Connect with us

Reviews Cine

Review: El Alma de la Fiesta

Publicado

el

Melissa McCarthy se ha ganado un lugar importante dentro del mundo de la comedia de Hollywood, su buen hacer en la comedia física y esa única capacidad para reírse de sí misma le dieron ese merecido sitio, ahora vuelve a colaborar con Ben Falcone, en una película que roba algunas risas y no mucho más.

Justo el día en que su hija Maddie (Molly Gordon) ingresa a lo que será el último año en la Universidad, Deanna (Melissa McCarthy) recibe de su esposo la desagradable noticia de que la dejará por otra mujer por lo que le solicita el divorcio.

Deanna entra en depresión, pero pronto decide contrarrestarla buscándole un nuevo sentido a su vida, decidiendo terminar su carrera trunca, por lo que se inscribe a la Universidad, la misma donde cursa su hija, debiendo enfrentarse a un mundo estudiantil que ha cambiado mucho y donde deberá adaptarse para poder salir bien librada.

Apenas iniciada, la historia deja bien claro que rumbo seguirá y donde terminará, por lo que toda la apuesta de la película descansa en lo que McCarthy consiga con el acompañamiento de algunas figuras que se destacan dentro del elenco como Maya Rudolph y Gillian Jacobs.

Algunos momentos consiguen ser hilarantes y bien logrados, pero lo flaco es la historia, la cual llegada la mitad del metraje se estanca y no logra ir más allá del chiste de la madre insertada en un mundo por el que ella pasó varios años atrás, todo de ahí en más no avanza hasta llegar a un final que no logra llegar al climax y que se siente apresurado.

Los mejores momentos de McCarthy en el cine han sido de la mano de Paul Feig (‘Damas en guerra’, ‘Spy’), con Falcone en cambio, que además es su marido, apenas ha conseguido comedias medianas que no logran trascender.

Advertisement
Cargar Comentarios

Reviews Cine

Milla: De la vida sin techo a la vida doméstica

Publicado

el

Milla (Severine Jonckeere) se instala ilegalmente junto a su novio Leo (Luc Chessel) en una casa abandonada cerca de una zona costera. Dejan la vida en el bosque para intentar encontrar lo que muchos vivimos sin darnos cuenta. Los vemos conversar y bromear a la luz de las velas mientras comen sándwiches de jamón y queso, y vuelven el lugar habitable poco a poco acumulando objetos domésticos sacados de la basura o robados. El sueño de algunos es simplemente vivir la normalidad.

La película de la francesa Valerie Massadian retrata los momentos mundanos de una joven mujer que busca la estabilidad con su pareja, quien consigue trabajo en un buque de pesca. En algún punto ella queda embarazada y ellos son felices. La directora no busca el melodrama, estamos lejos de una historia de tragedia a pesar que el mayor conflicto y giro en la trama es la accidental muerte de Leo.

Massadian resuelve esto de manera de manera sencilla sin aspavientos. En dos secuencias nos enteramos de la muerte de la pareja de Milla y de su nuevo trabajo como una mujer de intendencia en algún hotel y ya con un notorio embarazo. Allí hace una nueva amiga con quien compartirá estos momentos de la película, sin embargo, antes de profundizar más, nos encontramos con otro giro abrupto donde de un corte a otro ya vemos a la protagonista con su pequeño hijo Ethan en un pequeño pero cómodo departamento. La vida no la ha ignorado por completo.

La directora sugiere la tan anhelada estabilización de la protagonista. Durante esos momentos en el último acto la vemos feliz junto a su hijo, compartiendo las banalidades de la normalidad tal y como lo hacía con Leo al principio de la cinta. En la transición hacia la adultez los huecos ambiguos que deliberadamente deja Massadian, lo cual a algunos asombrará y a otros aburrirá. Qué más remedio, así es la vida.

Continúa leyendo