Review: Moana Un mar de aventuras

    Moana: Un Mar de Aventuras se estrenará esta semana en varias partes del mundo tras varios meses de espera. La nueva película de Disney repite la fórmula de sus predecesoras contándonos una historia llena de emoción, aventura, magia e ilusión, a la vez que nos regala pegajosos temas musicales interpretados por los protagonistas Dwayne Johnson y Auli’i Cravalho. La cinta es una digna sucesora de Frozen (2013), teniendo bastantes puntos en común con la ganadora del Oscar, sin llegar a ser una copia o un tipo de reversión de la misma.

    La historia se centra en Moana (Cravalho) una intrépida joven e hija de Tui (Temuera Morrison), el jefe de una isla llamada Montunui, quien desea explorar el océano a pesar de que existe una terrible maldición que se expande rápidamente por los mares acabando con la vida tanto fuera como dentro de las aguas. Para salvar a su comunidad del inevitable final, la aventurera irá en busca de Maui (Johnson), un semidios olvidado cuyo pasado lo señala como el principal responsable de las tragedias por las que está pasando el planeta Tierra.

    De esta manera, Moana y Maui, acompañados de uno de los personajes secundarios de la factoría más graciosos de los últimos años (el gallo Heihei interpretado por Alan Tudyk), emprenderán una peligrosa excursión para regresarle su corazón a Te Fiti, la madre de todas las islas, y así revertir la dramática situación que aqueja al mundo entero.

    Los directores John Musker y Ron Clements, quienes trabajaron juntos anteriormente en Tiana y el sapo y La Sirenita, vuelven a contarnos una historia de princesas, pero, esta vez, más enfocada en nuestros tiempos. Al mismo estilo de Brave o Frozen, la cinta tiene como protagonista a una aguerrida jovencita capaz de tomar las riendas de su destino y convertirse no solo en lo que ella realmente quiere ser, sino también en lo que su comunidad necesita.

    Por otro lado, Jared Bush (Zootopia), guionista del film, realizó un buen trabajo adaptando los mitos oriundos de estados como Samoa, Thaití y Fiji sin entrar en ningún tipo de controversia cultural con los países mencionados. Pese a que Disney ha sido acusado anteriormente de “blanquear” tanto a personajes como historias provenientes de otras regiones, podemos asegurar que este no ha sido el caso de Moana, pues si bien no sigue al pie de la letra los citados relatos ancestrales, pretende ser lo más fiel posible al material original.

    Moana nos muestra un sinfín de paisajes hermosos, los cuales se ven sumamente naturales pese a ser producto de la animación generada por computadora. Las olas, la brisa del mar y los fondos inundados de vegetación gozan de tal vivacidad que es imposible no maravillarse cada vez que aparecen en pantalla. Todo este despliegue de imponentes imágenes alimenta al trasfondo ecológico del film, el cual nos invita a la reflexión respecto al cuidado de nuestro medio ambiente y la preservación de las áreas naturales.

    Finalmente, la banda sonora creada por Lin-Manuel Miranda es igual de impresionante. Temas como You’re Welcome y How Far I’ll Go de seguro resonarán en tu cabeza durante muchos días, semanas o hasta meses.

    En términos generales, Moana: Un Mar de Aventuras nos presenta a una heroína diferente, carismática e inteligente. La película posee los ingredientes necesarios para convertirse en uno de los estrenos más taquilleros del año y en un nuevo clásico de La Casa de Mikey Mouse. Un éxito seguro lleno de imágenes deslumbrantes, mensajes inspiradores y un sentido del humor bastante perspicaz. Merece más de una nominación en la próxima gala de los Oscars.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Please enter your comment!
    Please enter your name here