Contacto

NYFF 2020: Selva Trágica roza en el suspenso y terror

Selva-trágica-trailer-1-900x487

Cine

NYFF 2020: Selva Trágica roza en el suspenso y terror

Selva Trágica, quinto largometraje de la mexicana Yulene Olaizola, llega al New York Film Festival tras su exitosa presentación en los festivales de Venecia y San Sebastián, en este filme la directora nos presenta una mezcla de mitos y paisajes que toma como personaje principal.

Al inicio, escuchamos en una especie de narración que perdurará a lo largo del metraje, a un hombre indigena y trabajador en la extracción del chicle decir en lengua maya: “Si no puedes entender los misterios de la jungla, aprende a escuchar lo que no puedes ver y mantén siempre los pies sobre la tierra… la selva te da mucho, pero también te quita”, una frase con suerte de prólogo que plantea el misticismo y los coqueteos del filme a géneros como el suspenso y hasta la fantasía al abordar antiguas leyendas mayas.

La película puede dialogar -sin ser precisamente similar- con cintas que hemos visto recientemente como The Nightindale y The Lighthouse, cuyas atmósferas y contexto fungen como base narrativa y tiene una influencia directa en los personajes. Olaizola nos sitúa en los años 1920 ‘s en la frontera entre Quintana Roo y Belice (en ese tiempo Honduras Británica); un grupo de trabajadores en la extracción del chicle están ahí, aislados en la inmensidad de la vegetación sin comunicación ni contacto con alguien más.

Por otro lado, una joven beliceña intenta escapar de un terrateniente británico. Eventualmente, el camino de los trabajadores y la mujer se cruzan desatando una serie de eventos relacionados con la lujuria, la avaricia y el delirio en un lugar donde no hay justicia ni ley y dar un paso en falso significa el extravío. De esta forma Olaizola, en colaboración con el co-guionista Rubén Imáz, introducen la antigua leyenda maya de Xtabay, una mujer demonio que seduce a los hombres para después matarlos.

Ambas partes, los trabajadores conformados por hombres de otras regiones empleando lugareños y la ahora fugitiva beliceña, están en busca de independencia y libertad lejos del control, por un lado, del Patrón y, por el otro, del mencionado terrateniente inglés, con el Río Hondo como punto determinante en la travesía: los chicleros quieren cruzar el río para vender un cargamento a los colonizadores británicos y así librarse del control de su Patrón, mientras que la chica se dirige a México para escapar de, precisamente, uno de aquellos británicos. Aunque, claro, en medio de la vegetación la selva tiene la última palabra.

En apariencia, Selva Trágica tiene los elementos necesarios para ser una gran película de género. Digo, hay leyendas sobre demonios mayas, una laberíntica jungla como el lugar indicado para perder la cordura, hombres codiciosos llenos de lujuria y, sobre todo, una interesante analogía de la selva representada como una mujer mitológica tratando de acabar con los “colonizadores” -si se le puede llamar así- y saqueadores humanos. Sin embargo, todo se queda únicamente en un claro coqueteo al suspenso y terror, optando más bien por la ambigüedad del misticismo que, al igual que sus personajes, nos pierde en la fascinante inmensidad del verde paisaje

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de Cine

Top