Connect with us

Nebraska

Published

on

★★★★★

En 1982 Bruce Springsteen publica “Nebraska”, uno de los trabajos más personales e intimistas de su discografía. Grabado en plan casero con una modesta grabadora de cuatro pistas, las canciones que finalmente se incluyeron en el LP fueron concebidas en principio como demos para ser registradas posteriormente con el acompañamiento de la E Street Band. A Springsteen sin embargo le gustó como quedaban algunas de ellas así, al natural y sin artificios y decidió editarlas tal cual sonaban en aquellas primeras tomas. El disco incluye un total de 10 canciones teñidas de melancolía, con letras en un tono más bien pesimista y una austera instrumentación sobre la base de especialmente la guitarra acústica y la armónica. Debe ser la fuerza del paisaje, pero la Nebraska que ha inspirado ahora a Alexander Payne para hacer su película no debe diferir mucho de aquella otra que inspiró al Boss para hacer su disco hace más de tres décadas. En la portada de éste aparecía en primer plano un cielo grisáceo plagado de nubes. He creído reconocer algunas de esas mismas nubes en algún plano de la película de Payne mientras la veía esta tarde.

No se podía esperar otra cosa de un pintor tan excelso de paisajes, internos y externos, como es el director de “Entre copas”. Sentía una enorme curiosidad por ver la última película de este hombre al ser a su vez la primera que se ha puesto a dirigir a partir de un guión ajeno. Para Payne, de quien siempre se destacan sus cualidades como escritor, “Nebraska” ha tenido que ser algo así como para el funambulista lanzarse a caminar por el alambre sin red debajo. El más difícil todavía después de que en su anterior título “Los descendientes”, decidiese firmar el guión a cuatro manos junto al autor de la novela que servía de base al film.

Hay que decir que Payne asume el reto de dirigir un guión que no ha escrito y supera la prueba con nota. Es más, en el envite sale reforzada su imagen de gran autor. Bob Nelson, el guionista de “Nebraska” ha sabido captar a la perfección la esencia del universo del realizador, incluso en los detalles más ínfimos (los personajes, las situaciones, el sentido del humor y la ironía). Es Nelson quien firma un guión original, pero de algún modo adaptándolo a la mirada de Payne. Por su parte, el realizador pone gustoso su cámara al servicio de la narración. Y da la impresión de que se ha sentido muy cómodo haciéndolo.

“Nebraska” es una “road movie” ,como ya lo fue “Entre copas”, que aborda el tema de la relación padres e hijos como ya hicieran “A propósito de Schmidt” o “Los descendientes”. En este caso, el viaje no tiene nada de iniciático, es más bien crepuscular acentuado por la impresionante fotografía en blanco y negro que lo adorna – a los habituados ya al color siempre nos impondrá ver este formato en pantalla grande. Como sucede con todas las historias de Payne, ésta ya parece que te la han contado alguna otra vez en el pasado. Pero no, al menos no, de esta manera. Son los detalles, los personajes, algunos muy característicos, las situaciones, el humor, a veces tan autóctono y tan localista que quizá se nos escapa ( pecatta minuta al fin y al cabo), los que acaban enriqueciendo el conjunto.

Payne no defrauda en su nueva faceta de funambulista sin red. Tampoco falla en uno de sus tradicionales puntos fuertes, la dirección de actores, consecuencia directa de cómo trabaja y mima a sus personajes. Para ello aquí cuenta con un inmenso Bruce Dern, aunque tal vez como dijo alguien lo peor sea que su soberbio trabajo eclipse el de Will Forte, uno de los grandes descubrimientos del film.

Advertisement
Comments

Cine

Viernes espectacular de CMLL: Brillante exhibición del Toro Blanco

Publicado

on

Durante el 2018 Rush consolidó su carrera, sus destacadas incursiones en la MLW y otras empresas independientes de Estados Unidos le llevaron al camino de la internacionalización.

El contrato del “toro blanco” con la mítica ROH y los rumores de su llegada a la prometedora AEW (All Elite Wrestling) son la confirmación de que es uno de los mejores gladiadores mexicanos en por lo menos los últimos cinco años.

El explosivo mano a mano que protagonizó con Euforia, el cual encabezó la cartelera del pasado viernes espectacular del CMLL, demostró la empatía que posee con el público y su nivel de idolatría. La primera caída fue pareja, pero se resolvió con un chispazo del heredero de Bestia del ring, cuando atrapó al gigante lagunero y le conectó unas poderosas patadas en cascada que noquearon al rival y decretaron las tres de rigor.

A partir de la segunda, el Ingobernable mayor fue amo y señor de la batalla, incluso se dio el lujo de ser descalificado al arrancar la tapa de integrante de los guerreros.

En la tercera Euforia sacó la casta y vendió cara la derrota y le conectó una espectacular desnucadora al oponente desde la tercera cuerda, pero éste se levantó tras la segunda palmada.

Otro chispazo del gladiador jalisciense resolvió la batalla y aplicó al gigantón su poderoso tiger driver con sabor mexicano, Euforia quedó de cara a las lámparas y el Güero Noriega levantó el brazo de Rush.

Tras la excelente batalla, el respetable reconoció a ambos luchadores y arrojó monedas al cuadrilátero, lo cual cerró con broche de oro la impresionante demostración de poder de Rush. La rivalidad entre estos colosos luce interesante y de seguro a esta gesta deportiva le deparan otras batallas.

Continúa leyendo