, fue contratado formalmente por el editor de Timely, Joe Simon.

Sus primeros trabajos eran un poco malos al principio. Aprovechando la ambición de su infancia de ser escritor, el joven Stan Lee hizo su debut en el mundo de los cómics con Capitán América en Capitán América Comics #3 en Mayo de 1941.

Stan se retiró de su puesto como Editor en Jefe en 1972 para ser el Editor en Marvel Comics, y mientras una gran sucesión de escritores lo seguían, su espíritu y su voz se mantuvieron fuerte durante las aventuras que pasaban. Su amor por los cómics incluso se extendió a una serie de convenciones en muchas universidades; dado cualquier oportunidad de educar e iluminar en la industria, él la tomó. Una generación entera de lectores jóvenes se expandió y se fortaleció con su habla y conocimiento a través de las historias de Stan.

En los últimos años, Stan inició nuevos proyectos propios fuera de Marvel, pero siempre mantuvo un ojo en el universo que creó, observando con orgullo mientras seguía creciendo y expandiéndose. Stan trabajó para promocionar sus creaciones y los personajes de Marvel en la industria cinematográfica, y sus increíbles apariciones en las películas y series de televisión de Marvel que se convirtieron en una parte importante de su legado.  A lo largo de los años, Stan fue ampliamente reconocido por sus notables logros, recibió la Medalla Nacional de las Artes, fue admitido en el Salón de la Fama Will Eisner Award y por el Salón de la Fama de Jack Kirby y fue nombrado Disney Legend. Trabajó, escribió y disfrutó de la vida y creatividad todos los días.

En sus últimos días, Lee había sufrido varias enfermedades, incluido un ataque de neumonía a principios de este año, que reveló durante una conferencia de prensa en Febrero. Dijo que la mala salud le había hecho cancelar varias apariciones en convenciones de cómics. También, Lee había filmado sus cameos para próximas películas de Marvel.

Stan Lee tuvo un efecto especial con las personas que lo rodeaban. Para él era perfectamente normal admirar a los superhéroes, porque él también lo hizo. Era tan fan de sus superhéroes como todos lo éramos. Era como un abuelo que contaba las mejores historias sobre el tipo de héroes que todos deseamos que fueran reales. Lee era un imán para las personas creativas que se esforzaban por impresionarlo. Pero lo gracioso era que Lee ya creía en sus fans. Los amaba como a su familia, y nosotros lo amábamos a él.

A sus 95 años de edad, Lee falleció en Los Ángeles, California y siempre recordaremos lo gentil que fue con sus fans, lo increíble que fue con su trabajo y lo brillante que decía cada vez que abría la boca. A veces todos los héroes no son eternos.

Una gran pérdida, conlleva un gran recuerdo.

R.I.P Stan Lee

Descanse en paz.

 

Continúa leyendo