Connect with us

Lucha Libre

Atlantis vs Fuerza Guerrera, rumbo a un máscara vs máscara

Publicado

el

Y entonces todo comenzó en una conferencia de prensa. La seria y estable -como siempre ha sido denominada- Empresa Mexicana de Lucha Libre, anunciaba el cartel conmemorativo del 75 aniversario de la tradicional Arena Coliseo. Estaban presentes diversas estrellas del cuadrilátero, entre ellas Atlantis -integrante permanente del elenco- y Fuerza Guerrera, quien desde hace bastantes años deambula por los territorios independientes. El primero portador de una de las máscaras más cotizadas de la actualidad y quizás de la historia, emblema del Consejo Mundial de Lucha Libre, gladiador tapatío conocido como “el ídolo de los niños” y que entre sus logros esta el haber destapado -por que no le gusta apostar contra cabelleras- a gente de la talla de Mano Negra, Villano III y por supuesto el Último Guerrero, su otrora compañero de andanzas en el bando rudo, etapa en la que el buen Dr. Alfonso Morales -al narrar para la televisión- le llamaba “Atlantis Maldad, el Ogro de los Niños”. El segundo, apodado como “El Mosco de la Merced”, siempre rudo e irreverente, capaz de muy peculiares marrullerías, como atar a sus rivales a las cuerdas usando las agujetas o cualquier otro aditamento de sus máscaras, Octagón fue una de sus víctimas acostumbradas -luchador que por cierto, en 1992 protagonizó una película con el mismo Atlantis-, e incluso golpearlos con sus mascotas. Tal como sucedió cuando desenmascaró al Gallo Tapado, quien acostumbraba llegar cargando una ave representativa de su nombre, y con ese pobre animalito le dio en la espalda, provocando el total repudio del público.

Pero bueno, fue este último quien comenzó el conflicto reclamándole al técnico por que según el “es el consentido de la empresa”, y amenazándole con que no se salvaría de una golpiza. Luego se insinuó un posible encuentro en el que pusieran en juego sus incógnitas, y por supuesto ninguno dio un paso atrás, aunque a final de cuentas no hubo nada concreto, ni siquiera era seguro que se enfrentaran en la función que estaban anunciando. Sin embargo, los dimes y diretes continuaron en la web y el pasado sábado 7 de Abril, día en que se realizó el evento para celebrar un nuevo aniversario del también conocido como “embudo de Perú 77”, en el combate estelar se vieron las caras. El encuentro no fue precisamente lucidor, Atlantis -con 35 años como profesional- y Fuerza Guerrera -a punto de cumplir cuarenta años de carrera-, acompañados por los veteranos Blue Panther y El Satánico -respectivamente-, ofrecieron algo de llaveo, prácticamente nada de lances aéreos -de hecho nunca se han distinguido por ese estilo-, pero eso si, mucho castigo y jaloneo tanto arriba como abajo del ring. Una lucha bien llevada, con oficio y con la intensidad suficiente para entretener al respetable y por momentos emocionarlo -de por sí es difícil no hacerlo con estas leyendas en acción-, alimentando más la idea de un posible duelo de apuestas entre ellos, uno que los medios hoy ya casi lo dan por pactado y firmado ¿Pero será posible que esto suceda? Por que lo cierto es que al menos dejaron en claro que con todo los años encima de cada uno de ellos, aún mantienen el nivel suficiente para ofrecer un espectáculo digno, si es que se hiciera realidad. No como esa otra batalla que también salió a colación, en la que ponían a Fuerza Guerrera en contra del que hace varias décadas era su rival por excelencia, Octagón. Y es que aceptémoslo, el también conocido como “El Amo de los 8 Ángulos” ya está algo lejos de quien fuera a la hora de desplazarse sobre el cuadrilátero en los 90s. No, el encuentro tendría que ser con Atlantis. Dos clásicos aún en buena forma, frente a frente y ya convertidos en leyendas, acompañados por la consabida carga de nostalgia. Ojalá y no se quede en promesa, como en su momento sucedió con el duelo entre el gigante tabasqueño Canek y el legendario Mil Máscaras. Y por favor, que ninguno de ellos termine enganchándose en algún otro evento olvidable en donde lo único que importe es el dinero, como recién sucedió con uno de sus colegas contemporáneos que entregó todo el prestigio en una fiesta con payaso incluido. Son demasiados años de historia y tradición en estas dos tapas, y si una ha de caer, que sea en el mejor de los escenarios.

Advertisement
Cargar Comentarios