Contacto

Ocho Apellidos Vascos

Ocho Apellidos Vascos

Directamente de la madre patria llega una comedia si no bien si centrada a la sociedad española que puede hacer que nos sintamos distantes de esta país.

Ocho Apellidos Vascos nos cuenta la historia de Rafa (Dani Rovira) es un joven señorito andaluz que no ha tenido que salir jamás de su Sevilla natal para conseguir lo único que le importa en la vida: el fino, la gomina, el Betis y las mujeres. Todo cambia cuando conoce una mujer que se resiste a sus encantos: es Amaia (Clara Lago), una chica vasca. Decidido a conquistarla, se traslada a un pueblo de las Vascongadas, donde se hace pasar por vasco para vencer su resistencia. Adopta el nombre de Antxon y varios apellidos vascos: Arguiñano, Igartiburu, Erentxun, Gabilondo, Urdangarín, Otegi, Zubizarreta e incluso Clemente.

La protagonista no tiene ningún tipo de vida social, ya que si al inicio del filme tiene dos amigas del alma, éstas desaparecen cuando la acción transcurre en el País Vasco, al igual que cualquier atisbo de pandillas, amigos o vecinos. ¡Y no vive en un caserio, sino en una ciudad! . Igual ocurre con el protagonista masculino. Los gags sobre la sociedad vasca protagonizados por el personaje de Dani Rovira no parecen tener mayores consecuencias en el resto de la historia, algo inimaginable en una buena comedia.

El guión no pasa de ser un desacertado intento de comedia clásica, con una evidente falta de conocimiento del género. No es extraño, viendo los lamentables guiones de las comedias españolas de TV.

En cuanto al punto de vista local, respecto al posible reflejo de una sociedad diversa y pluricultural como la española, la película falla estrepitosamente. No es un ejercicio inteligente, sino que parece una colección de chistes de vascos y andaluces, con todo lo que ello conlleva en cuanto al respeto de los mismos y la reiteración de tópicos manidos y lamentables. A mí algunos gags me dieron vergüenza ajena.

Hay algunos personajes que los dejan, intelectualmente, a la altura de un guisante, y no me pareció respetuoso. Me recordó esas películas americanas donde los españoles van vestidos de toreros por la calle y todos tocan la guitarra, algo propio del desconocimiento del medio. Aquí, sin embargo, no existe esa disculpa. Los guionistas son españoles. Les debe resultar más fácil «reise de » que «reirse con».

Pero esto pasa tanto en la comedia como el resto de géneros: si hay que enseñar una escena de sexo, no nos cortamos en caer en lo escatológico y desagradable. Confundiendo «realismo» con cutrerío poligonero.

Continue Reading
Patrocinador banner
También te puede interesar...

Adicto al cine y las series I Fotógrafo 📷 | Mexican 🇲🇽 | Traveling 🏖️ | Fundador de YouRocket I Director MKT La Sociedad

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de

Top