Connect with us

Reviews Cine

Johnny English 3.0: Una secuela digna de la comedia inglesa

Published

on

Tras alcanzar el éxito en su paso por la televisión y el cine con su personaje de Mr. Bean, el actor y guionista inglés Rowan Atkinson consolidó su paso al cine al crear un nuevo personaje que dio lugar a su propia saga cinematográfica, un agente del servicio secreto inglés que parodio al agente inglés más famoso, James Bond.

El gobierno inglés ha sufrido un fuerte ataque cibernético que ha puesto en descubierto la identidad de todos sus agentes secretos, por lo que la Primera Ministra (Emma Thompson) da la orden de contactar a los viejos agentes secretos en retiro para seleccionar al mejor que resuelvan el caso.

Así, tras un breve y accidentado proceso de selección, regresan del retiro a Johnny English (Rowan Atkinson), quien se dedica ahora a la docencia preparando a los futuros espías, quien solicita a su inseparable compañero Bough (Ben Miller) y una serie de artefactos aparentemente obsoletos para iniciar la cacería que lo llevará a Francia y de regreso al Reino Unido para atrapar al criminal que amenaza a su nación.

Con una importante carrera en la dirección de series de televisión, David Kerr se pone al frente del regreso del torpe agente secreto y consigue darle a la película un adecuado ritmo que gracias a un guion ingenioso logra un filme ligero y lleno de cómicas situaciones.

Atkinson domina con maestría el humor físico y sabe usar cada músculo para hacer reír, y en esta tercera parte lo consigue en parte gracias al buen argumento, los chistes ligeros y bien diseñados y varios gags a la altura de sus buenos momentos en la televisión con Mr. Bean, sobresaliendo la genial e hilarante secuencia de English en la realidad virtual. Desopilante.

Así, el regreso de Johnny English consigue ser un buen entretenimiento cargado de un aceptable nivel de humor, logrando con ello la mejor y más divertida película de la saga.

Advertisement
Comments

Reviews Cine

Venganza, ¿Más de lo mismo?

Publicado

on

Liam Neeson se ha encasillado en protagonizar películas de acción con alto contenido violento y donde el tema principal es la venganza.

Desde Taken en 2008 lo hemos visto una y otra vez interpretar el rol del personaje que se ve afectado por la misteriosa muerte o desaparición de alguien cercano orillándolo a buscar venganza o redención.

Cold Persuit o Venganza bajo cero no es tan diferente a las demás, presenta la historia de un tranquilo quita nieve que vive en paz con su familia, pronto su armonía se ve afectada por la muerte de su hijo y conforme transcurre el tiempo va descubriendo a los responsables de su dolorosa pérdida.

El film es protagonizado por Liam Neeson (El pasajero, 2018) Tom Bateman (Vanity Fair, 2018) Laura Dern (Big Little Lies, 2016) y Emmy Rossum (You´re not you, 2016) entre otros y dirigida por el noruego Hans Petter Moland quien nos trae el remake de su película Kraftidioten de 2014 y que fue estelarizada por Stellan Skarsgard (River, 2015).

La cinta no toma riesgos, va por lo seguro e incluso se nota que no se lo tomaron en serio ya que tiene un toque de comedia, pese a la situación de estar viendo asesinato tras asesinato.

Las actuaciones son medianas, Neeson ha actuado tanto de lo mismo que resulta familiar, ya sabes lo que hará y dirá, su personaje es muy predecible mientras que Bateman sigue sin convencer por no decir que aún no sabemos si ese es su nivel de actuación o aun no encuentra el proyecto por el cual tenga que comprometerse y demostrar que por algo es actor.

¿Más de lo mismo? Si, pero no es aburrida, cumple con el objetivo de entretener al espectador con secuencias de acción, violencia, humor y drama, una alternativa de perder el tiempo sin hacerte sentir mal, perfecta para aquellos que buscan distracción momentánea sin adentrarse en un historia profunda.

Continúa leyendo