Connect with us

Análisis Lucha Libre

Atlantis vs Fuerza Guerrera, rumbo a un máscara vs máscara

Published

on

Y entonces todo comenzó en una conferencia de prensa. La seria y estable -como siempre ha sido denominada- Empresa Mexicana de Lucha Libre, anunciaba el cartel conmemorativo del 75 aniversario de la tradicional Arena Coliseo. Estaban presentes diversas estrellas del cuadrilátero, entre ellas Atlantis -integrante permanente del elenco- y Fuerza Guerrera, quien desde hace bastantes años deambula por los territorios independientes. El primero portador de una de las máscaras más cotizadas de la actualidad y quizás de la historia, emblema del Consejo Mundial de Lucha Libre, gladiador tapatío conocido como “el ídolo de los niños” y que entre sus logros esta el haber destapado -por que no le gusta apostar contra cabelleras- a gente de la talla de Mano Negra, Villano III y por supuesto el Último Guerrero, su otrora compañero de andanzas en el bando rudo, etapa en la que el buen Dr. Alfonso Morales -al narrar para la televisión- le llamaba “Atlantis Maldad, el Ogro de los Niños”. El segundo, apodado como “El Mosco de la Merced”, siempre rudo e irreverente, capaz de muy peculiares marrullerías, como atar a sus rivales a las cuerdas usando las agujetas o cualquier otro aditamento de sus máscaras, Octagón fue una de sus víctimas acostumbradas -luchador que por cierto, en 1992 protagonizó una película con el mismo Atlantis-, e incluso golpearlos con sus mascotas. Tal como sucedió cuando desenmascaró al Gallo Tapado, quien acostumbraba llegar cargando una ave representativa de su nombre, y con ese pobre animalito le dio en la espalda, provocando el total repudio del público.

Pero bueno, fue este último quien comenzó el conflicto reclamándole al técnico por que según el “es el consentido de la empresa”, y amenazándole con que no se salvaría de una golpiza. Luego se insinuó un posible encuentro en el que pusieran en juego sus incógnitas, y por supuesto ninguno dio un paso atrás, aunque a final de cuentas no hubo nada concreto, ni siquiera era seguro que se enfrentaran en la función que estaban anunciando. Sin embargo, los dimes y diretes continuaron en la web y el pasado sábado 7 de Abril, día en que se realizó el evento para celebrar un nuevo aniversario del también conocido como “embudo de Perú 77”, en el combate estelar se vieron las caras. El encuentro no fue precisamente lucidor, Atlantis -con 35 años como profesional- y Fuerza Guerrera -a punto de cumplir cuarenta años de carrera-, acompañados por los veteranos Blue Panther y El Satánico -respectivamente-, ofrecieron algo de llaveo, prácticamente nada de lances aéreos -de hecho nunca se han distinguido por ese estilo-, pero eso si, mucho castigo y jaloneo tanto arriba como abajo del ring. Una lucha bien llevada, con oficio y con la intensidad suficiente para entretener al respetable y por momentos emocionarlo -de por sí es difícil no hacerlo con estas leyendas en acción-, alimentando más la idea de un posible duelo de apuestas entre ellos, uno que los medios hoy ya casi lo dan por pactado y firmado ¿Pero será posible que esto suceda? Por que lo cierto es que al menos dejaron en claro que con todo los años encima de cada uno de ellos, aún mantienen el nivel suficiente para ofrecer un espectáculo digno, si es que se hiciera realidad. No como esa otra batalla que también salió a colación, en la que ponían a Fuerza Guerrera en contra del que hace varias décadas era su rival por excelencia, Octagón. Y es que aceptémoslo, el también conocido como “El Amo de los 8 Ángulos” ya está algo lejos de quien fuera a la hora de desplazarse sobre el cuadrilátero en los 90s. No, el encuentro tendría que ser con Atlantis. Dos clásicos aún en buena forma, frente a frente y ya convertidos en leyendas, acompañados por la consabida carga de nostalgia. Ojalá y no se quede en promesa, como en su momento sucedió con el duelo entre el gigante tabasqueño Canek y el legendario Mil Máscaras. Y por favor, que ninguno de ellos termine enganchándose en algún otro evento olvidable en donde lo único que importe es el dinero, como recién sucedió con uno de sus colegas contemporáneos que entregó todo el prestigio en una fiesta con payaso incluido. Son demasiados años de historia y tradición en estas dos tapas, y si una ha de caer, que sea en el mejor de los escenarios.

Advertisement
Comments

Análisis Lucha Libre

TRIPLEMANÍA XXVI en vivo por Space ¿Será la mejor edición del evento?

Publicado

on

Luego de presentarse en el ya algo lejano 1992, como una interesante puerta hacia nuevas oportunidades y condiciones de trabajo, teniendo como estandarte a figuras referencia de distintas generaciones luchísticas, tales como el mismísimo “can zacatecano” mejor conocido como el Perro Aguayo, el aguerrido e inigualable Cien Caras -quien llegaría seguido de sus hermanos Máscara Año 2000 y Universo 2000-, el popular Octagón y el polémico titán cubano Konnan, además de dar origen tanto a estupendos personajes tipo la Parka, como a otros nada ingeniosos, dígase Winners -versión luchística de uno de las agrupaciones denominadas como sonideros- o Super Caló -que retomaba el nombre del grupo de rap noventero-; la AAA se ha convertido en una exitosa conjunción de conceptos provenientes del show westler estadounidense y mucho de lo que hace única y tan apreciada a nivel internacional a la lucha libre mexicana. Esto ha dado como resultado un enorme abanico de eventos en los que la propuesta alcanza inesperados niveles de extravagancia, incluyendo relevos mixtos y hasta una versión con seis lados del acostumbrado ring de batalla. Pero el más grande e importante de ellos es la Triplemania, cita anual en la que ha pasado de todo, desde encuentros en donde apuestan la carrera -es decir el perdedor se retira-, el nombre -como aquella entre la actual Parka y el que llevara originalmente ese traje y lo hiciera famoso, hoy conocido como L.A.Park-, sin dejar de lado nunca los tradicionales encuentros máscara va máscara. Es precisamente uno de estos últimos el que este año encabeza el cartel y además se duplica, pues será un explosivo cuadrangular.

Las expectativas son altas, y es que por el tipo de contendientes y el valor de la incógnita que cada uno pondrá en juego este próximo 25 de Agosto, se antoja no solo como una batalla despiadada en el cuerpo a cuerpo y salpicada de espasmos de espectacularidad, sino exenta de cualquier subterfugio que como en otras ocasiones, le pueda permitir al perdedor escabullirse y no cumplir con lo acordado. En Triplemania XXVI no habrá salida, solo llaves, lances, golpes, inteligencia, ambición, furia y el irrevocable hecho de que uno de ellos tendrá que dar a conocer su rostro y nombre verdadero.

UN FANTASMA, UN PAYASO, UNA CALACA Y ALGO MÁS
Uno de los que estarán en el cuadrilátero es el ganador de la anterior Triplemania, en la que despojó de la máscara ni más ni menos que al célebre Dr. Warner Jr. -uno de los mejores luchadores en ese momento-, estando en el punto más alto del impulso que le otorgó la AAAA, empeñada en convertirle en su máxima figura. Es miembro de la dinastía Alvarado, iniciada por Shadito Cruz -apodado así en referencia al legendario Black Shadow- y consagrada por los “Mosqueteros del Diablo” -Brazo de Oro, Brazo de Plata y el Brazo-, quienes en el extinto Toreo de Cuatro Caminos, protagonizaron junto con los Villanos -miembros de otra gran dinastía-, una de las batallas de apuesta más celebradas de la historia. Nos referimos a Psycho Clown, quien a pesar del triunfo ya mencionado -que aún no terminan de creer algunos- y debido al brinco mediático resultado del mismo, llega convertido en el objetivo central de los otros tres participantes, lo que aumenta las posibilidades de que intenten avasallarlo en conjunto y que termine por darle continuidad a la serie de derrotas que por lo regular ha sufrido su familia en este tipo de encuentros.

Otro de los participantes es Pentagón Jr., esteta hecho en casa que luego dejó sus filas para transitar de manera más que consistente por otros escenarios y acentuar lo extremo de su accionar. Sin duda es el más calculador de los cuatro y por lo mismo peligroso, pero aunque ha tenido un intenso recorrido por diversos circuitos y usa mucho la intimidación como arma, es el menos experimentado y ese puede ser su punto débil. Junto con Psycho pinta como posible víctima.

El tercero en discordia es el norteño L.A.Park, otro luchador peso completo hecho en casa quien luego de popularizar el personaje de La Parka y consolidar un estilo propio, se adentró en el campo independiente -algo que claro le costó tener que cambiar de nombre-, pisando con fuerza y coraje en cuanta empresa ha querudo, saliendo más que airoso. Su personalidad tormentosa -que le ha llevado incluso a tener problemas con el público-, lo impredecible de su estilo y la brutalidad de sus ataques, lo posicionan como candidato para salir victorioso y al final hacernos recordar el clásico baile del triunfo la calaca tilica y flaca.

Y finalmente tenemos al capitalino y campeón metropolitano AAA, el Hijo del Fantasma, heredero de una leyenda independiente retirada que nunca perdió su tapa. Hecho en el CMLL y llevado a las alturas por la AAA, es el más completo de los cuatro. Hábil a ras de lona, preciso con el llaveo y contundente en la lucha aérea. Pese a no rebasar los 100 kilos, es un portento en lo físico, fuerte y veloz, está en su mejor momento. Veremos si su carácter que le ha permitido ser dominante tanto el bando técnico como en las filas de los rudos, le alcanza para salir con el triunfo. Lo que sí es seguro, es que la espectacularidad va por su cuenta.

EN VIVO Y ESPECIAL POR SPACE
Con tales ingredientes y teniendo la Arena Ciudad de México como escenario ideal, no hay duda de que Triplemania XXVI se antoja irresistible para cualquier aficionado a este deporte-espectáculo. Además está el agregado de que será transmitido en vivo por Space, canal que apuesta por una transmisión más estilizada, acentuando el aire a tradición de la lucha libre mexicana. Prueba de ello es el especial previo al evento que proyectarán este 22 de Agosto a las 10 de la noche, que a pesar de que se enfoca al punto de vista de AAA, entrega una interesante retrospectiva sobre la trascendencia de las máscaras, además por supuesto, de todos los detalles de su gran evento.

Continúa leyendo