Connect with us

Review: Capitán Fantástico

Published

on

Avalada por el premio al mejor director, en el la sección “Un Certain Regard”, de la pasada edición del Festival de Cannes, se presenta la segunda película de Matt Ross, un realizador que hasta el momento, firma se obras desde su propio guión original, factor siempre a tener en cuenta, en un planeta cine tan consumido e invadido por los productos de encargo manufacturados.

Precisamente, y protegido por la tranquilidad de libertad creativa que proporciona el terreno independiente, a Ross no le ha temblado el pulso para poner en marcha una curiosa road movie, en la que un padre vive aislado en el bosque con sus seis hijos, de diferentes edades, completamente a espaldas de una sociedad de consumo, a la que consideran nociva y degradante para el individuo. Pese a ello, se verán obligados a regresar a la civilización para hacer frente a un asunto familiar urgente.

Portando un acertado discurso anticapitalista, el film adquiere sus mejores momentos, cuando se sitúa hábilmente entre conceptos políticos, que contemplan el comunismo como base teórica, y visiones filosóficas, que acaban por encumbrar la figura de Noam Chomsky, como una especie de Papa Noel para chicos listos. Es en ese punto, donde los diálogos de calidad su suceden, se respira ese estilo nada convencional, del que siempre ha podido presumir el cine indie.

En contra, tener que asumir algunos aspectos demasiado inverosímiles en la educación de los niños, puede que esta particular Costa de los Mosquitos que Ross ha construido, se sustente mejor en su parte inicial, justo antes que el transito emocional al pasado de ese mencionado encuentro familiar, y el exceso de argumentos, amargue un tanto tan prometedor punto de partida, que al menos, en sus formas, recuerda al film que Peter Weir estrenó, a mediados de la década de los ochenta del siglo pasado, con Harrison Ford como protagonista.

Hablando de actores, no se puede pasar por alto este capitán fantástico, que desde la naturalidad y la contención, ha construido Viggo Mortensen, – desnudo integral frontal incluido – bien acompañado por un grupo de talentosos, y en su mayoría, menudos interpretes, y por la presencia, siempre estimulante, del veterano Frank Langella, al que la edad no ha restado un solo ápice de contundencia.

Finalmente, puede que a muchos no les llegue del todo el mensaje de esta agradable fábula antisistema, quizá lo mejor que se pueda decir de ella, es que no juzga la motivación de los personajes, dejando que entendamos que, como suele suceder con casi todas las facetas o situaciones de la vida cotidiana, siempre surgen voces a favor y en contra, algo que permite al espectador sacar sus propias conclusiones, sin llegar en ningún momento a sentirse coaccionado.

Advertisement
Comments

Lucha Libre

CMLL: Duelo de pronóstico reservado para La Leyenda de Plata

Publicado

on

Uno tras otro, suben valerosos los gladiadores al encordado: los experimentados (Felino, Mephisto y Virus), los consolidados (Volador Jr., Cavernario, Místico, King Phoenix y Dragón Rojo) y las jóvenes promesas (Soberano, Templario, Titán, Tritón, Audaz, Flyer, Tiger y Kawato San).

“La Leyenda de Plata” es uno de los torneos cibernéticos más esperados del CMLL, el cual cada año luce por su espectacularidad. Tras una primera ronda campal en la que se definieron grupos, Flyer, Dragón Rojo, Mephisto, Templario, Místico, Titán, Soberano y Kawato San, quienes abandonaron el ring por la tercera cuerda, en automático integraron el grupo B.

En la segunda etapa, ambos grupos se enfrentaron en un mano a mano, duelos inéditos que hicieron la batalla aún más atractiva. El primero en ser eliminado fue el japonés Kawato San, los siguientes Tiger y Tritón; la inexperiencia cobró factura a Audaz y Flyer que sucumbieron. El maestro Virus y Dragón Rojo dieron batalla, pero quedaron eliminados; Felino se mostró como en sus mejores tiempos pero no alcanzó la final; mientras que Templario, Mephisto y Soberano lucieron, pero quedaron a un paso de la gloria.

En la antesala de la final quedaron tres participantes del grupo A, Volador, Cavernario y Phoneix, y uno del grupo B, Místico. “El príncipe de plata y oro” arriesgo el físico, pero fue derrotado por el heredero de Remo Banda.

Cavernario, Phoenix y Volador se enfrascaron en una lucha sin cuartel, con castigos de poder y lances que mantuvieron al público al filo de la butaca al respetable. Volador aplicó su “pill driver” a Phoenix, pero Cavernario evitó la victoria al sorprender al primero con un castigo a la espalda y las pantorrillas, la poderosa “cavernaria”.

El referí decretó el final del combate y una final que sacará chispas, entre Phoenix, uno de los luchadores independientes más exitosos del 2018 y quien ha destacado más allá de nuestras fronteras, y Bárbaro Cavernario, triunfador del Aniversario 86 de la Arena México y actual campeón semicompleto del CMLL.

Continúa leyendo