Connect with us

Review: KM31 Parte 2

Published

on

Uno de los filmes que revolucionó la cinematografía mexicana fue sin lugar a dudas KILOMETRO 31 (KM31) por muchas razones: la primera sin lugar a dudas era el atreverse a explorar el género del terror que en realidad ya se encontraba en el baúl de los recuerdos (desde Guillermo del Toro con su cinta Cronos). En segundo lugar mostrar una cinta vanguardista y de una gran calidad que impresionó al público y a los conocedores por igual y en tercer lugar crear una cinta de culto la cual sigue siendo un referente en el cine mexicano.

Ahora, 10 años después una secuela ha aparecido bajo la batuta, una vez más de Rigoberto Castañeda creando una gran expectativa (cabe destacar que el primer filme ya es de culto en la cinematografía mexicana) por lo que puede llegar a lograr… pero ¿Podrá superar su propia creación?

Han pasado 7 años desde los escalofriantes sucesos sobrenaturales en dónde el oficial Martín Ugalde perdió toda credibilidad y fue destituido de su cargo convirtiéndose en un alcohólico al ver que su vida se convirtió en una verdadera pesadilla.

Ugalde es convocado nuevamente por altos mandos de la policía Judicial para que investigue una serie de desapariciones de niños en los alrededores de Av. Rio Mixcoac y Rio Churubusco que se han estado últimamente. Entre los pequeños desparecidos se encuentra el Hijo de Marina Fuentes Cotija una candidata a la presidencia.

Al entrevistarse con la candidata descubre que existe un testigo del suceso; la hija mayor de Marina quien quedó en estado catatónico al presenciar la desaparición del pequeño.

El detective encontrará que los extraños sucesos tienen relación con los eventos sobrenaturales que experimentó siete años atrás por lo que tendrá que hurgar en el pasado para descubrir el origen de las desapariciones.

En su búsqueda no estará sólo pues el encuentro con un científico paranormal y Tomas su pequeño y extraño hijo de siete años intentarán ayudarle para tratar de parar la maldición que cae sobre los pequeños antes de que sea tarde….

Una vez más Rigoberto Castañeda nos ofrece un filme de calidad visual impecable que sobre pasa las expectativas de lo acostumbrado entrando mas de lleno a un relato que comienza como un thriller policiaco para luego transformarse en una cinta de terror que intenta impactar de manera diferente al primer filme.

Con un gran trabajo de fotografía que remonta directamente al cine “Noir” y secuencias en verdad espectaculares (La secuencia en la casa de la senadora es fabulosa) Castañeda logra intrigar al espectador mientras se adentra en el relato (que dista mucho del filme anterior) logrando enganchar al público sin mayor problema.

El filme logra el cometido: intrigar al espectador en tanto descubre los secretos que van revelándose poco a poco con momentos de tensión y humor que funcionan de manera efectiva, sin contar los homenajes a cintas de horror y ciencia ficción de los ochenta que el público agradecerá.

Sin embargo el filme tiene tropiezos en el camino imposibles de ignorar y la mayoría se deben a una razón: la espectacularidad de la cinta que en algunos casos satura al espectador de efectos visuales reduciendo la efectividad del horror pues pierde credibilidad en aras de un gran efecto visual (siempre menos es más).

Pero el principal tropiezo recae en las escenas finales en dónde el filme inesperadamente da otro giro a una secuencia más de acción que de terror por lo que no logra convencer del todo.

KM31 PARTE 2 sigue siendo un parámetro de calidad visual y en este caso mucho más vistosa y de mayor calidad que su predecesora denotando el avance de los 10 años de separación y con una buena primicia pero un desarrollo atropellado del que no logra salir victorioso siendo claro ejemplo del adagio “El que mucho abarca poco aprieta” pero aun así sigue teniendo la corona del mejor filme de terror mexicano de por lo menos 10 años.

Advertisement
Comments

Cine

Enfermos de Amor, ¿Qué estás (o no) dispuesto a hacer por amor?

Publicado

on

Una obra que en un poquito más de una hora nos plasma con nueve historias el tema del enamoramiento y sus diversas etapas, algo, más común de lo que creemos.

‘Enfermos de Amor’ ha iniciado temporada con sus presentaciones en La Teatrería, un teatro de la colonia Roma Norte, en la Ciudad de México y que este fin de semana ante un foro lleno que no hacía más que aplaudir y reír, tuvo su estreno con las excelentes actuaciones de: Eréndira Ibarra, Andres Palacios, Esmeralda Pimentel,Nacho Tanham, Mónica Huarte, Adriana Louvier y Alex de la Madrid.

En esta obra dirigida por Rodrigo Nava nos cuenta nueve historias de amor desde diferentes perspectivas y que suceden el mismo día a la misma hora, en donde el director deja atrás la típica comedia romántica para hablarnos de que el amor además de ser complicado también puede ser doloroso.

La producción cuenta un escenario muy sencillo, un reloj digital al fondo y vestuario de diferentes colores que con ayuda de las luces te hacen sentir parte de cada una de las historias en donde hay celos, aburrimiento, infidelidad entre otras cosas.

“Tenemos la fortuna de arrancar con varias fechas sold out, nunca me había pasado en la vida, que antes de estrenar ya estuviera agotado, y es que una obra muy empática con la que todos se identifican habla de todas estas fases del amor, el enamoramiento, la aburrición y la ruptura”, comentó Luis Arrieta a la prensa.

La obra original es de John Cariani, quien es un reconocido escritor de obras como Casi un Pueblo, y de la cual Rodrigo se interesó para dirigir a estos actores ya mencionados que además estarán alternando funciones esta temporada.

Continúa leyendo