Connect with us

Criticas Cine

Paranoid Park, Gus Van Sant y aquellos que deambulan

Published

on

Todo parece transcurrir en aparente normalidad, con ellos sumergidos en un hipnótico vaivén que encuentra su punto más álgido cuando vuelan por los aires en una pequeña plataforma con ruedas. Es un momento único e irrepetible, efímero, en dónde su ir y venir parece cobrar sentido, algo que la mayoría de las veces no pueden decir del resto de su propia vida. No es que les haga falta algo, simplemente es un extraño sin sabor que impregna todo. Tampoco se están rebelando contra una sociedad a la que le parecieran ajenos, solo buscan un puente que les permita ir más allá de lo cotidiano y que les haga sentir que se puede hacer algo más que simplemente sobrevivir. De eso es que nos habla Paranoid Park (2007), una cinta que a través de larguísimos planos, filmados en diversos formatos (35 mm, Super 8), se sumerge en el inquietante mundo interior de los adolescentes.

Alex es la ventana de entrada, un chico que luego de una visita a ese paraíso de los aficionados a las patinetas llamado Paranoid Park, ubicado al lado de una estación de trenes, provoca por accidente la muerte de un guardia de seguridad. Este es el detonante y el paliativo, un hecho irreparable con el que tiene que cargar en soledad, porque en la vida, a pesar de estar rodeados de tanta gente, siempre estamos solos con nosotros mismos, y es precisamente en la adolescencia, que muchos lo hacemos consciente.

En Paranoid Park, el realizador estadounidense Gus Van Sant (Elephant, Last Days), tomando como base la novela original de Blake Nelson, vuelve a mostrar su enorme capacidad y sutileza para diseccionar el entramado emocional del ser humano. Esta vez la herramienta es una patineta, y la materia prima es la autenticidad de actores no profesionales -aquí si bien dirigidos y no como acostumbran algunos en el cine mexicano-, seleccionados a través del MySpace. Las interminables secuencias con el rostro lacónico del protagonista en primer plano, resultan seductoras e inquietantes. Es el reflejo de la búsqueda de muchos jóvenes que tratan de escapar a esa mediocre necesidad de encajar. Pero la cinta además motiva a una reflexión distinta, y es que tal vez no son ellos los que no se adaptan a este mundo, sino que este es víctima y amante de sus propios anacronismos negándoles la entrada.

PARANOID PARK
Francia / Estados Unidos, 2007
Director: Gus Van Sant
Reparto: Gabe Nevins, Dan Liu, Jake Miller, Taylor Momsen, Lauren McKinney, Olivier Garnier, Scott Green, Winfield Henry Jackson, Dillon Hines, Brad Peterson

Advertisement
Comments

Criticas Cine

A 10 Años del regreso de Blur, aquel documental llamado No Distance left to Run

Publicado

on

“Porque conozco los sueños, a los que has matado, igual que a mí. Cuando te vengas abajo, piensa que estoy aquí. No me queda distancia para correr.” Esta es parte de la letra de la canción que en su momento, Damon Albarn le compusiera a su ex novia, y que luego sirvió para darle titulo al documental con el que la emblemática banda inglesa hace un recuento de los daños, después de haberle puesto fin a la agrupación, cuando parecía que ya no había más caminos que recorrer.

Fue poco menos de una década, el tiempo que los que fueran integrantes de Blur, tardaron en volver a reunirse. Atrás quedaron las rencillas y las declaraciones hirientes, dando paso a la música que inspiró a miles de jóvenes en el mundo y que les llevó a la cúspide en la década de los 90s. Temas como volvieron a sonar como parte de una gira que se convirtió en una especie de reencuentro con su pasado y que ahora da pie a un documental.

Titulado como aquella sentida canción incluida en su álbum 13, No Distance Left To Run, este filme hace un recorrido por los grandes y más significativos momentos de la banda. Desde sus conciertos realizados allá a finales de la década de los 80s, hasta llegar a los que representaron su gira de reencuentro en el 2009, en Glastonbury y Hyde Park. A través de entrevistas e imágenes inéditas, se puede ver cómo Damon Albarn, Graham Coxon, Alex James y Dave Rowntree, ven a la distancia su trayectoria como grupo. Sus hallazgos, sus tropiezos y la amistad que les uniera, que además se convierte en una entrañable reflexión sobre el carácter británico.

Dirigida por Dylan Southern y Will Lovelace, se trata de un retrato agridulce, plagado por supuesto de música, pero sobre todo del espíritu de redención que hace que una agrupación logre trascenderse a sí misma, a través de una mirada nostálgica que les permite reinterpretar lo que caminaron juntos y la naturaleza de su identidad.

La cinta producida por Pulse Film, se exhibió en diversas partes del mundo y aunque en nuestro país no tuvo una corrida comercial en forma, encontró espacios alternativos para llegar al público. Uno de ellos fue la gira de documentales de Ambulante, que además de llevarle a gran parte de la república en diversas salas convencionales, organizó una proyección en formato de autocinema, en una de las universidades capitalinas.

POR SI NO LO VIERON EN EL CINE, YA ESTA LISTO EN DVD
En cuanto al mercado del DVD y Bluray, Blur: No Distance Left To Run llegó en una edición especial de dos discos. En el primero de ellos se incluye el documental completo. En el segundo, el concierto que realizaran en el Hyde Park de Londres, con la interpretación de 26 temas, entre ellos She’s so high, Girls & boys, Tracy Jacks, There’s no other way, Song 2, To the end, Coffee and TV y Out Of Time. Un testimonio fílmico que ningún clavado de la música puede perderse.

Continúa leyendo